domingo, diciembre 16, 2007

La música del 2007

Este año fue ciertamente sustancioso para los que sentimos a la música como la gran pasión de nuestras vidas. Excelentes producciones de nóveles músicos, discos de artistas consolidados que vuelven a demostrarnos su prestigio; en definitiva, muy buena música fue la que nos brindó este 2007. Así es como he visto -o mejor dicho, escuchado- la música de este último año:

Un gran año para la música negra

El hip-hop, más que un género musical, se ha convertido en una marca. Esta música no ha abandonado los charts, ni los playlists de millones de iPod’s a lo largo del mundo. Kanye West volvió a ser noticia con Graduation que, si bien es el que me ha gustado menos de la trilogía de sus producciones, sigue siendo un disco muy bueno de hip-hop.

Common, con su Finding Forever, llegó por primera vez en su carrera al primer puesto de la lista de Billboard. Numerosas colaboraciones de otros renombrados artistas y muy buenas canciones hicieron de Finding Forever mi disco favorito de hip-hop del 2007. Eardrum, de Talib Kweli, sin duda fue otro de los mejores. Sin embargo, el hip-hop no monopolizó el éxito que tuvo este año la música negra, ya que el que para muchos fue el mejor disco del 2007, el Back to Black de Amy Winehouse, tuvo al soul precisamente como médula espinal.

En lo que al jazz se refiere, este año se editó un trabajo desbordante de sensibilidad: A tale of god’s will (A requiem for Katrina), de Terence Blanchard, el músico que ha compuesto casi todas las bandas sonoras de las películas de Spike Lee. De hecho, este maravilloso álbum nace luego de haber escrito varios temas para musicalizar un documental que hiciera Spike Lee, sobre esa tragedia llamada Katrina que inundó los hogares y los corazones de los habitantes de Nueva Orleáns.

Si hablamos del funk en el 2007 tendríamos que mencionar a No place like soul, mi disco favorito de todo el año, del ahora cuarteto Soulive, quienes le dieron la bienvenida por primera vez a un cantante para que le diera voz a sus nuevas canciones. No place like soul es el sonido de una jam band con vocalista, sonido que fue el que más veces escuché –y disfruté- en todo este año.

Un año de regresos

Volvió The Police. Volvió Soda Stereo. Y a finales de año supimos del regreso de Led Zeppelin. 2007 también fue sinónimo del regreso a los escenarios de las grandes bandas de rock de todos los tiempos. Si bien nunca faltó el apoyo de sus seguidores, en muchos casos una gran cantidad de dinero de por medio fue el que hizo posible que se “aliviaran” las diferencias de sus miembros, tocaran sus instrumentos e hicieran corear canciones que estuvieron –y estarán siempre- asociadas de manera intrínseca a épocas, a momentos inolvidables que se volvieron a recordar, mientras se cantaba a todo gañote cada una de las canciones que estas legendarias bandas tuvieron a bien tocar en sus conciertos de este año.

La música made in Venezuela

Aunque Panasuyo haya editado su Monte y culebra en el 2006, fue en este año que tuve el inmenso deleite de escuchar su ópera prima. Es por ello que considero a este disco como el mejor del 2007 en cuanto a talento nacional se refiere. Desenfado, genialidad, beats y el cam-bur-pin-tón de su cuatro lograron fusionarse para hacer de este disco una extraordinaria producción.

Otro de los discos destacados de este año es Lágrima, de Capitán Melao, editado por la disquera que tiene junto a Erick Aldrey, Black Beans Music. La primera producción como solista de Javier Weyler no sólo rebasó las iniciales expectativas que tenía de este disco, sino que su sólida propuesta de electro-pop terminó por convertirse en uno de los discos más vendidos en el portal de Itunes, gracias al excelente sencillo Estelar cantado a dúo con Natalia Lafourcade.

Asimismo, Erick Aldrey, bajo el seudónimo de Le picó, editó un disco muy bien logrado, elocuente de un dance exquisito y bastante depurado. Destaca su maravillosa interpretación de Mulata, original de Joe Cuba; y el tema que da inicio al disco, I don’t wanna miss you, uno de los mejores tracks de música electrónica que he escuchado en mucho tiempo.

Masseratti 2lts no podía dejar de estar en estos párrafos que hablan de lo mejor de la música de este año. Cuentos de ada nº6 es otra muestra del enorme talento de los hermanos Gómez, quienes nos han acostumbrado a una excelente cita musical anual, esta vez teniendo como invitados a otras agrupaciones musicales. Destaca la excelente colaboración de Los Amigos Invisibles, Piedra swinging jam, por la homogeneidad del resultado: un tema en el que confluye lo mejor de ambas agrupaciones.

El regreso a lo grande del french-house

En lo que a dance se refiere, el 2007 tiene un sinónimo indiscutible: Justice. Este dúo francés editó Cross, un excelente disco que hizo que nuestros oídos retrocedieran a los años de 90, rememorando la época dorada del french-house. Y, aunque escuché poca música electrónica este año, me atrevo a decir que este ha sido el mejor disco del año de este género. Muchos otros portales de Internet, la prensa especializada y miles de fanáticos de la música electrónica sintieron lo mismo que yo cuando escucharon a este magnífico dúo.

El último disco de Daft Punk, Alive, es también otro de esos discos antológicos. De hecho, se debe tomar en forma literal esa aseveración, pues prácticamente es un catálogo de sus mejores temas, sólo que Alive resultó ser mucho más que eso. El orden en el que interpretan los temas y lo acertado de la mezcla hicieron que este disco sea otro de los mejores de este año. El dance recuperó su notoriedad precisamente porque se dedicó a lo que indica su etiqueta: hacer bailar a la gente.
Los que seguirán haciendo música desde el cielo

Este año también significó la partida de muchos de los grandes músicos de todos los tiempos. Luciano Pavarotti estuvo considerado como la voz máxima del canto lírico de la segunda mitad del siglo 20 y dedicó su carrera a la masificación de la ópera, género que siempre ha estado asociado a las élites. Por ello recibió mucho rechazo de los sectores más conservadores de la ópera, pero ganó un inmenso reconocimiento a nivel mundial que se tradujo recientemente en la tristeza que generó su muerte.

Por otro lado, Aldemaro Romero fue considerado también uno de los grandes músicos del mundo entero. Inventó la Onda Nueva, compuso tanto temas de música académica como de música popular y sus canciones románticas son verdaderos himnos del amor. Mucho de su repertorio académico sigue inédito y sus canciones más célebres decidieron instalarse por siempre en nuestras memorias. Lamentablemente no contamos más con su presencia, pero lo que afortunadamente perdurará será la magia de su música.

La mejor orquesta sinfónica juvenil del mundo y su mejor año

Este fue un gran año para el sistema de Orquestas Sinfónicas Infantiles y Juveniles de Venezuela, y para Gustavo Dudamel. Su nombramiento como director titular de la Filarmónica de Los Ángeles, a partir del 2009, le confirió una atención a nivel mundial que pronto confirmaría su gran talento como joven director. Personalidades de la talla de Sir Simon Rattle, Lorin Maazel y Daniel Barenboim dirigieron grandes halagos hacia este músico barquisimetano.

Más recientemente Dudamel, junto a la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar, debutaron a lo grande en la ciudad de Nueva York tocando en el recinto más famoso del mundo entero, el Carnegie Hall. Sin embargo, lo que la prensa neoyorquina consideró como la verdadera prueba de fuego en la Gran Manzana fue el momento en el que Dudamel tomara la batuta, a finales de noviembre, para dirigir una de las orquestas más importantes del mundo entero: la Filarmónica de Nueva York.

Como era de esperarse, Dudamel superó ese difícil desafío, ganándose el respeto y la admiración de los músicos de la orquesta, quienes le entregaron como reconocimiento una de las batutas de Leonard Bernstein, el director que más ha querido la ciudad de Nueva York. Los elogios y aplausos del público presente en el Avery Fisher Hall del Lincoln Center, vinieron de personalidades como Plácido Domingo, Paquito D’Rivera y Bobby McFerrin.

A continuación les posteo, a manera de síntesis, mi lista de lo mejor del 2007:

1. No place like soul – Soulive
2. Back to black – Amy Winehouse
3. A tale of God’s Will (A Requiem for Katrina) – Terence Blanchard
4. Cross – Justice
5. Lifeline – Ben Harper
6. Game Theory – The Roots
7. Monte y culebra – Panasuyo
8. Mago - Billy Martin & John Medeski
9. Ingravitto – Macaco
10. Estrellas del caos – Desorden Público
11. Lágrima – Capitán Melao
12. In my element – Robert Glasper
13. Eat me, drink me – Marilyn Manson
14. Finding forever – Common
15. As cruel as children – Gym Class Heroes
16. Djin djin – Angelique Kidjo
17. Le Picó - Le Picó
18. Alive – Daft Punk
19. Cuentos de ada nº6 – Masseratti 2lts
20. Italia – Chris Botti


La Vida es una Nota se despide de ustedes, por lo que resta de este año 2007, deseándoles que pasen ¡Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo!

miércoles, diciembre 05, 2007

Again, the eternal doubt


I wonder if I’ll
ever see you again
LENNY KRAVITZ


When I go to New York I definitely love to walk through Times Square. It’s not just to see the lights, the stores, the ads. Besides, I enjoy staring at all those people that come to this great place with their cameras, with their looks of astonishment on their faces. I also love to visit the Virgin Megastore. I could spend hours there by just looking and looking at the Cd’s, the shirts and everything else on sale there.

This time, after visiting the Virgin store, I crossed the street and entered the Element store -which is right next to the MTV store. I went in to look for some sunglasses, but then I saw some shirts that would definitely look great on my sister. I started, then, to find a shirt for her.

The problem was that I didn’t remember which size was my sister’s, but all of the sudden I saw this girl that appeared to be one of the saleswomen of the store. She was thin and had her body pretty much like my sister’s. I approached her and asked her which size was hers.

-“It depends, sometimes it’s small, sometimes it’s medium, it depends actually on the brand; what were you looking for?”, she asked.
-“I’m looking something for my sister, she just got a body like yours, she’s thin like you, the thing is… that she has…”, and then I started to point my chest in order to let her know with my hands that my sister had big breasts. I laughed, in fact, I was a little embarrassed. She also laughed. She had a beautiful smile.
-“Ok, let’s find a shirt for your sister”, she said while she started to show me some shirts, but I didn’t really like them; I just thought they weren’t my sister’s type and, because of that, I told her:
-“The thing is that my sister is very hard to please, you know?”
-“It’s okay”, she answered, and in the meantime she asked where I was from. I told her that I was from Venezuela.
-“I’m from the Caribbean too! –she said really impressed- I’m from the Virgin Islands; actually my best friend is from there, from Venezuela.”

She found a shirt that I liked, but I still doubted if that one would fit on my sister. She told me that she could put the shirt on, if that would help me. “Thanks!”, I said, really surprised; she was being really nice. She putted the shirt on and she looked even prettier… she asked me if that looked okay. I told her that she couldn’t look better. I was being honest. Now I’m pretty sure that was exactly the moment when I fell in love with her. I bought the shirt, came out of the store and took the subway back to my hotel. And yes, I started thinking of her and I just couldn’t stop doing it.


When I got back to the hotel and took a shower, I felt that I had to do something. Make something up; I don’t know, do something to see her, to talk to her, to know her. I really needed to see her again! I made up my mind and decided to go to the store, say to her that I had shown the shirt to my sister by a webcam and that she had totally loved it. So, I definitely needed to thank her for that.


The next day I returned to the store. I saw her and felt pretty nervous. She was helping a couple of girls, so I had to wait a little. She finally was all alone and I went to talk to her.

-“Do you remember me? I was buying something for my sister and…”.
-“Yeah! Of course I do!”, she interrupted me and then waited for me to go on.
-“Well, I showed my sister the shirt by a webcam and she totally loved it, so I came here to thank you”
-“That’s okay… don’t worry”.
-“Actually I was wondering if you would like to have a cup of coffee somewhere near here, so…”

She laughed and, suddenly, she took my hand, said something I didn’t understand to one of her coworkers and finally we came out of the store. We started to walk so fast that I, for an instance, thought we were actually running. She said to me that she was taking a short break. I’m afraid she was speaking literally.

Although we spent less than five minutes together, we got a chance to get to know each other a little. She told me that her family was living in Canada and she didn’t know if she was going to join them soon. In fact, she was taking it under consideration pretty seriously. I told her that I was in New York to go to an audio engineering convention, and that I was considering to get into a musical production program here in New York. We got back in front of the store, I guess it was time to say goodbye. I asked her if she had Messenger, Skype or any other way so I could contact her. I also told her that I was coming back to New York in December. She didn’t say anything. She just stared at me with her beautiful smile in her beautiful face. I insisted that I wanted to see her again and asked her what could I do to stay in touch with her. I was feeling really desperate because she wasn’t saying anything. Finally, she entered the store and while she was closing the door, she looked at me, still smiling, and said:

“Don’t worry… if you come back in December… at least you’ll know where to find me…”

martes, noviembre 27, 2007

Soulive: la voz como cuarto instrumento


Desde 1999 Soulive se ha consolidado como una de las jam bands más respetadas de la escena musical. Inicialmente la banda estaba conformada por Eric Krasno en la guitarra y los hermanos Evans: Alan en la batería y Neal en los teclados. Juntos constituyeron un poderoso trío de acid jazz que constantemente estaba de gira en pequeños locales a lo largo de los Estados Unidos, a la vez que le abrían a bandas de la talla de The Roots, Dave Matthews Band y The Rolling Stones. Asimismo editaron numerosas producciones -7 discos en los 8 años que tienen de formados- de altísima calidad que le hicieron merecedores de ese respeto que sólo ostentan las bandas de culto.

Su penúltimo disco, el excelente Break Out (2005), representaría todo un giro en su trayectoria musical. Si bien antes se habían caracterizado por interpretar temas instrumentales basados en largas interpretaciones con el virtuosismo que despliega cada uno de sus integrantes, en esa ocasión invitaría a todo un grupo de artistas para -por vez primera- dejar que alguien se encargara de tomar el micrófono y cantar. Desde la imponente voz de Chaka Kahn, las dulces melodías de Reggie Watts (Maktub), el particular timbre soul de Ivan Neville, hasta la extraordinaria guitarra de Robert Randolph participaron en ese excelente disco repleto de buenas canciones. Incluso los temas instrumentales de esta producción redujeron su extensión convirtiéndose en piezas más easy-listening que las de sus anteriores discos.

Esto sin duda generó mucho descontento entre su fanaticada, ya acostumbrada a sus trabajos netamente instrumentales. Sin embargo, el éxito comercial de esta placa les garantizó una mayor cantidad de seguidores y una mayor atención por parte de la crítica especializada, quienes descubrían con entusiasmo a esta gran banda que ahora reformulaba su propuesta musical.

Su último trabajo, No place like soul (2007), viene a confirmar la nueva postura asumida por Krasno y los hermanos Evans: ahora le dan la bienvenida a un cantante, pero no como invitado, sino como miembro permanente de la agrupación. El vocalista en cuestión es Toussaint, cantante originalmente de reggae, quien asume entonces el cargo del cuarto instrumento de Soulive: la voz.

Cuando uno escucha No place like soul, uno no pareciera estar escuchando un disco donde un trío, esencialmente instrumental, invita a un cantante para que le ponga voz a sus canciones. Por el contrario, en esta producción uno pareciera estar escuchando a un cuarteto consolidado desde hace un buen tiempo. La comodidad de la voz de Toussaint sobre los diversos géneros musicales que interpretan Krasno y los hermanos Evans es el mayor atributo de esta placa.

La diversidad de géneros que maneja Soulive en este disco es otro de los rasgos que más se disfruta en esta producción. Toussaint y el resto del cuarteto hacen gala de una sólida versatilidad desplegada a lo largo de los temas. No place like soul es todo un catálogo de excelentes canciones, sin importar el género en el que estén arregladas. Por supuesto, sigue siendo la música que ya hemos escuchado de Soulive; como el funk de Confort y Morning light, el soul de Waterfall y Outrage; y el funk-rock de Yeah yeah y One of those days. Sin embargo, Soulive también se luce con dos géneros inexplorados por ellos anteriormente: el reggae de If this world was a song y Calling, donde Toussaint hace gala de todo su dominio sobre este género jamaiquino; y las baladas Mary y Never know, donde el cantante reafirma su versatilidad vocal.

Con esta producción, Soulive demuestra su altísima calidad a la hora de componer canciones. La elección de Toussaint como vocalista, sin duda, ha sido determinante para este otro éxito que se han anotado como agrupación. Espero así haber justificado, con el debido detalle y entusiasmo, por qué considero a No place like soul como el mejor disco del 2007.

jueves, noviembre 22, 2007

In a creative mood


Estoy sentado tomándome un tall latte en el Starbucks que está en la 79 con Broadway. Me gusta esto de sentarme a escribir y escuchar estas voces que me hablan en otro idioma. Esto de estar en un sitio en el que nadie me conoce. Esto de saber que, si miro hacia los lados, todo lo que aguarda es completamente desconocido.

En frente tengo a un negro que viste un flux gris y con una pollina bastante rara, como si estuviese pegada a su frente por una exorbitante cantidad de gelatina. Debo reconocer que nunca antes había visto una pollina así. Su novia, o al menos eso parece, es hindú. Ella le habla, él no la mira a los ojos; más bien finge escucharla mientras tiene su mirada fija en la mesa.

Diagonal y a mi izquierda tengo a dos mujeres que parecen ser muy amigas. Sonríen, mueven exageradamente las manos como para hacerse entender o darle aun más énfasis a ciertas partes de su conversación. Una tiene el pelo negro, la otra es una catira natural. La de pelo negro tiene un pantalón negro bastante corto. Buenas piernas. La otra tiene una falda atigrada. Buenas piernas también.

A mi izquierda tengo otra pareja, ambos negros. Sus rostros dejan ver cierta tensión. Se ve que el tipo no es ningún chamo; aún así tiene una gorra de los Yankees a lo hip hop -visera plana, cubriendo la mitad de sus orejas. Abundan tipos como estos aquí en Nueva York.


Le estoy agarrando más cariño a Nueva York. Siempre me toma un par de días sentirme así con una ciudad. Lo mismo me pasó con Venecia, Florencia y Berlín. Nunca pensé que podía disfrutar tanto una ciudad estando totalmente solo. Nunca pensé que estaría bajo el efecto de una extraña pero agradable sensación de mood creativo. Cuando una ciudad te hace sentir esto, definitivamente te cautiva.


En un par de mesas que están al lado de la puerta están dos negros con sus laptops. Parecieran que estuvieran jugando algo en red. Sinceramente no le veo sentido a venirte a un café para jugar algo en computadora. A lo mejor pensarán lo mismo de mí. ¿Qué hace un tipo escribiendo en un café?

Estos cafés de Starbucks sí son grandes. Y eso que lo pedí “pequeño”. Bueno, mejor, así me da chance para escribir más. Aunque creo que aquí no le paran mucho a los que se quedan un rato largo luego de haber terminado lo que han pedido. Bueno, ya veremos si me hace falta quedarme después de haberme terminado este café, porque la verdad es que por ahora se me hace interminable.

Ha llegado más gente. Son más los que hablan, es menos lo que se escucha. Sigo pensando en la de las Islas Vírgenes, no lo puedo negar. Pensé que era puro queso, por lo de lo que me dijo de sus boobs y vaina, pero no. Y eso que a mí nunca me habían gustado las chinas, qué bolas.

El café se acaba. El mood también. Ni modo, saldré para seguir conversando con la ciudad. Y de la forma que más me gusta: caminándola. Termino el café. En el fondo de este vaso sólo quedan restos de espuma. Me voy.

Thank you for choosing Starbucks.

miércoles, noviembre 14, 2007

Ni tan largos ni tan cortos


Ni tan largos ni tan cortos es un par de cortometrajes escritos y dirigidos por Héctor Palma. Larga distancia, el primer corto, está basado en un cuento homónimo de Mario Benedetti, y describe una inquietante llamada telefónica que recibe el personaje principal -magistralmente interpretado por Héctor Manrique- de una persona que parece conocerlo muy bien y cuya identidad se devela en todo un inesperado desenlace. En esta historia de suspenso, destacan la música, el vestuario y el manejo estético de los flashbacks. También actúan Basilio Álvarez, Fabiola Colmenares e Iván Tamayo.

Mayor o menor, el segundo corto, es una excelente comedia signada principalmente por el lenguaje coloquial caraqueño. Acá el tema principal es el poder que tienen las decisiones en nuestra vida, plasmado por una serie de eventos desencadenados por el azar y por los giros impredecibles que toman ciertos personajes. Destacan las actuaciones de Marisa Román y de Roque Valero, quien ya demostró en Punto y Raya su excelente desempeño en el género de la comedia. El resto del elenco está integrado por César Manzano, Jean Paul Leroux, Juan Pablo Raba y Andreína Blanco.

Mención especial merece también la música, a cargo también de Palma y de José Luis Pardo: toda una excelente selección de temas de Los Amigos Invisibles y de Jorge Drexler. (Aquí debo reconocer que las mejores escenas de la película son las que tienen de fondo la voz del uruguayo.)

Ni tan largos ni tan cortos es, sin duda alguna, un triunfo del cine venezolano. Desde La Vida es una Nota celebramos –y obviamente recomendamos- iniciativas como estas: frescas y arriesgadas, propuestas como Mayor o Menor que explotan el delicioso humor de la juventud venezolana. Héctor Palma ha logrado destacarse con esta impecable producción y generar –al menos fue lo que sentí cuando salí de la sala de cine- inmensas expectativas en lo que pronto pueda seguir ofreciéndonos como cineasta
.

viernes, noviembre 09, 2007

Dudamel debuta en Nueva York


La Vida es una Nota se complace en compartir con ustedes esta maravillosa noticia: Gustavo Dudamel junto a la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar de Venezuela debutan mañana (sábado 10 de novimebre) en la ciudad de Nueva York, en el marco del festival “Berlín en Luces” y de la mano del director de la Filarmónica de Berlín, Sir Simon Rattle.

Asimismo, la agenda de Dudamel y la Orquesta perteneciente al Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles, incluye dos presentaciones en el celebérrimo Carnegie Hall de Manhattan, los días 11 y 12 de noviembre; una serie de conciertos gratuitos para niños entre 6 y 11 años en Queens, el 10 de noviembre a las 11 am; en Brooklyn el mismo 10 de noviembre a las 3 pm, y en Staten Island, el 13 de noviembre a las 10 y media de la mañana. Dudamel también ofrecerá una función privada para estudiantes del Kingsbride Internacional High School del Bronx.

Esta serie de presentaciones ha recibido una entusiasta cobertura por parte de los medios más destacados de la ciudad de Nueva York. Prueba de ello es el completo perfil de Gustavo Dudamel que ha escrito Arthur Lubow, en la revista de The New York Times, y que apropiadamente tituló: "Conductor of the people".

Gustavo Dudamel también hará su debut con la Filarmónica de Nueva York el día 29 de noviembre, donde dirigirá el Concierto para Cello de Dvorak, la Sinfonía India de Carlos Chávez y la quinta Sinfonía de Prokofiev. Cabe destacar que este concierto se ha titulado “Gil Shaham plays Dvorak”, en alusión al concierto que ofrecerá el cellista, hecho que ha generado suspicacia en los medios neoyorquinos, porque alegan que precisamente la estrella de la noche no es él, sino el joven director venezolano.

Lleno de alegría y orgullo comparto con ustedes esta grandiosa noticia que confirma no sólo el inmenso talento musical de nuestro país, sino el entusiasmo que genera en una ciudad como Nueva York, una de las más importantes capitales musicales del mundo.

lunes, octubre 29, 2007

La Vida es una Nota cumple su primer año


La Vida es una Nota cumple un año de existencia. Un año que celebra de tomarse “en serio” esto de escribir, esto de que cualquiera pueda leerte a lo largo y ancho de la internet, para bien o para mal. Pero créanme que, sin duda alguna, más ha sido lo bueno que lo malo en estos 365 días de entradas, comentarios y satisfacciones.

He tenido la oportunidad de compartir con ustedes textos que estaban todos amontonados en un poco de carpetas en el disco duro de mi computadora durante años, de publicar ideas que escribía mientras estaba en una clase aburridísima en la universidad. He recibido premios por parte de otros colegas blogueros, que me han dado inmensas alegrías; he descrito sentimientos que han sido inspirados por personas, experiencias, y por escritos de otros amigos de la blogósfera que sólo he podido conocer gracias a este blog. Y precisamente creo que eso es lo más merece celebrarse en este día. El hecho de que se genere ese mágico diálogo, a través de los comentarios que me dejan personas alrededor del mundo –conocidas y desconocidas-, es lo más sabroso de todo esto.

Sin duda habrán escritos que gusten más que otros, pero créanme que todos merecieron la pena de convertirse en entradas de este blog. Y el hecho de que te tomes un tiempito para leer y luego comentar cada entrada es digno de celebrar y de agradecer.

A todos los que me leen –sea una vez al año o con frecuencia-, a todos los que me dejan comentarios y a los que no –porque también me he enterado que son bastantes- debo agradecerles su lectura de La Vida es una Nota. Y, esperando que sigan acompañándome durante más tiempo, les doy las gracias por leer, escuchar y, sobretodo gozarse a esta vida que, ahora más que nunca y gracias a todos ustedes, es y seguirá siendo toda una nota.

¡Gracias!

viernes, octubre 26, 2007

Retratos hablados


Ay, mami linda vecina,
ya sé que estás divina

JOSÉ LUIS PARDO


“ALQUILO ESTUPENDO APARTAMENTO, FRENTE A ESTACIÓN LOS SÍMBOLOS, 78 m2, 2 habitaciones, 2 baños, cocina empotrada, terraza. 0414-2051452”. Este era el aviso del apartamento que Gerardo había alquilado, diagonal a la plaza Las Tres Gracias y, efectivamente, muy cerca a la estación de Metro Los Símbolos. El apartamento queda en el tercer piso del Edificio Libertador, una de esas edificaciones antiguas que sólo tienen 4 plantas, sin ascensor, y que, si se les ve desde la entrada, tienen la estructura de un rectángulo: cada lado corto contiene dos apartamentos, uno al lado del otro, y los lados largos comunican, con extensos pasillos y escaleras de granito, al otro par de apartamentos que completan cada piso.

Gerardo tiene 27 años y es médico, aún sin especialización y con una sensibilidad especial para trabajar en zonas populares. Es en ese aspecto donde Caracas se le hace perfecta, debido a la amplia oferta de comunidades con escasos recursos, a las que él puede prestar sus servicios. Por la tarde, culmina de pintar de blanco las paredes de la sala y, extenuado, decide echarse un baño, para luego ir a la panadería a comprar jamón y queso. Cuando sale y cierra las dos cerraduras de su puerta, y las otras dos de la reja, escucha que en uno de los apartamentos que están a su espalda, alguien también abre otra puerta.

“Ay papá, pero si ahí está mi vecinita linda”, piensa Gerardo, refiriéndose a la chama que ya había pillado, cuando hacía la mudanza. Ella termina de cerrar su puerta, se voltea y dice:
―Hola vecino, ¿terminaste de mudarte?
―Hola… sí, la tortura ya terminó, jeje ―sonríe tímidamente y aprovechando la ocasión, se le presenta―. Me llamo Gerardo ¿y tú?
―Estela, pero llámame Lita, mira que ese nombre es de anciana amargada. ¿Bajamos? Así aprovechamos y nos conocemos, sin llegar a esos pavosos lugares comunes como el “estoy a la orden por cualquier cosa”, o el clásico “no dudes en tocar si te hace falta un poquito de azúcar” ―en estas palabras, se resumía la colorida personalidad de Estela: toda una caraqueña desenfadada, espontánea, jodedora―. ¿Y qué haces con tu vida? ―inició ella el interrogatorio.
―Soy médico, pero de los que son pelabolas, ésos que trabajan en ambulatorios, ¿y tú? ―le devolvió la pregunta, abrumado ante tanta simpatía junta.
―Estudio Idiomas en la Central, pero estoy terminando ya mi tesis ―responde, mostrando seriedad por primera vez en el diálogo.
―Y cuéntame ―prosigue con curiosidad de recién llegado―, ¿qué tal se vive aquí?
―Mira, la zona se ha puesto burda de peligrosa ―afirma, añadiéndole dramatismo a la conversación―, pero el hecho de que tengas la estación de Metro cerca, ya es mucha vaina, ¿sabes? ―concluye encogiendo sus hombros.
―¿Y la gente?
―Bueno, los que viven al lado mío son un par de jodedores. Uno es “el maestro”, que da clases en el IUDEM, y que tiene una vida sexual tan intensa, que se hace sentir en la pared de mi sala; y el otro es “el Pessoa de Chacao”, un carajo que es poeta y que, cuando está hasta’l culo de marihuana, se cree la reencarnación de ese escritor portugués. Son un vacilón― él sonríe ya totalmente cautivado, y su pensamiento dice algo como “¡qué depinga es esta caraja!”; ella continúa―. Ahí ―señalando la puerta pintada con una réplica de una obra de Jesús Soto ―vive “la francesa”, una chama que es pintora y que está frita pa’l coño. A veces sale por ahí descalza hasta el abasto que queda en la esquina, con una camiseta Ovejita verde oliva y unos pescadores negros manchados de pintura ―descienden hasta el primer piso, y ella continúa con su presentación―. Este piso es el “súper aburrido”: en todos los apartamentos viven las típicas familias de clase media, ¿sabes? En el 7, vive “el inútil”: un varón domado por una fiera, que le para unos peos arrechísimos, con unos gritos como para que todo el mundo se entere. Aunque dicen por ahí las malas lenguas, que con todo y lo “inútil” que es, le pega más cachos a la cuaima esa que ni te cuento ―a esto último, Gerardo no logra prestarle mucha atención, ya que bajando las escaleras hasta la planta baja, pudo obtener una vista cenital de los talentos físicos de Lita: “¡Coño, y aparte tiene unas teticas bien y todo!”, pensó. Estela prosigue:
»―Aquí en la planta baja, viven el nonno Donatello, que celebró el triunfo de Italia en la ambulancia de Rescarven, después del soponcio que le dio, y la nonna Malena, una señora súper tierna que hace unos pastichos divinos. En el 3, vive “el chavista impertinente”, que a veces le da por poner a todo volumen los discursos de su presidente, junto a los desafiantes “¡viva Chávez no joda!”, que grita desde la ventana de su cocina. Mientras que en el 2, vive González, el único PM decente que he conocido en mi vida, es viudo y vive solo, y de vez en cuando se pone a cantarle boleros a su amada… bueno eso digo yo, aunque gracias a él es que los malandros no nos joden tanto por aquí.

Llegan a la entrada del edificio, se dan un beso en el cachete y se despiden. Ya no importan las últimas palabras que se han dicho, porque, de igual forma, ambos cayeron en los lugares comunes que Estela tanto rechazaba. Y, aunque pudiera decirse que Gerardo ha quedado ya con una muy buena idea del sitio donde vivirá, realmente no es eso lo que ocupa su mente. Piensa que, si en un principio se había sentido atraído físicamente por su vecina, la sensación de ahora es agradablemente distinta. Porque si el cuerpo es lo que atrae llamando tu atención, la personalidad, entonces, es lo que enamora.

lunes, octubre 22, 2007

Angelique Kidjo: celebrando la impureza del ser humano


Apartando a un lado las diferencias que se puedan tener respecto a las etiquetas que poseen ciertos géneros musicales, debemos reconocer que, cuando uno habla de “world music”, existe un acuerdo unánime en que nos estamos refiriendo a una música regida por la mixtura de sonidos de distintas partes del mundo.

Habiendo aclarado eso, me tomo la licencia de afirmar que la última producción de Angelique Kidjo, titulada Djin djin (2007), es uno de los discos más auténticos de “world music” que he escuchado en mucho tiempo. Sin duda, el gancho comercial de esta producción está dado por el importante cartel de invitados especiales que participan en esta placa: desde Alicia Keys, en Djin djin; Joss Stone, en la extraordinaria versión del clásico de los Rolling Stones, Gimme shelter (cuyo video les posteo abajo); Peter Gabriel, en Salala; la imponente voz de Josh Groban junto a la cada vez más insulsa guitarra de Carlos Santana –la cual me temo ha dejado de impresionarme durante el último par de años- en Pearls; el dúo Amadou & Mariam, en Senamou; y Ziggy Marley, en el sabroso reggae aderezado con melodías tribales de Sedjedo.

Sin embargo, la calidad de todos estos temas es altísima ya que confirma de igual forma la versatilidad de los otros artistas a la hora de interpretar temas llenos de folklore africano y de ritmos étnicamente disímiles. La otra mitad del disco está precisamente basada en estos ritmos, con la excepción de que la voz de Kidjo es la única protagonista de estas canciones.

De este conjunto de temas, el que más sobresale es la versión vocal que hace Kidjo del Bolero de Ravel y que tituló Lonlon, una genial interpretación de este clásico de la música académica, recitada con versos africanos acompañada de unas melodías vocales encargadas de ser el ritmo y la armonía del tema.

Djin djin ha sido una muy grata sorpresa para mis oídos que, aunque no están muy familiarizados con el tipo de música que este disco ofrece, pues igual agradecen escuchar música tan buena, música que celebra la impureza cultural que está dentro de cada uno de nosotros.


martes, octubre 02, 2007

Lo otro


La vaina comenzó cuando me escribió un mensajito, diciéndome que iba a venir a pasar el fin de semana en Caracas. Después que se graduó, se fue a trabajar a su tierra, a Maracay, y tú sabes que ella y yo siempre habíamos tenido nuestro cable pelao, ¿sabes? Entonces un día estábamos hablando por Messenger, y me contó que había terminado con su novio de por allá, y que pensaba pasar por Caracas para hacer unas diligencias en la embajada de Canadá, porque pensaba estudiar un postgrado en ese país. Entonces, nada, le dije que me avisara cuando estuviera por acá por Caracas: “pa ver si cuadramos algo”. La caraja como que se pilló la indirecta, ¿sabes?, y me dijo: “si va! te aviso cuando este por alla”.

En otro mensajito, que me llegó la tarde del sábado, decía que iba a rumbear esa noche con unos amigos en Vintage. Y, aunque tú bien sabes lo que detesto rumbear un sábado en el San Ignacio, le dije “fino nos vemos esta noche entonces”. Todo sea por unos besos, meterle mano y hasta quién sabe qué carajos podía terminarle haciendo esa noche.

Llegué al San Ignacio a eso de las 11 y media, y la llamé para preguntarle si ya habían llegado. Me dijo que sí, que me esperaba en la puerta del local por si los seguridad se ponían popy. Subí entonces las escaleras mecánicas y de lejos ya podía verla en la entrada. Mientras más me acercaba, mejor la podía detallar y la verdad es que hasta estaba más chévere de lo que pensaba. No sé si era el maquillaje o cómo estaba vestida, pero la verdad es que estaba bien chévere, bicho. La vi, habló con el seguridad y en seguida me dejó entrar. Una vez adentro me saludó como que muy cariñosa, lo digo porque el abrazo como que duró mucho y la verdad es que hasta me apretó burda. “Jejeje -pensé-, ¡esto está listo papá!”. Hablamos un rato antes de saludar a sus amigos y la caraja hasta me miraba raro, ¿sabes?, como cuando los culos quieren. Yo siempre he dicho que cuando una caraja quiere, la mirada le cambia pa’l coño, de pana que hasta intimidan.

Me presentó a sus panas: un gordito que se creía que era el rey del reguetón, una amiga con cara de puta, pero que estaba bien fea, y una gordita bien pana y que no estaba tan mal, si te soy sincero. Bueno le caigo a ésta si la otra no me para bolas, pensé, pero marico, ¡es que de bolas que iba pa’lante con la caraja!, ¿sabes? La forma en la que me miraba y cómo me hablaba cerquita… ¡Dios! Hasta sus panas se pillaban la vaina, bueno, todos menos el gordito que se ponía como loco cuando ponían cualquier vaina que cantara Daddy Yankee.

Como a las dos de la mañana la vaina se puso medio chimba porque el maldito Dj lo que ponía era trance y pura música electrónica, ¿sabes? Esa maldita música que no te deja bailar con la caraja y ni siquiera hablar aunque sea un ratico con ella. Estaba maltripeando hasta que el carajo se dignó a poner merengue. ¡Ahora sí voy a bailar con ella!, pensé, y cuando menos lo esperaba me agarró la mano y me llevó a un sitio que no estaba tan full y bailamos. Bailamos cerquita y burda de sádico, la verdad es que bailaba muy bien. Siempre he pensado que hay una relación “directamente proporcional” entre la forma en que baila una caraja y cómo tira. Sé que suena burda de galla la vaina pero tú me entiendes, ¿no? Y la verdad es que, si esa ley se aplicaba a esta caraja y terminábamos tirando después, la íbamos a pasar del carajo.

Seguimos bailando mientras sentía cerquita su cuerpo caliente. Ahora sonaba Olga Tañón con una de sus canciones pajúas y, cuando busqué su cara, vi que me miraba más sádica que nunca. Te lo juro que hasta me cagué y todo, nunca la había visto así. Entonces ella acercó sus labios a los míos, explotando finalmente todo el queso que nos teníamos. Nos dimos los besos un rato largo, besos sádicos marico, besos full porno. Por un momento me pregunté si estábamos haciendo todo un espectáculo en el medio de la discoteca. Pero, si te soy sincero, tampoco me importó lo que pensaran los demás. Perros a cagar, bicho. Por un momento ella dejó de besarme y me miró con toda su cara sádica, créeme que esa cara pedía sexo. Se me quedó mirando por un rato largo como esperando que le dijera algo. Automáticamente le dije “Vámonos”, mientras le agarraba la mano y me la traía para la salida. “Dame un chance para despedirme de mis amigos”, me dijo casi rogándome porque se dio cuenta de que yo estaba un pelo desesperado. Le dije que sí y le solté la mano. “Te espero afuera”, le dije.

Estando afuera comencé a impacientarme porque ya había pasado como que demasiado tiempo y me cagaba que se apagara la cosa entre los dos. Luego me di cuenta que no, porque salió, me tomó la mano y seguía con su cara sádica. Buscamos el carro en el estacionamiento con las manos agarradas. Prendí el carro y le acaricié su pierna izquierda diciéndole que para dónde íbamos. Me dijo que no había ningún problema en ir a la casa de su prima, que era donde se estaba quedando. No hablamos más durante el camino hasta Los Palos Grandes. Llegamos y volvimos a besarnos como locos en el ascensor. No podíamos más, la verdad es que los dos estábamos desesperados por empezar a meternos mano y quitarnos la ropa y todo lo demás.


Todo estuvo del carajo, man. Sólo te diré que la caraja cumplió a cabalidad la relación del baile con el sexo, jajaja.


A eso de las seis y media de la mañana me paré para buscar el celular porque sonaba con el pitico ese de cuando llega un mensajito, “a lo mejor es mi vieja que se preocupa cuando salgo hasta tan tarde”, pensé, y la verdad es que el celular ya llevaba tiempo sonando y me daba paja que la caraja se fuera a levantar. Porque se veía que dormía sabroso. Incluso después de buscar y callar al celular, me quedé mirándola mientras dormía. Ahí fue cuando me empecé a sentir medio raro. Entonces fue cuando me cagué, porque la verdad es que no podía identificar lo que sentía, o en verdad sí lo podía identificar pero me cagaba, ¿sabes? Me cagaba que pudiera por terminar agarrándole mas cariño de lo que debía a la caraja, no sé si me entiendes. No vale, nada que ver, ¿qué carajo estoy diciendo? Más bien estaba lleno de ese orgullo todo masculino que uno siente después de haberse cogido un culito, ¿sabes? Sí, sí, yo creo que era eso. Bueno… espero que sea eso, y no lo otro…

miércoles, septiembre 26, 2007

Ben Harper: dibujando la línea de la vida

Ben Harper se ha convertido en uno de los cantautores más respetados dentro de la escena musical norteamericana. Si ya contaba con el respeto del público y de la crítica para mediados de los 90, cuando editó el ambicioso doble compacto, Both sides of the gun (2006), volvió a atraer la atención sobre su indudable talento compositivo. Es por ello que, cuando edita su más reciente producción, Lifeline (2007), junto a los Innocent Criminals, uno no puede evitar sino escucharlo con la esperanza de que éste también sea un gran disco.

Lifeline fue compuesto durante las pruebas de sonido antes de las presentaciones de la gira de su penúltimo disco, y se grabó en tan sólo una semana en un estudio en París. Quizá este hecho haya afectado negativamente al sonido de algunas canciones, ya que contienen arreglos demasiado sobrios, terminando por quedar un tanto insulsas. Asimismo, el álbum se grabó en directo, lo que sin duda le confiere una atmósfera bastante auténtica y retro. Allí precisamente es donde Harper suele poner el acento a sus creaciones: cuando uno lo escucha es inevitable compararlo con figuras como Bill Withers u otros cantantes pop de los 60, debido a ese sonido tan particular en que suele trabajar y que abarca desde el soul, el blues y el rock & roll.

El disco comienza con la combativa Fight outta you, luego la movida In the colors (cuyo video les posteo abajo), la sentida Fool for a lonesome train, la romántica Needed you tonight, la inspiradora Having wings, la festiva Say you will, la melancólica Younger than today, la bailable Put it on me y el reflexivo blues de Heart of matters.

El cierre del disco merece un capítulo aparte porque sencillamente recompensa haberlo escuchado hasta el final. Este par de canciones son las que terminan haciendo este disco un tremendo disco. Paris sunrise es un tema instrumental, donde Harper toca una slide guitar con sentimiento, logrando obtener diferentes y hermosos matices, tal y como si nos estuviera mostrando con su guitarra cómo sería una amanecer en París. Seguidamente vuelve a escucharse la voz de Harper en Lifeline, una canción con una hermosa letra y unas delicadas melodías que terminan de darle esa magia propia de las obras de arte sonoras. No exagero, sólo estoy expresando, con la limitación propia que tiene la palabra escrita, esta experiencia a la que ahora les invito a aproximarse.


viernes, septiembre 21, 2007

La situación actual del corazón


En estos últimos días las malas noticias se han apoderado de los titulares de la prensa del corazón. Robos, asesinatos y secuestros son el tipo de sucesos que más se reseñan. Las “autoridades” siguen dando las mismas declaraciones de siempre: “¡el problema está en que la gente se ilusiona demasiado!”, “¡no le pidan a la gente algo que no puedan darle!”, “¡los amores sólo existen en las películas y culebrones!”. Y muchas más frases del mismo estilo.

Pero, ¿qué piensa el ciudadano común? Que es la víctima de todo esto. El verdadero protagonista de su novela y su película, que transcurren dentro de las cuatro paredes de su apartamento, o dentro de las cuatro puertas de su carro. ¿Qué es lo que, verdaderamente, siente ese individuo?

¿Y por qué no coquetearle a la objetividad, y preguntarle lo mismo a esa otra persona? A ella. Porque recordemos que el amor es de dos. Esa, quizá, sea la única definición en la que todos estemos de acuerdo. Y no me vengan con rebeldías: ¡seamos realistas por el amor de Dios! ¿No será, más bien, que precisamente allí radica el problema? ¿En la definición?

¿Han pensado las “autoridades”, ésos que se la dan de los que saben, en que el meollo del asunto está en el acuerdo que implica la definición de algo? ¿En el significado y el significante? Porque, ¡ojo! No es que me esté poniendo técnico ni nada por el estilo. Me disculpan si llegué a serlo. Simplemente estoy aclarando lo que estoy tratando de decir. Porque, si estuviésemos claros de todo este asunto -y cuando me refiero a “claros”, me refiero a los dos: él y ella-, tal vez no dejaríamos nunca de estar alerta y tal vez no nos robaran tanto, tal vez no nos mataran tanto.

domingo, septiembre 16, 2007

In Memoriam: Aldemaro Romero


La música de Venezuela está de luto. Ayer murió uno de los más importantes músicos venezolanos del siglo XX: el maestro de maestros, director de orquesta, pianista, arreglista y compositor Aldemaro Romero.

En 1950, como arreglista de Alfredo Sadel y contratado por la RCA Victor, viajó a Nueva York con tan sólo 22 años, para luego grabar el clásico LP, Dinner in Caracas –del cual se vendieron más de un millón de copias a nivel mundial-, dirigiendo a la Filarmónica de Londres y haciendo arreglos de temas del folklore popular venezolano.

Inventó el género musical Onda Nueva durante la década de los 70 junto al Pavo Frank, tocando música criolla con los instrumentos y con la rítmica del jazz. “Brasil tiene el bossa nova, Argentina tiene el tango y ahora Venezuela tiene su Onda Nueva”, manifestaba orgulloso Aldemaro Romero cuando le presentó al mundo este novedoso género musical. Tal fue el alcance de este género que organizó numerosos festivales dentro y fuera de Venezuela junto a músicos como Astor Piazzolla, Dean Martin, Ray Conniff, Tito Puente, Jerry Lewis, entre otros. Asimismo fue creador de dos de las más importantes instituciones musicales de Venezuela: la Orquesta Filarmónica de Caracas y el Conservatorio de Música.

La última vez que tuve el inmenso privilegio de escuchar su música, y además de conocerlo, fue en el Aula Magna de la UCV, durante la celebración de los 50 años de la edición de Dinner in Caracas junto a la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, dirigida por el Maestro Rodolfo Saglimbeni, quien fuera uno de los más entusiastas promotores de su repertorio académico. Me acerqué y le di la mano, le exprese la profunda admiración que sentía por su música, y luego le pedí un autógrafo dedicado a mi mamá –otra gran admiradora y la responsable de que a mí desde chamito me gustara tanto su música.

Desde La Vida es una Nota comparto con ustedes este pequeño homenaje a una de las personas que me ha hecho sentir más orgulloso de la música que se ha hecho en Venezuela. Primero les posteo un extracto –cuyo contenido suscribo de principio a fin- de esa maravillosa entrevista que sostuvo junto a Federico Pacanins –otro de sus más grandes y proactivos organizadores de conciertos en homenaje a su persona- editada por la Fundación para la Cultura Urbana en su serie Conversaciones:

“Sin la música no se puede vivir. ¿Tú te imaginas un día sin música? Un día de tu existencia sin música es inimaginable. De las artes, las dos expresiones más refinadas del ser humano son la música y las artes plásticas, las demás son expresiones de segundo orden.”

A continuación, les propongo la mejor forma de honrar a un compositor: escuchando su música.

Tracklisting:

1. El Catire – interpretado por Aldemaro Romero*
2. Fuga con pajarillo – interpretada por La Camerata Criolla (incluido en Camerata Criolla)
3. Poco a poco/ Así eres tú – interpretada por Huáscar Barradas junto al Trío Acústico Venezolano (incluido en Huáscar Barradas y el Trío Acústico Venezolano vol. II)
4. De repente – interpretada por María Teresa Chacín junto al Grupo Vocal Onda Nueva*
5. Carretera – remix de Dj Afro (incluido en Nueva Onda Nueva Aldemaro Remixes)
6. El negro José – interpretada por Aldemaro Romero*
7. Tonta, gafa y boba - Ilan Chester (de su disco Ilan canta Onda Nueva)
8. Poco a poco – Ilan Chester (de su disco Ilan canta Onda Nueva)
9. Quinta Anauco – interpretada por la Orquesta Filarmónica de Londres*
10. De conde a principal – interpretada por la Orquesta Filarmónica de Londres*
11. Doña Mentira – remix de Dj Watusi (incluido en Nueva Onda Nueva Aldemaro
Remixes
)
12. De repente – interpretada por Dj Mango junto a Majarete Sound Machine (incluido en Nueva Onda Nueva Aldemaro Remixes)

Bonus tracks:

13. Aldemaro en su camaro – tema compuesto en clave de Onda Nueva y en homenaje a Aldemaro Romero por los Amigos Invisibles (incluido en The new sound of the venezuelan gozadera)
14. Alde-Pavo – tema compuesto en homenaje a Aldemaro Romero y al Pavo Frank compuesto por Huáscar Barradas (incluido en Candela)

* Incluidos en las numerosas compilaciones que se han hecho de Aldemaro Romero

viernes, septiembre 14, 2007

Common: buscando la eternidad

Common es un rapero excepcional. Sus canciones no incluyen groserías, no hablan de gangsters, ni son sexualmente explícitas. Sus letras, por el contrario, contienen mensajes de reflexión social, poemas de amor e himnos de esperanza. Todos estos atributos lo han hecho merecedor del título de “conscious rapper”. Creo que la Rolling Stone fue la que describió a Common de una manera simplemente genial: “Common es el rapero que las mamás quisieran que sus hijos escucharan”.

Nacido en Chicago y actualmente residenciado en Brooklyn, este rapero tiene 7 discos en su haber: desde Like water for chocolate (2000), su álbum más exitoso en ventas; el experimental Electric circus (2002), donde combinó rap con rock sicodélico; hasta Be (2005), el más aclamado por los críticos y donde se hizo acompañar por Kanye West, John Mayer y John Legend, entre otros.

Su última producción se titula Finding forever (2007) y fue producida por Kanye West. Este disco tiene una inclinación evidentemente más comercial que su predecesor, Be, sin embargo continúa mostrando lo mejor de Common: sus letras. Y, aunque debo admitir que Be sigue siendo mi álbum favorito de su discografía, también debo reconocer que este es un muy buen disco de ese género tan infravalorado musicalmente como lo es el hip-hop.

De igual forma que en sus anteriores producciones, lo acompañan excelentes invitados que le confieren diversas y delicadas texturas a los temas: desde la popular Lily Allen, quien lo acompaña en Drivin’ me wild, una canción que habla sobre las obsesiones humanas (cuyo video les posteo abajo); pasando por Will.i.am, quien presta su voz para el hipnótico coro de la sexy I want you; Kanye West, quien rapea sobre un electrizante y adictivo riff de guitarra en Southside; hasta D’Angelo, quien entona sus usuales melodías agudas en So far to go.

El resto de los temas está integrado por The people, primer single del disco, todo un tema uplifting donde Common deja a un lado el rapeo para cantar la esperanzadora melodía del coro; The game, donde, en palabras del propio Common, le hace un homenaje al old-school rap; Break my heart, donde hace gala de unas letras dedicadas al despecho; y Forever begins, la canción con la que cierra el disco de la misma forma en la que ha concluido sus anteriores producciones: un tema lleno de mensajes de esperanza y optimismo para este mundo en el que tenemos la oportunidad de comenzar cada día, este mundo en el que nuestro siempre puede comenzar desde hoy.


lunes, septiembre 10, 2007

Este segundo amanecer


Por segundo día consecutivo soy el primer cliente de la panadería. De nuevo he visto cómo el amanecer se apodera del cielo, de esa masa etérea que nos envuelve. Pareciera como si derramaran desde allá arriba un enorme pote de témpera blanca que lo aclara todo. Es increíble cómo siendo la noche tan oscura y tan pesada, pueda terminar siendo este cielo tan claro.

Ya el café con leche no me sabe como antes. Debe ser que ya me están pegando estos dos días que llevo sin dormir. Lo peor es que el acto de acostarme en una cama y conciliar el sueño no se ve cercano tampoco. Se me hace como muy costoso. Como que tienen razón los chinos esos, que se la pasan hablando maravillas del poder mental. En mi caso no es una maravilla, claro. Es una maldición que disfruto.

Sí, ya creo que estoy afectado, esto no puede ser normal. Ya he perdido el apetito y, por lo menos, un par de kilos. Pero sigo sin dormir. Y todo por esto en lo que no he dejado de pensar. Este arrepentimiento que creí superaría en cuestión de tiempo. Mi mamá me dijo que no me preocupara, que el tiempo todo lo arreglaba; pero qué va mamá. Aunque siempre he pensado que los viejos tienen siempre la razón, creo que, por esta vez, te pelaste. Porque el tiempo para mí no pasa, no siento su sanador efecto progresivo. Pareciera que viviera inmerso en una fotografía y, aunque el reloj continúe en su suma infinita de segundos, yo sigo atascado en ella. Es por eso que creo que, para mí, el tiempo no pasa.

Hoy creo que no iré a la universidad, ya mi rostro parece una máscara de esas de Venecia: escalofriante por lo rígida, por su economía del movimiento, por su egoísmo de gestos. Aunque igual no sé. Seguro cuando vuelva siempre habrá un pajúo que me pregunte por qué no fui hoy. Y a mí ya se me agotaron las respuestas falsas. No tengo energía para maquinar esa entidad maligna pero recurrente de la mentira. Mejor voy y digo que me quedé hasta tarde estudiando.

La verdad es que hasta dudo que me crean, porque mi aspecto es bastante deplorable. No me he visto en el espejo, pero en este par de días, la gordita de la caja de la panadería ya me está comenzando a ver raro. Creo haberle escuchado decir al que sirve los cafés algo así como que “ese muchachito como que está en drogas”, obviamente refiriéndose a mí. Y hablando de drogas, ¿será que me compro algo en Farmatodo? ¿Será que algo puede aliviarme este dolor tatuado en mi cabeza? O más bien será que necesito ayuda especializada, como dicen en la televisión. No sé, no sé y no sé. Esto es lo que me tiene así, esta incertidumbre y el desgano por no vencerla.

Me arrepiento y punto, ya está. Quiero pasar esta página de una puta vez. Aceptarlo y seguir con mi vida así me siga culpando por esto que no pasó y nunca pasará. Si ella supiera esto que estoy pasando, si ella me viera en este estado, creo que hasta pensaría que ya estoy loco, porque yo no me engaño: yo sí que lo pienso. Pero debo dejar de pensar. Voy a arrastrarme a la universidad, a imaginarme que yo mismo me empujo y me meto en el carro, iré, hablaré con alguien y, si es desconocido, mejor. Pero esto tiene que acabarse, tengo que salir de esta fotografía e insertarme en el video de la vida, cueste lo que cueste. Así cueste olvidarla y bloquearla de mi memoria. Así cueste nunca recordar más su olor cuando la tenía cerquita, cuando llegué a la distancia del beso y no hice nada.

jueves, septiembre 06, 2007

In Memoriam: Luciano Pavarotti



Hoy la música ha perdido una de las grandes voces de la Ópera de todos los tiempos. Afortunadamente existen numerosas grabaciones y evidencias (como la que les posteo arriba, donde canta Vesti la Giubba perteneciente a Pagliacci) de que, ni siquiera la muerte, puede silenciar a voces tan poderosas como esta.

Q.E.P.D.

lunes, septiembre 03, 2007

Anita Tijoux por fin como solista

Quien fuera la voz femenina de la célebre agrupación chilena de hip-hop, Makiza, se lanza al ruedo como solista con una producción titulada Kaos, que saldrá al mercado el 7 de septiembre de este año. Para este álbum, Anita ha contado con la ayuda de Foex y Pera aka Prezz en la producción, y desde ya puede escucharse su primer single Despabílate (cuyo video les posteo aarriba) en su Myspace.

Sin embargo, Anita Tijoux no es sólo conocida por su importante participación en Makiza o como vocalista también de la banda de acid jazz Alüzinati, pues ha colaborado con muchos otros grupos comprobando su gran versatilidad vocal: así como rapea con delicadeza, también puede entonar unas hermosas melodías al ritmo del R&B y del funk. Recomiendo particularmente las colaboraciones que ha hecho con Funk como le gusta, Luciano Supervielle, Los Tres, Los Tetas y, más recientemente, las que ha hecho con Julieta Venegas -quien por cierto aparece en el excelente video que les posteo.

Y, aunque este viernes 7 de septiembre es cuando se edita su primer material como solista, he decidido posteárles el primer promocional sencillamente porque, si el resto del disco está tan bueno como esta canción, de seguro les estaré recomendando esta producción cuando salga finalmente. Disfruten entonces de la dulce voz y del elegante hip-hop de mi cantante chilena favorita: Anita Tijoux.

viernes, agosto 24, 2007

De cómo un beso terminó siendo más dulce


Mariela caminaba con ese ritmo desenfadado que tanto la caracterizaba por el bulevar de Sabana Grande. Además era viernes y eran casi las 6 de la tarde, por lo que se podrán imaginar que, ciertamente, andaba de una manera frenética en el ocaso de esa semana en pleno epicentro urbano, donde pronto se darán los hechos que le dan vida a este relato.

Resulta que las aceras de Caracas son lo más parecido a una autopista, pero de peatones; quién sabe si el tráfico de gente es peor al congestionamiento que se da en las horas pico en la Francisco Fajardo, por la abrumante cantidad de vehículos. Igualito tienes que esquivar a las personas lentas y atravesadas, cambiar de canal y hasta se tiene que contar con cualidades de equilibrista, para no tropezar con los cientos de tarantines de comercio informal que colman el suelo de cemento de nuestra ciudad.

Sin embargo, hubo uno de estos tarantines que nuestra veloz Mariela no supo esquivar: un puestico de venta de donas, que siempre veía de medio lado con la tentación que se sobredimensiona justo cuando se les es más prohibido a las mujeres: cuando están en dieta. Una dieta que tenía visos de “reto-apuesta” que hizo con su mejor amiga Valentina y que cumplía a cabalidad, pero que peligraba justo cuando ya iba a terminar la semana.

Una sola dona. La blanquita con chispitas de colores fue la única cosa que pudo detener a este vendaval de emociones llamado Mariela Villanueva. Ésta era su dona favorita, era el dulce que contaba con el puesto más alto dentro de sus preferencias culinarias.

En lo que se detuvo ante el tarantín, vino al ataque el impertinente vendedor de donas quien, con la labia sui generis de este tipo de personajes, comenzó a poner a prueba la determinación de Mariela, quien en esos instantes se planteaba el balance que siempre se hace cuando se está a punto de tomar decisiones que se saben prohibidas.

Por su cabeza pasaron muchas cosas a la vez. Ahora bien, trataré de resumirles lo que en ese mundillo pasó. Primero, tendría que violar una de las reglas del reto-apuesta que había hecho con Valentina, que era la promesa de total sinceridad en caso de que se hubiera cometido este tipo de pecados. Y si creen que ambas contaban con la posibilidad de tomar el atajo de la mentira, entonces no tienen ni idea del poder que puede llegar a tener una amistad que por más de 18 años ha existido entre la dos, pues se conocen lo suficiente como para ponerse una a la otra al descubierto. Asimismo debería enfrentar las consecuencias psicológicas luego de haber sucumbido ante la tentación, pues ya saben ustedes que la mente es capaz de aumentar hasta un par de kilos al cuerpo de una mujer. Y, por si fuera poco, tendría que calarse el chalequeo de su beibe-beibe Daniel, quien no la dejaría en paz por la débil fuerza de voluntad ahora demostrada por su amada.

Después de este inventario de obstáculos, ya pudiéramos dar por hecho que Mariela haya decidido salir por la puerta grande del desafío, pero no. Recordemos que nunca podemos dar por sentado ninguna suposición en la mente de una mujer. Acto seguido, en un arrebato de inconsciencia -que es como tienen que hacerse este tipo de cosas- Mariela le dio el billete de Bs. 2 mil al vendedor atorrante, tomó la dona y la mordió…

El mordisco convirtió a las chispitas de colores en fuegos artificiales de alegría y libertad que explotaron dentro del cielo de su paladar. En fin, fue un mordisco que hizo aún más feliz a nuestra Mariela y, que terminó siendo dentro del propio cuerpo de Marielita, en una experiencia casi hasta erótica, porque hay que ver que el acto de comerse una delicia como ésta con el afrodisíaco de lo prohibido, bien puede terminar teniendo connotaciones orgásmicas.

El mordisco fue, en efecto, un solo mordisco; sólo eso bastó para saciarla, ya que luego inteligentemente botó el cuerpo del delito en la primera papelera que encontró. Mariela estuvo tan complacida y satisfecha de lo sucedido, que no le pasó ni pío por su cabecita, no dejó que hubiera lugar para el arrepentimiento.

Estoica y avasallante se metió en el atestado vagón del Metro que, en tan sólo dos estaciones, la dejaría a dos cuadras de la casa de su cuchi-cuchi Daniel. Tanto se concentró Mariela en disfrutar la dona, que pudo retener en su boca hasta mucho después -ya sabrán por cuánto- el sabor que tanto le había dado placer.

Finalmente logró salir del infernal vagón y, en un instante de descuido mental, la volvió a asediar el miedo y el desasosiego, momentos antes de llegar a la casa de su novio. Resulta que Mariela es ese tipo de personas que refleja estados mentales como ese inundando de rojo su cuello y sus cachetes, como suele sucederle a las personas blancas que no pueden esconder las malditas sensaciones delatoras de su ser. Así que se detuvo por un momento y, antes de que el novio la llegara a ver, respiró profundo y logró atenuar el rojo que se había instalado en todo su rostro.

Decidió finalmente relajarse para llegar más calmada al apartamento de su novio, otro de los que la conoce tan bien que es capaz de desnudar todo secreto de lo que en sólo cuestión de minutos había ocurrido. Daniel abrió la puerta y Mariela, al verlo, logró aplacar toda inquietud y actuar con toda la normalidad del mundo, comenzando con el típico beso que se dan los novios cuando tienen más de ciertas horas sin verse.

Sin embargo Daniel no pudo ocultar, luego de concluido el beso, un desconcierto ciertamente agradable con lo que acababa de sentir. Mariela analizó la expresión de su novio que ahora amaba más que nunca -porque ya bien sabemos lo capaces que son los besos para exagerar el amor-, y sintió que su falta había sido descubierta. Sin embargo su culpabilidad no lograba delatarla, sino que la ocultó tras una sonrisa nerviosa y la pregunta que inmediatamente después le haría a Daniel y que, por cierto, es una de las más peligrosas que toda mujer puede hacerle a un hombre:

-“¿Qué pasa mi cielo, no te gustó?” –preguntó con suspicacia.
- Al contrario, mi vida, no quiero sonar maricón ni nada por el estilo… -decía mientras miraba hacia abajo- lo que pasa es que… no sé por qué –subió la mirada y se acercó lo suficiente como para besarla de nuevo-, pero este beso terminó siendo como más dulce que los demás.

Mariela sonrió finalmente aliviada mientras volvían a besarse, pues nunca pensó que la más inesperada de las reacciones de su novio, terminara siendo la mejor de todas.

viernes, agosto 10, 2007

Capitán Melao: buenas canciones en electropop


Hay discos que parecieran invitarte a que los compres sin haberlos escuchados propiamente. Y cuando este tipo de discos terminan siendo todo un placer para tus oídos y tus emociones, es cuando agradeces haberle respondido afirmativamente a la intuición que te motivó a comprarlo. Así me pasó con Lágrima (2007) de Capitán Melao.

Capitán Melao es el nombre artístico de Javier Weyler, ex baterista de esa importante banda caraqueña de los 90 llamada Claroscuro y actual baterista del importantísimo trío londinense llamado Stereophonics. Weyler nació en Argentina, creció en Caracas y actualmente reside en la lluviosa metrópolis de Londres. Quizá esta mezcla de residencias y diversas experiencias musicales hayan influido en el sonido de Lágrima, un álbum que empezó a tener forma desde hace 8 años y que ha sido editado por Black Beans Music, la disquera que maneja Weyler junto a Erik Aldrey (Le Picó) y cuyo acento está puesto sobre ese antiguo pero sabroso arte de hacer buenas canciones.

Lágrima tiene un intro genial: Buenas taldes! incluye el sampleo de uno de estos chamos margariteños que fungen como guías del Castillo de Matasiete. Teclados lúdicos y una imponente batería acompañan a la característica forma de hablar de este tipo de chamitos. El segundo corte es el romántico Tu querer, donde podemos apreciar por vez primera la dulce voz de Weyler, que precisamente se termina convirtiendo en uno de los atributos más fuertes de esta producción. A continuación viene Estelar, cantada a dúo con Natalia Lafourcade, el primer single del disco (cuyo magnífico video les posteo abajo), y que se mantuvo por varias semanas en las primeras posiciones del portal de Itunes.

Olvido es sin duda mi canción favorita de todo el disco. La voz grave de Weyler le confiere el apropiado tono de melancolía que requiere la sentida letra de esta canción, que también cuenta con una lánguida percusión y unos cellos que le añaden aún más drama. Le sigue A piel, un tema que continúa con esa atmósfera serena pero intensa que le dejó su predecesora.

En Terraplén, sube el tempo y el ánimo para darle paso a otro de los mejores temas del disco: Entrelíneas, donde una guitarra acústica acompaña a unos muy buenos arreglos vocales de Weyler. La canción concluye con un excelente arreglo de trombón a cargo de Vladimir Peña, ese excelente músico de Fauna Crepuscular que, en más de una ocasión, se ha encargado de hacerles los metales a Los Amigos Invisibles y al primer disco de Chulius & the Philarmónicos.

Le sigue la canción que le da título al disco: una balada electropop bastante melódica y romántica. En Te amanezco lo acompaña en la guitarra quien fuera su compañero con ese mismo instrumento en Claroscuro: Carlos Reyes, el líder de la también exitosa agrupación caraqueña de hip-hop y trip-hop ChuckNorris.

Lágrima se me ha convertido entonces en esa rara y escasa especie de discos que te dan mucho más de lo que inicialmente esperaba. Uno no puede hacer otra cosa sino admirar el gran talento compositivo de Javier Weyler, un músico que nos confirma su integral y sólido talento musical; ya sea sentado frente a la batería, cantando frente al micrófono o componiendo una buena canción con su guitarra.

lunes, agosto 06, 2007

De cómo una vez entré a un café para conocer, sin querer pero al final queriendo, al amor de mi vida cuando fui a comprar cigarros, ¡qué estrés!


Simplemente la vi y me enamoré. Así de sencillo. Su belleza no admitía siquiera la duda. Había entrado a ese café para comprarme una caja de Marlboro. Así que podrán imaginarse el inmenso estrés que cargaba encima como para fumar en esa tarde acalorada.

Cuando abrí la puerta no me había percatado de su presencia. Pero en lo que estaba pagando la caja de cigarros, miré hacia mi lado izquierdo y allí estaba. Su cara fue lo primero que vi y lo que de inmediato me sedujo.

Debo haberme concentrado de tal manera mirando su hermoso rostro, que la señora de la caja tuvo que decirme una vez y luego gritarme otro par de veces: “¿Señor tiene los 50?... ¿Señor?...”, decía mientras progresivamente alzaba la voz. “Yuju…”, fue su último intento decente de hacerse escuchar, mientras los que estaban en la cola comenzaban a impacientarse. “¡Señor le estoy preguntando que si tiene los 50!”, no aguantó más y me gritó enfurecida como debe hacérsele a los pendejos que se quedan como en la luna. “¡Así es que trata a los pendejos que se quedan como en la luna!”, pareció decir un imbécil que estaba por ahí. “Disculpe…”, dije buscando en los bolsillos los 50 que ya sabía que no tenía. “Pero no los tengo…”. Tomó entonces mi billete de 5 mil visiblemente amargada y me dio con mala gana el vuelto en miles de monedas de 50. “¡Esta sí es arrecha!”, pienso ahora que lo recuerdo, porque cuando verdaderamente pasó mi atención tenía dueña y una carita linda y pecosita como para verla a mi lado todos los amaneceres de mi vida.

Sí, hasta esas cosas pasan por la mente de uno cuando se enamora. Y también pasan cosas como la que hice a continuación. Fue una de ésas que haces automáticamente, sin pensar muy bien por qué las haces. No sólo ya me había ganado el desprecio momentáneo de la cajera, sino de las dos o tres, tal vez cuatro personas de la cola cuando decidí regresar y pedirle a la amargada que me pedía los 50 “una servilletica, por favor, mire que es cuestión de vida o muerte”. La tipa me miró como que “¿qué le pasa a éste?” y los de la cola me miraban como que “¿y tú vas a seguir?”.

Sin embargo, me dio la servilletica con la mala gana que le caracterizaba. Me dispuse entonces a anotar en la servilletica con mi boligrafito azul -hay que ver que uno sí que suena gafo cuando está enamorado- un mensajito al amorcito de mi vida que decía lo siguiente: “Eres ahora lo más lindo de este mundo… ¿me regalas un pedacito de este ahora? 0414-213XXXX” Sí, el ahora lo puse en cursivas y todo. Empecé a caminar como quien no quiere la cosa -pero en verdad cuando caminas así es cuando más quieres la cosa- y me acerqué lentamente a la mesa donde estaba sentada ella con su amiga, la gorda. Y si ese gorda les sonó despectivo entonces me puedo dar por satisfecho, porque la gorda esa con su inmenso cuerpo no me daba espacio para entregarle la servilletica con el mensajito. Finalmente llegué a la mesa y le dije –al amor de mi vida no a la gorda-: “Disculpa… pero te vi y… y… bueno te escribí esto…”, y le entregué la servilletica con el mensajito con mi mano derecha tembleque. Ella sonrió con su carita linda y me la recibió no sin antes escuchar a la gorda que decía como gorda antipática que era: “Ay, Dani, ¿y si eso tiene burundanga?”. La volví a maldecir en mis pensamientos aunque creo que se me salió un “¡Cállate! Gorda de mier…”. Pero igual el amor de mi vida que ahora se llamaba Dani tomó la servilletica y me soltó tímidamente un “gracias”.

Todavía luego de un día entero estoy esperando por algún mensajito de Daniela –decidí llamarla así porque si la llamo Dani me acuerdo entonces de la gorda y ¡qué estrés! Porque estrés es lo que tengo ahorita mientras espero el mensajito de Daniela, el amor de mi vida. Pero no se preocupen que yo los mantendré informados sobre el mensajito que a lo mejor llega, pero qué estrés si no llega, o a lo mejor el estrés se me quita si no llega… ¡Coño qué estrés!

jueves, agosto 02, 2007

Macaco: ¡gracias a Myspace todopoderoso!


Es impresionante lo que uno puede terminar encontrándose en esa galaxia musical que es, el ahora celebérrimo portal de Internet, Myspace.com. La importancia que esta página representa, para la promoción global de una agrupación musical, trasciende todo tipo de ideas preconcebidas que se hayan tenido al respecto. En la actualidad, prácticamente es imperativo que una banda tenga uno de estos “espacios”. Digamos que es una manera de confirmar su presencia en el ciberespacio, ya que atrás han quedado muchas de sus “páginas oficiales”, cuya función original precisamente se ha visto menguada ante la popularidad de estos portales. Es por ello que ahora, si quieres saber cómo se escucha tal grupo, conocer su historia y las fechas de sus próximas presentaciones, pues buscas su Myspace y listo.

Hace un par de meses, mientras revisaba algunos Myspace de grupos españoles, me topé con una muy agradable sorpresa. Se llaman Macaco, son de Barcelona (España) y hacen muy buena música. Cuando comienzas a escucharlos puedes asociarlos muy fácilmente al sonido de Manu Chao o al de Sergent García. Sin embargo, uno se queda corto al tratar de definir su sonido teniendo como referencia el de estas dos agrupaciones, ya que su propuesta es una muy bien lograda fusión de flamenco con reggae, samba, funk y hip hop. Si quisiéramos clasificar su música, diríamos sin duda que se trata de un muy buen grupo de rock mestizo.

El disco que inmediatamente escuché, luego de haber visto el excelente video que tenían en su Myspace del tema Mamá Tierra (el cual les posteo abajo), fue su última producción editada en el 2006 y que lleva por título Ingravitto; un disco que, desde su intro, nos cautiva, y también termina siendo uno de ésos que se escuchan ininterrumpidamente de principio a fin. Aquí no hay desperdicio alguno, como suele ocurrir en los buenos discos.

Otro punto a destacar es la gran carga reflexiva de las letras de las canciones. Temáticas que van desde superar el pasado afrontando con valentía el presente (Con la mano levanta’), un llamado de conciencia a cuidar nuestra naturaleza (Mamá Tierra), la forma convulsionada de cómo vivimos la vida (Fast lane), el potencial que existe dentro de cada uno de nosotros (Somos luz, con La Mari de Chambao como invitada especial) hasta la hermosísima balada dedicada precisamente a la vida (Con hilo y aguja).

La verdad es que tenía bastante tiempo sin escuchar un disco que presentara una propuesta tan fresca y con unas letras que me hicieran reflexionar, mientras las canto a todo gañote, cuando las escucho en mi carro. Macaco ha sido, para mí, uno de esos descubrimientos que celebran la diversidad de géneros dedicada a transmitir un mensaje hermoso. Un mensaje que ahora comparto con ustedes y que espero que disfruten tanto como yo.



lunes, julio 30, 2007

¡La Vida es una Nota ha sido premiado!

Me complace informarles, con toda la emoción del mundo, que La Vida es una Nota ha obtenido, de parte de Naky Soto, el Premio al Blog Pensante. Cuenta Naky que “el premio nace de un blogger en EEUU con la intención de, así como lo haremos el 31 de agosto, poner en plataforma a personas que además de encantarnos con sus ocurrencias nos estimulan a pensar, más allá de la lectura en pantalla”.

Primero que nada quiero expresar mi inmenso agradecimiento a Naky, por haber considerado a este blog como una fuente de pensamiento y de aprendizaje. A continuación les posteo los 5 blogs que me hacen pensar a mí. Ésos que, después de leerlos, te siguen en tus pensamientos y habitan por un tiempo en tu cabeza. Aquí van pues los blogs –sin orden de prioridad alguno- que me hacen sentir todo eso:

Minos: Porque escribe unas deliciosas crónicas de viaje y de alucinantes conciertos a los que va por allá por Madrid. Por compartir con todos su lectores esas experiencias que vive estando lejos de su país natal. Por hacernos sentir con sus fotos, videos y palabras como si realmente estuviéramos tripeando en un concierto de Ozzy, Rolling Stones o Drexler, o caminando por Pompeya. Por dejarme pensando en que pronto quizá sea yo también el que escriba desde allá.

Wolfstrife: Porque me siento orgulloso de contar con un gran amigo que tiene un indiscutible talento para narrar y para crear relatos que estimulen a tu imaginación, hasta el punto de hacerlas casi reales. Porque es un narrador que te deja pensando con todas esas historias que nacen desde su “vicisitud”.

Naky: Porque posee una enorme sensibilidad a la hora de escribir sus relatos, que siempre involucran amistades y experiencias propias. Porque estimulan tanto a la creación artística que ya tiene en su haber un cortometraje inspirado en uno de sus escritos. Porque siempre me deja pensando con sus escritos, que son toda una rendija para fisgonear en ese mundo tan enigmático y exquisito de la feminidad.

Anita: Porque fue la que me impulsó a esto de escribir en un blog. Porque todavía recuerdo cuando me convenció, tomándonos un café en el Soma del Trasnocho, a que compartiera mis escritos con la blogósfera entera. Porque su pasión por la literatura me inspira a escribir. Porque lo que ha escrito en su blog siempre da pie para una reflexión, un pensamiento, un sentido recuerdo.

Fabián: Porque se arriesgó a proponernos su ambiciosa teoría del fin de la razón. Porque su devoción por Fito Páez me ha inspirado en más de una ocasión a escribir algo. Porque sus escritos se alimentan del detalle, de los pormenores que hacen tan sabroso a cualquier texto.

Las reglas que deben seguir los que han sido galardonados con este premio son:

1) Si, y solo si, alguien te da el premio, escribe un post con los 5 blogs que te hacen pensar.
2) Enlaza el post original para que la gente pueda encontrar el origen del premio.
3) Opcional, enseña el botón del premio enlazando el post que has escrito dando tu premio. Hay una versión del botón en plateado y otra en dorado.

jueves, julio 26, 2007

Jueves


Nos encantaba salir a comer los jueves por la noche. Luego de que salía del trabajo a eso de las 6 y media, iba a buscarla, una hora de cola de por medio, a su casa en La Trinidad. Soportaba el tráfico con sólo imaginarme que pronto estaría agarrándole suavemente su mano izquierda ante la puerta del restaurant. Quizá ese era el momento que más disfrutaba: justo cuando Alberto nos abría la puerta y entrábamos a esa atmósfera deliciosa que nos seducía con sus aromas.

Supongo que estas salidas eran como una de esas cosas que las parejas suelen confeccionar y hacer suyas. Porque a nosotros cómo nos encantaba comer los jueves por la noche. Era algo nuestro. Era lo más nuestro que llegamos a tener. Tanto así que los archiconocidos enemigos de la intimidad de las parejas -entiéndase nuestros amigos y familiares-, lo respetaban al punto de no tratar de hacer planes para nosotros en ese día, nuestro día.

Los jueves por la noche solíamos iniciar nuestra cena de la siguiente forma: ella pedía un daikiri de fresa y yo una Solera light. Luego venía Alberto a recomendarnos lo que, para él, era siempre el plato del día: filet de dorado al ajillo. Cosa que nunca terminábamos ordenando pero que él, con estoica perseverancia, siempre insistía en recomendarnos. Al final ella siempre terminaba pidiendo un lomito prosciutto, mientras que yo siempre terminaba ordenando un linguini calamari. De manera que ya el placer estaba servido.

Degustábamos nuestros platos con el soundtrack de lo que ella hablaba, que usualmente incluía comentarios destructivos de sus compañeros de trabajo. De cómo Roberto trataba malísimo a Violeta, su novia; y cómo, en lo que salían del trabajo, él cambiaba radicalmente su trato llenándola de caricias y amapuches que terminaban empalagándola. “Un carajo bipolar, pues”, decía ella con esa sonrisa pícara que tanto me gustaba, agregándole ese último adjetivo gracias a una búsqueda en Google de términos que en principio desconocía, pero que pronto investigaba para poder usarlos después con la propiedad del caso. Y yo simplemente la escuchaba. Porque cómo me gustaba escucharle todo lo que decía. No le discutía nada. No era oportuno el reprocharle algo. Porque cuando hablaba como una posesa, era cuando más linda se veía. Habiendo ya concluido la comida procedíamos a pedir los postres. O mejor dicho el postre: un brownie gelato que era lo suficientemente grande y exquisito como para que pudiéramos disfrutarlo los dos por igual.


Ahora que lo pienso, nuestro amor se acabó precisamente porque, poco a poco, ya las semanas no tenían esos jueves. Digamos que por el abundante trabajo de uno y de otro, el insoportable tráfico de la ciudad, el alto costo de los restaurantes o cualquier otra de esas excusas urbanas que terminan derrumbando un amor tan delicioso como ése.

El hecho es que no hubo más jueves. No hubo más jueves con ella.

Y ya nada es igual que antes. Yo sigo, de vez en cuando, yendo al mismo sitio, por supuesto. Sigo saludando con cariño a Alberto cuando entro. Y sigo pidiendo lo mismo: mis predilectos linguini calamari, pero no les puedo mentir.

Ya no saben igual que antes, maldita sea.

lunes, julio 23, 2007

Dudamel y la Quinta de Mahler

En un post anterior ya les había descrito la profunda y sensible relación que tengo con la quinta sinfonía de Gustav Mahler. En aquella ocasión, les había detallado el enorme privilegio de haberla escuchado bajo Las Nubes de Calder que cubren el Aula Magna de la UCV, dirigida por Gustavo Dudamel. Sin embargo, en esta ocasión me dedicaré a informarles, con toda la alegría del mundo, la salida al mercado de una grabación de la Deustche Grammophon –la disquera más importante del mundo en lo que a música clásica se refiere- precisamente de la Sinfonía No. 5 de Gustav Mahler, dirigida por el mismo Dudamel e interpretada también por la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar.

El disco fue grabado casualmente en el Aula Magna de la UCV, en febrero de 2006 y ya puede conseguirse en las más importantes discotiendas de Caracas. En Esperanto del Centro San Ignacio fue donde lo conseguí, por ponerles un ejemplo. De manera que invito a todos a los que participan en esto que llamamos La Vida es una Nota, a que compren el disco y lo escuchen y, sobre todo, sientan esta obra maestra de la música tocada por esta orquesta integrada exclusivamente por venezolanos que se ha hecho célebre a nivel mundial.

A continuación, les posteo unas maravillosas palabras del propio Gustavo Dudamel que describen precisamente su relación con esta sinfonía:

«Del mismo modo que para las orquestas juveniles tocar Beethoven es un sueño, otro tanto sucede con Mahler. Sí, existen dificultades individuales. Cada instrumento es, en ocasiones, como un solista. Pero el reto surgió de los propios músicos de la orquesta. Querían realmente hacer esta obra. Me limité simplemente a seguirles. Por lo que a mí respecta, la sinfonía significa muchísimo, ya que se trata de la obra con la que gané el concurso Mahler en Bamberg (en 2004). Debido a eso se ha convertido en un punto de referencia musical para toda mi vida. »

«Lo que todo el mundo recuerda de esta obra es el adagietto. Pero para mí lo más importante es la posición que ocupa ese movimiento dentro de la obra. Hay que pensar en la estructura como un todo, en cómo es posible que una obra que comienza con una marcha fúnebre avance hacia un segundo movimiento lleno de desesperación, luego se encamine hacia un tercer movimiento lleno de alegría y felicidad, que a continuación crece y conecta con el amor con el adagietto, y que más tarde, al final del quinto movimiento, haya llegado a la esperanza.»

«En el segundo movimiento se habían producido atisbos de esta atmósfera de esperanza, pero en ese momento colapsan y la atmósfera vuelve a ser de desesperación. Cuando esta música reaparece en el último movimiento, la sensación pasa a ser: ‘Ahora puedo realmente tener esperanza, antes no podía’. En otras palabras, toda la obra es una compleja progresión. Hay una búsqueda de destino en la Quinta de Mahler, y ya se oye una señal de eso en el ritmo de fanfarria que abre la trauermarsch, con ecos del ritmo del comienzo de la Quinta de Beethoven.»

«Esta sinfonía es un gran desafío; una sinfonía donde realmente tienes que buscar para encontrar el centro. La orquesta ha de tener una técnica excepcional y una enorme sensibilidad: en esta obra hay extremos de felicidad, tristeza, depresión y esperanza. Algunas personas dicen que tienes que haber vivido muchos años para haber experimentado esa emoción y ser capaz de comunicarla. Yo creo que lo más importante es simplemente sentirla y tocar.»

martes, julio 17, 2007

Tu lado oscuro


Quiero conocer tu lado oscuro.
Pasear, con una vela encendida, por las sombras de tu alma.

No todo puede ser tan malo.

Quiero averiguar eso de ti que disgusta.
Eso que no disfrutan los demás.
¿Quién sabe?, hasta podría no estar de acuerdo con ellos.

Quiero embarrarme los pies en los pantanos de tu ser.
No puede ser tan malo.
Hay gente que le gusta, ¿sabes?

Quiero visitar tu lado oscuro para ver, si de verdad, es tan oscuro como dices.
A lo mejor peco de ingenuo, pero insisto en intentarlo.

Quiero entrar sin permiso.
Quiero colearme para fisgonear en lo que no quieres que nadie sepa.
Porque debe haber algo malo en ti.
No todo puede ser tan bueno.
Debe haber un balance, ¿no?

Porque debo aceptarte completa.
Sólo estaré seguro de amarte cuando te abrace y abarque por igual a la luz y la sombra.
Insisto en conocerte toda.
Porque no puede ser tan malo.
No puede…



Expectante aguardo lo que pueda descubrir de ti.
Porque no importa lo que consiga estoy seguro que,
como todo lo que ya sé de ti,
eso también terminará gustándome.