La vida en un poema escrito en una servilleta. La vida en un Fa sostenido. La vida en una canción reproducida por un iPod. La vida en una nota.

Life on a love poem written on a napkin. Life on a F-sharp. Life on a tune played by an iPod. Life on a note.

domingo, diciembre 16, 2007

La música del 2007

Este año fue ciertamente sustancioso para los que sentimos a la música como la gran pasión de nuestras vidas. Excelentes producciones de nóveles músicos, discos de artistas consolidados que vuelven a demostrarnos su prestigio; en definitiva, muy buena música fue la que nos brindó este 2007. Así es como he visto -o mejor dicho, escuchado- la música de este último año:

Un gran año para la música negra

El hip-hop, más que un género musical, se ha convertido en una marca. Esta música no ha abandonado los charts, ni los playlists de millones de iPod’s a lo largo del mundo. Kanye West volvió a ser noticia con Graduation que, si bien es el que me ha gustado menos de la trilogía de sus producciones, sigue siendo un disco muy bueno de hip-hop.

Common, con su Finding Forever, llegó por primera vez en su carrera al primer puesto de la lista de Billboard. Numerosas colaboraciones de otros renombrados artistas y muy buenas canciones hicieron de Finding Forever mi disco favorito de hip-hop del 2007. Eardrum, de Talib Kweli, sin duda fue otro de los mejores. Sin embargo, el hip-hop no monopolizó el éxito que tuvo este año la música negra, ya que el que para muchos fue el mejor disco del 2007, el Back to Black de Amy Winehouse, tuvo al soul precisamente como médula espinal.

En lo que al jazz se refiere, este año se editó un trabajo desbordante de sensibilidad: A tale of god’s will (A requiem for Katrina), de Terence Blanchard, el músico que ha compuesto casi todas las bandas sonoras de las películas de Spike Lee. De hecho, este maravilloso álbum nace luego de haber escrito varios temas para musicalizar un documental que hiciera Spike Lee, sobre esa tragedia llamada Katrina que inundó los hogares y los corazones de los habitantes de Nueva Orleáns.

Si hablamos del funk en el 2007 tendríamos que mencionar a No place like soul, mi disco favorito de todo el año, del ahora cuarteto Soulive, quienes le dieron la bienvenida por primera vez a un cantante para que le diera voz a sus nuevas canciones. No place like soul es el sonido de una jam band con vocalista, sonido que fue el que más veces escuché –y disfruté- en todo este año.

Un año de regresos

Volvió The Police. Volvió Soda Stereo. Y a finales de año supimos del regreso de Led Zeppelin. 2007 también fue sinónimo del regreso a los escenarios de las grandes bandas de rock de todos los tiempos. Si bien nunca faltó el apoyo de sus seguidores, en muchos casos una gran cantidad de dinero de por medio fue el que hizo posible que se “aliviaran” las diferencias de sus miembros, tocaran sus instrumentos e hicieran corear canciones que estuvieron –y estarán siempre- asociadas de manera intrínseca a épocas, a momentos inolvidables que se volvieron a recordar, mientras se cantaba a todo gañote cada una de las canciones que estas legendarias bandas tuvieron a bien tocar en sus conciertos de este año.

La música made in Venezuela

Aunque Panasuyo haya editado su Monte y culebra en el 2006, fue en este año que tuve el inmenso deleite de escuchar su ópera prima. Es por ello que considero a este disco como el mejor del 2007 en cuanto a talento nacional se refiere. Desenfado, genialidad, beats y el cam-bur-pin-tón de su cuatro lograron fusionarse para hacer de este disco una extraordinaria producción.

Otro de los discos destacados de este año es Lágrima, de Capitán Melao, editado por la disquera que tiene junto a Erick Aldrey, Black Beans Music. La primera producción como solista de Javier Weyler no sólo rebasó las iniciales expectativas que tenía de este disco, sino que su sólida propuesta de electro-pop terminó por convertirse en uno de los discos más vendidos en el portal de Itunes, gracias al excelente sencillo Estelar cantado a dúo con Natalia Lafourcade.

Asimismo, Erick Aldrey, bajo el seudónimo de Le picó, editó un disco muy bien logrado, elocuente de un dance exquisito y bastante depurado. Destaca su maravillosa interpretación de Mulata, original de Joe Cuba; y el tema que da inicio al disco, I don’t wanna miss you, uno de los mejores tracks de música electrónica que he escuchado en mucho tiempo.

Masseratti 2lts no podía dejar de estar en estos párrafos que hablan de lo mejor de la música de este año. Cuentos de ada nº6 es otra muestra del enorme talento de los hermanos Gómez, quienes nos han acostumbrado a una excelente cita musical anual, esta vez teniendo como invitados a otras agrupaciones musicales. Destaca la excelente colaboración de Los Amigos Invisibles, Piedra swinging jam, por la homogeneidad del resultado: un tema en el que confluye lo mejor de ambas agrupaciones.

El regreso a lo grande del french-house

En lo que a dance se refiere, el 2007 tiene un sinónimo indiscutible: Justice. Este dúo francés editó Cross, un excelente disco que hizo que nuestros oídos retrocedieran a los años de 90, rememorando la época dorada del french-house. Y, aunque escuché poca música electrónica este año, me atrevo a decir que este ha sido el mejor disco del año de este género. Muchos otros portales de Internet, la prensa especializada y miles de fanáticos de la música electrónica sintieron lo mismo que yo cuando escucharon a este magnífico dúo.

El último disco de Daft Punk, Alive, es también otro de esos discos antológicos. De hecho, se debe tomar en forma literal esa aseveración, pues prácticamente es un catálogo de sus mejores temas, sólo que Alive resultó ser mucho más que eso. El orden en el que interpretan los temas y lo acertado de la mezcla hicieron que este disco sea otro de los mejores de este año. El dance recuperó su notoriedad precisamente porque se dedicó a lo que indica su etiqueta: hacer bailar a la gente.
Los que seguirán haciendo música desde el cielo

Este año también significó la partida de muchos de los grandes músicos de todos los tiempos. Luciano Pavarotti estuvo considerado como la voz máxima del canto lírico de la segunda mitad del siglo 20 y dedicó su carrera a la masificación de la ópera, género que siempre ha estado asociado a las élites. Por ello recibió mucho rechazo de los sectores más conservadores de la ópera, pero ganó un inmenso reconocimiento a nivel mundial que se tradujo recientemente en la tristeza que generó su muerte.

Por otro lado, Aldemaro Romero fue considerado también uno de los grandes músicos del mundo entero. Inventó la Onda Nueva, compuso tanto temas de música académica como de música popular y sus canciones románticas son verdaderos himnos del amor. Mucho de su repertorio académico sigue inédito y sus canciones más célebres decidieron instalarse por siempre en nuestras memorias. Lamentablemente no contamos más con su presencia, pero lo que afortunadamente perdurará será la magia de su música.

La mejor orquesta sinfónica juvenil del mundo y su mejor año

Este fue un gran año para el sistema de Orquestas Sinfónicas Infantiles y Juveniles de Venezuela, y para Gustavo Dudamel. Su nombramiento como director titular de la Filarmónica de Los Ángeles, a partir del 2009, le confirió una atención a nivel mundial que pronto confirmaría su gran talento como joven director. Personalidades de la talla de Sir Simon Rattle, Lorin Maazel y Daniel Barenboim dirigieron grandes halagos hacia este músico barquisimetano.

Más recientemente Dudamel, junto a la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar, debutaron a lo grande en la ciudad de Nueva York tocando en el recinto más famoso del mundo entero, el Carnegie Hall. Sin embargo, lo que la prensa neoyorquina consideró como la verdadera prueba de fuego en la Gran Manzana fue el momento en el que Dudamel tomara la batuta, a finales de noviembre, para dirigir una de las orquestas más importantes del mundo entero: la Filarmónica de Nueva York.

Como era de esperarse, Dudamel superó ese difícil desafío, ganándose el respeto y la admiración de los músicos de la orquesta, quienes le entregaron como reconocimiento una de las batutas de Leonard Bernstein, el director que más ha querido la ciudad de Nueva York. Los elogios y aplausos del público presente en el Avery Fisher Hall del Lincoln Center, vinieron de personalidades como Plácido Domingo, Paquito D’Rivera y Bobby McFerrin.

A continuación les posteo, a manera de síntesis, mi lista de lo mejor del 2007:

1. No place like soul – Soulive
2. Back to black – Amy Winehouse
3. A tale of God’s Will (A Requiem for Katrina) – Terence Blanchard
4. Cross – Justice
5. Lifeline – Ben Harper
6. Game Theory – The Roots
7. Monte y culebra – Panasuyo
8. Mago - Billy Martin & John Medeski
9. Ingravitto – Macaco
10. Estrellas del caos – Desorden Público
11. Lágrima – Capitán Melao
12. In my element – Robert Glasper
13. Eat me, drink me – Marilyn Manson
14. Finding forever – Common
15. As cruel as children – Gym Class Heroes
16. Djin djin – Angelique Kidjo
17. Le Picó - Le Picó
18. Alive – Daft Punk
19. Cuentos de ada nº6 – Masseratti 2lts
20. Italia – Chris Botti


La Vida es una Nota se despide de ustedes, por lo que resta de este año 2007, deseándoles que pasen ¡Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo!

miércoles, diciembre 05, 2007

Again, the eternal doubt


I wonder if I’ll
ever see you again
LENNY KRAVITZ


When I go to New York I definitely love to walk through Times Square. It’s not just to see the lights, the stores, the ads. Besides, I enjoy staring at all those people that come to this great place with their cameras, with their looks of astonishment on their faces. I also love to visit the Virgin Megastore. I could spend hours there by just looking and looking at the Cd’s, the shirts and everything else on sale there.

This time, after visiting the Virgin store, I crossed the street and entered the Element store -which is right next to the MTV store. I went in to look for some sunglasses, but then I saw some shirts that would definitely look great on my sister. I started, then, to find a shirt for her.

The problem was that I didn’t remember which size was my sister’s, but all of the sudden I saw this girl that appeared to be one of the saleswomen of the store. She was thin and had her body pretty much like my sister’s. I approached her and asked her which size was hers.

-“It depends, sometimes it’s small, sometimes it’s medium, it depends actually on the brand; what were you looking for?”, she asked.
-“I’m looking something for my sister, she just got a body like yours, she’s thin like you, the thing is… that she has…”, and then I started to point my chest in order to let her know with my hands that my sister had big breasts. I laughed, in fact, I was a little embarrassed. She also laughed. She had a beautiful smile.
-“Ok, let’s find a shirt for your sister”, she said while she started to show me some shirts, but I didn’t really like them; I just thought they weren’t my sister’s type and, because of that, I told her:
-“The thing is that my sister is very hard to please, you know?”
-“It’s okay”, she answered, and in the meantime she asked where I was from. I told her that I was from Venezuela.
-“I’m from the Caribbean too! –she said really impressed- I’m from the Virgin Islands; actually my best friend is from there, from Venezuela.”

She found a shirt that I liked, but I still doubted if that one would fit on my sister. She told me that she could put the shirt on, if that would help me. “Thanks!”, I said, really surprised; she was being really nice. She putted the shirt on and she looked even prettier… she asked me if that looked okay. I told her that she couldn’t look better. I was being honest. Now I’m pretty sure that was exactly the moment when I fell in love with her. I bought the shirt, came out of the store and took the subway back to my hotel. And yes, I started thinking of her and I just couldn’t stop doing it.


When I got back to the hotel and took a shower, I felt that I had to do something. Make something up; I don’t know, do something to see her, to talk to her, to know her. I really needed to see her again! I made up my mind and decided to go to the store, say to her that I had shown the shirt to my sister by a webcam and that she had totally loved it. So, I definitely needed to thank her for that.


The next day I returned to the store. I saw her and felt pretty nervous. She was helping a couple of girls, so I had to wait a little. She finally was all alone and I went to talk to her.

-“Do you remember me? I was buying something for my sister and…”.
-“Yeah! Of course I do!”, she interrupted me and then waited for me to go on.
-“Well, I showed my sister the shirt by a webcam and she totally loved it, so I came here to thank you”
-“That’s okay… don’t worry”.
-“Actually I was wondering if you would like to have a cup of coffee somewhere near here, so…”

She laughed and, suddenly, she took my hand, said something I didn’t understand to one of her coworkers and finally we came out of the store. We started to walk so fast that I, for an instance, thought we were actually running. She said to me that she was taking a short break. I’m afraid she was speaking literally.

Although we spent less than five minutes together, we got a chance to get to know each other a little. She told me that her family was living in Canada and she didn’t know if she was going to join them soon. In fact, she was taking it under consideration pretty seriously. I told her that I was in New York to go to an audio engineering convention, and that I was considering to get into a musical production program here in New York. We got back in front of the store, I guess it was time to say goodbye. I asked her if she had Messenger, Skype or any other way so I could contact her. I also told her that I was coming back to New York in December. She didn’t say anything. She just stared at me with her beautiful smile in her beautiful face. I insisted that I wanted to see her again and asked her what could I do to stay in touch with her. I was feeling really desperate because she wasn’t saying anything. Finally, she entered the store and while she was closing the door, she looked at me, still smiling, and said:

“Don’t worry… if you come back in December… at least you’ll know where to find me…”