miércoles, noviembre 14, 2007

Ni tan largos ni tan cortos


Ni tan largos ni tan cortos es un par de cortometrajes escritos y dirigidos por Héctor Palma. Larga distancia, el primer corto, está basado en un cuento homónimo de Mario Benedetti, y describe una inquietante llamada telefónica que recibe el personaje principal -magistralmente interpretado por Héctor Manrique- de una persona que parece conocerlo muy bien y cuya identidad se devela en todo un inesperado desenlace. En esta historia de suspenso, destacan la música, el vestuario y el manejo estético de los flashbacks. También actúan Basilio Álvarez, Fabiola Colmenares e Iván Tamayo.

Mayor o menor, el segundo corto, es una excelente comedia signada principalmente por el lenguaje coloquial caraqueño. Acá el tema principal es el poder que tienen las decisiones en nuestra vida, plasmado por una serie de eventos desencadenados por el azar y por los giros impredecibles que toman ciertos personajes. Destacan las actuaciones de Marisa Román y de Roque Valero, quien ya demostró en Punto y Raya su excelente desempeño en el género de la comedia. El resto del elenco está integrado por César Manzano, Jean Paul Leroux, Juan Pablo Raba y Andreína Blanco.

Mención especial merece también la música, a cargo también de Palma y de José Luis Pardo: toda una excelente selección de temas de Los Amigos Invisibles y de Jorge Drexler. (Aquí debo reconocer que las mejores escenas de la película son las que tienen de fondo la voz del uruguayo.)

Ni tan largos ni tan cortos es, sin duda alguna, un triunfo del cine venezolano. Desde La Vida es una Nota celebramos –y obviamente recomendamos- iniciativas como estas: frescas y arriesgadas, propuestas como Mayor o Menor que explotan el delicioso humor de la juventud venezolana. Héctor Palma ha logrado destacarse con esta impecable producción y generar –al menos fue lo que sentí cuando salí de la sala de cine- inmensas expectativas en lo que pronto pueda seguir ofreciéndonos como cineasta
.

2 comentarios:

liz dijo...

Hola!
Asì a quien no se le abre la curiosidad, nooooo chicoooo, como haces coco. Cuando la vea, te digo.....
Liz

Mitchele Vidal dijo...

Hola!

También me encantó -o me encantaron- porque son dos películas por el precio de una.
En la primera me cautivó la propuesta plástica y la intriga, bueno y la actuación del otro Héctor, el Manrique.
La segunda me pareció deliciosa. Una crónica de una noche loca en nuestra ciudad. Llena de eso que nos pasa tanto, lo inesperado, pero te confieso que me asustó la ligereza del engaño mutuo... Bien las actuaciones y excelente el guión, fresco y divertido. También esperaré la próxima peli de Héctor Palma.
Un beso caraqueño,