viernes, agosto 10, 2007

Capitán Melao: buenas canciones en electropop


Hay discos que parecieran invitarte a que los compres sin haberlos escuchados propiamente. Y cuando este tipo de discos terminan siendo todo un placer para tus oídos y tus emociones, es cuando agradeces haberle respondido afirmativamente a la intuición que te motivó a comprarlo. Así me pasó con Lágrima (2007) de Capitán Melao.

Capitán Melao es el nombre artístico de Javier Weyler, ex baterista de esa importante banda caraqueña de los 90 llamada Claroscuro y actual baterista del importantísimo trío londinense llamado Stereophonics. Weyler nació en Argentina, creció en Caracas y actualmente reside en la lluviosa metrópolis de Londres. Quizá esta mezcla de residencias y diversas experiencias musicales hayan influido en el sonido de Lágrima, un álbum que empezó a tener forma desde hace 8 años y que ha sido editado por Black Beans Music, la disquera que maneja Weyler junto a Erik Aldrey (Le Picó) y cuyo acento está puesto sobre ese antiguo pero sabroso arte de hacer buenas canciones.

Lágrima tiene un intro genial: Buenas taldes! incluye el sampleo de uno de estos chamos margariteños que fungen como guías del Castillo de Matasiete. Teclados lúdicos y una imponente batería acompañan a la característica forma de hablar de este tipo de chamitos. El segundo corte es el romántico Tu querer, donde podemos apreciar por vez primera la dulce voz de Weyler, que precisamente se termina convirtiendo en uno de los atributos más fuertes de esta producción. A continuación viene Estelar, cantada a dúo con Natalia Lafourcade, el primer single del disco (cuyo magnífico video les posteo abajo), y que se mantuvo por varias semanas en las primeras posiciones del portal de Itunes.

Olvido es sin duda mi canción favorita de todo el disco. La voz grave de Weyler le confiere el apropiado tono de melancolía que requiere la sentida letra de esta canción, que también cuenta con una lánguida percusión y unos cellos que le añaden aún más drama. Le sigue A piel, un tema que continúa con esa atmósfera serena pero intensa que le dejó su predecesora.

En Terraplén, sube el tempo y el ánimo para darle paso a otro de los mejores temas del disco: Entrelíneas, donde una guitarra acústica acompaña a unos muy buenos arreglos vocales de Weyler. La canción concluye con un excelente arreglo de trombón a cargo de Vladimir Peña, ese excelente músico de Fauna Crepuscular que, en más de una ocasión, se ha encargado de hacerles los metales a Los Amigos Invisibles y al primer disco de Chulius & the Philarmónicos.

Le sigue la canción que le da título al disco: una balada electropop bastante melódica y romántica. En Te amanezco lo acompaña en la guitarra quien fuera su compañero con ese mismo instrumento en Claroscuro: Carlos Reyes, el líder de la también exitosa agrupación caraqueña de hip-hop y trip-hop ChuckNorris.

Lágrima se me ha convertido entonces en esa rara y escasa especie de discos que te dan mucho más de lo que inicialmente esperaba. Uno no puede hacer otra cosa sino admirar el gran talento compositivo de Javier Weyler, un músico que nos confirma su integral y sólido talento musical; ya sea sentado frente a la batería, cantando frente al micrófono o componiendo una buena canción con su guitarra.

3 comentarios:

Minos dijo...

me dieron muchisimas ganas de escuchar este disco, mister.

Apenas lo consiga, doy mi opinion aqui mismo sobre lo que pienso. Mientras me imagino como es por tu reseña.

Saludos y gracias nuevamente por poner datos musicales que cultivan mi deseo por escuchar buenas cosas.

Alejandro dijo...

Stereophonics no son "londinenses", sino originales de un pueblito de Gales; pequeña diferencia que produce un gran cambio... tal vez la palabra que buscabas era "británicos".
Por lo demás, excelente nota, y creo que todos quedamos con más ganas de Capitán una vez escuchado el disco.
Felicitaciones por la iniciativa difundir buena música creada sin otro fin que el del acto creativo mismo.

victor_marin dijo...

Alejandro, tienes razón, este trío efectivamente es de Gales. Cuando hice alusión a que eran "londinenses", me refería a que tenían como residencia a la capital de Inglaterra. Gracias por la corrección. Y con respecto a la iniciativa de difundir buena música, pues esa es una de las inteciones de este blog. Qué bueno que te haya dejado esa sensación!