La vida en un poema escrito en una servilleta. La vida en un Fa sostenido. La vida en una canción reproducida por un iPod. La vida en una nota.

Life on a love poem written on a napkin. Life on a F-sharp. Life on a tune played by an iPod. Life on a note.

sábado, junio 28, 2008

Sergio Mendes: música que encanta


En las décadas de los 60 y los 70 Sergio Mendes se encargó de presentarle al mundo la exquisita música que se estaba haciendo en Brasil. Para ello, tomó algunos clásicos del pop mundial y les hizo arreglos de música brasilera. Asimismo, a los clásicos de la música brasilera les hizo arreglos para que sonaran como verdaderos himnos del pop. Hace un par de años Sergio Mendes se reunió con Will.i.am de los Black Eyed Peas. Este encuentro musical, titulado Timeless, consistió en arreglar los clásicos de Sergio Mendes al hip-hop, con el propósito de mostrarle la música del artista brasilero a la generación del iPod. Este año Sergio Mendes edita Encanto, una placa con una premisa muy parecida a la de su predecesora: canciones brasileras arregladas en géneros anglosajones, cantadas por célebres artistas; sin embargo, también ostenta una pequeña pero contundente diferencia: de acuerdo a Sergio Mendes, este disco debía sonar más “brasilero”. Para ello lo grabó en Río de Janeiro y en Salvador de Bahía. Will.i.am repite en la producción de 4 canciones: The look of love, donde se escucha la tierna voz de Fergie; Funky bahia, donde canta él mismo; Odo-Ya, donde se escucha el ritmo fiestero de Carlinhos Brown y Agua de beber, donde este clásico de Jobim se convierte en una pista sobre la que rapea con gracia el líder de los Black eyed peas. De igual forma, se pueden escuchar las colaboraciones de Jovanotti en Lugar comun, y de Juanes en Y vamos ya, entre otros. Encanto es un disco que te sube el ánimo y que te da unas ganas irrefrenables de cantar y de bailar cuando lo escuchas. Bueno, es lo que siempre pasa cuando escuchas buena música del Brasil.

Nota: les posteo el primer promocional del disco, Funky bahia, interpretado por Will.i.am junto a Carlinhos Brown.

Sergio Mendes "Funky Bahia"


martes, junio 24, 2008

¡Gracias Blog!

Querido blog,

Nunca pensé que pudieras darme tantas satisfacciones. No exagero al afirmar que la vida me ha cambiado desde el momento en que escribí la primera entrada. No sólo porque gracias a ti me comprometí con una de las grandes pasiones de mi vida que es escribir; sino que también he tenido la gran posibilidad de contactar con personas a las que sin ti jamás habría podido conocer.

Nunca pensé que escribiendo cosas tan personales pudiera construir, con letras, pequeños espejos de mis sentimientos en las otras personas que las leen. Tú siempre te encargas de sorprenderme: los escritos a los que les tengo más cariño no necesariamente son los más comentados, así como los que he creído más “nulos” muchas veces son los que terminan siendo los más celebrados. De todas formas, cada escrito que he posteado es especial para mí. Cada uno de ellos tiene asociadas una carga afectiva intrínseca y las respuestas de las personas que se han sentido identificadas con ellos.

Una vez alguien dijo que los blogs te daban la posibilidad de armar “diálogos mágicos” con personas de todo el mundo. Yo tengo que darle toda la razón a esa persona ya que, con profunda humildad e inmensa felicidad, puedo decir que me han escrito personas desde Ciudad de México, Madrid, Santiago de Chile, Los Angeles y Honduras.

Pero que lo más te agradezco de todo corazón es que, gracias a ti, haya podido conocer a gente tan especial. Gracias a La Vida es una Nota he podido hacer cosas tan maravillosas como:

* Recibir premios de mis otros panas blogueros.
* Asesorar a unos panas con un corto que estaban haciendo.
* Conocer a Einar Goyo Aponte, una de las personas que más sabe de música clásica en esta ciudad.
* Mirar de cerca la bella y cautivadora sonrisa de una Princesa caraqueña que lleva el apellido Contaris.
* Conocer y conversar con la pequeña y dulce Yessy -pero que en verdad desea que la llamen Sophie- y, más recientemente,
* Conocer a cuatro mujeres en una sola.

Ya va, pero ¿cómo es eso?

Bueno, me refiero a Andreína Rancel. Ayer tuve el inmenso placer de conocerla. Hablamos de despecho, Palahniuk, blogs, buenos libros venezolanos (y de uno que en verdad es pésimo) y Nueva York, entre muchas otras cosas. Ella tomando Cuba Libre (aunque la verdad es que era muchísima más Coca-Cola que ron), y yo tomando vino tinto. Ella fumando Belmont y yo Marlboro. Ella fascinándome con su espectacular personalidad y yo confirmando esa poderosa intuición que me permite tener una idea muy buena de cómo será conocer una persona con tan sólo leer lo que escribe. Sin embargo, debo reconocer que mi intuición se quedó corta. Nina como que se encarga de sobrepasar las expectativas que uno pueda tener de ella. In a good way, of course.

¿Qué tal fue conocerla? Creo que se puede resumir en esto: En el inicio de nuestra conversación, Nina me dijo: “Yo suelo desatar pasiones: la gente me ama mal o la gente me odia a muerte”. Do I really need to say that she can include me into the ones that love her badly?

Por todo eso y por todo lo mejor que siempre está por llegar…

¡Gracias!

Al Green: así suena el soul hecho por leyendas


Al Green es, en la actualidad, la leyenda viviente del soul más activa de la escena musical. No sólo ha editado un disco –con material inédito- cada dos años durante la última década, sino que son excelentes producciones. La semana pasada salió al mercado Lay it down; en mi opinión, el mejor disco de los últimos que ha editado. Para la grabación de este disco, Al Green se hizo rodear del mejor talento joven de la música negra de estos tiempos: Anthony Hamilton, en la funky You’ve got the love I need; Corrine Bailey Rae, en la sexy Take your time y John Legend en la romántica Stay with me. Cada uno de estos cantantes le aportó a cada canción su distintivo tono vocal, haciendo que cada colaboración suene impecable. Sin embargo, las canciones donde El Reverendo canta solo son, desde mi punto de vista, las mejores. El atributo que quizá mejor define a Lay it down es su estilizado sonido. Sigue sonando a lo mejor del Al Green de los setenta, pero tiene un toque, aunque tímido, muy moderno. De eso se encargó el productor, Ahmir “?uestlove” Thompson, baterista y líder de The Roots -quien también grabó las baterías de este disco. Al Green confirma con Lay it down, que sigue siendo una de las leyendas indiscutibles del soul, precisamente porque puede terminar haciendo el mejor disco de soul que este humilde servidor ha escuchado en lo que va de año.

Nota: les posteo una presentación en vivo de Let’s stay together, uno de sus grandes clásicos.



viernes, junio 20, 2008

Insoportable

Sueles pasar por la oficina un día a la semana. Lunes o martes, no sé. Siempre preguntas por Roberto, el que maneja lo del servicio comunitario. Imagino que te reúnes con él para cuadrar lo del proyecto de reciclaje que él coordina.

Sé que estás a punto de entrar a la oficina porque hablas durísimo, como quien aspira a que todo el mundo se entere de lo que estás hablando. Todos como que tienen que escucharte.

También te ríes bastante, con ganas. Eres escandalosa. Cumples con los requisitos de quien desea ser el centro de atención. No sólo es que hablas duro, sino que el timbre de tu voz también resulta un poco molesto. Eres insoportable.

Pero eres linda, también. Blanquita, pelirroja y, aunque flaquita, linda. Me gustaría conocerte y, me temo, que a ti también te gustaría que te conociera. Me gustaría saber si, en realidad, eres tan insoportable como pareces.

Por lo que he escuchado de tus conversaciones (monólogos, a decir verdad) con tus amigas, pareciera que te la pasaras peleando, carajo. Igual cuando estás hablando por el celular. Eres un conflicto andante a todo volumen. ¿No será que, por si fuera poco, también eres cuaima?

Porque algo me dice que eres pura bulla.

¿Cómo saberlo entonces?

Por eso es que te quiero conocer.

Porque, aunque seas insoportable, ¡me gustas, coño!

lunes, junio 16, 2008

Kenna: make sure you listen to his music


A finales del año pasado se editó una de las propuestas musicales más interesantes que haya escuchado en mucho tiempo. El artista: Kenna. El disco: Make sure they see my face. Producido por la dupla de exitosos productores de hip hop, The Neptunes, esta placa se cocinó a fuego lento: tomó cuatro años en consolidarse. Y eso se nota al escucharlo, en términos de concepto, arreglos y producción. Hip-hop, funk, new wave y post-punk se fusionan impecablemente en cada uno de los doce temas de este trabajo. La voz de Kenna, rítmicamente deliciosa, flota sobre cada una de las pistas, construyendo atmósferas hipnóticas. Kenna pareciera ser un arquitecto de espacios sonoros. Discúlpenme las metáforas: no encuentro otra forma de describirles cómo suena Make sure they see my face. Es más, hagan una cosa: escúchenlo. Es todo lo que pretendo con este post.

Nota
: les posteo una presentación en vivo de Say goodbye to love, el primer single del disco.


jueves, junio 12, 2008

Las abrazonas


Las abrazonas son unas gozonas
ANÓNIMO



Las abrazonas son ese tipo de mujeres que se la pasan abrazando a todo el mundo. Uno pudiera pensar que es porque son muy cariñosas y que el abrazo se les hace el medio perfecto para expresar todo su cariño. Pero no. Sólo quieren demostrarle al mundo lo populares que son, cuántas personas conocen y, sobre todo, a cuántas personas abrazan.

Yo sólo abrazo a las personas a quienes les tengo un cariño especial, o a las que quiero mucho y tengo un buen tiempo sin ver. Las abrazonas no comparten ese mismo criterio. A lo mejor te ven por la mañana y te abrazan pero, si te vuelven a ver por la tarde, van, te saludan y te vuelven a abrazar por supuesto. Y no te abrazan porque te quieran o porque sientan algo especial por ti. Te abrazan porque son abrazonas y punto.

Una vez salí con una abrazona. La conocí en la universidad y se tripeaba, como yo, ir a conciertos. A los dos nos gustaba Masseratti 2lts, así que cuadramos para ir a un toque que iban a dar en el Corp Group. Sería nuestra primera cita pero, por lo que estoy a punto de contarles, terminó siendo la única.

El concierto estuvo fino, pero cuando terminó y yo me disponía a salir del recinto, ella me detuvo y me dijo que me esperara, que ella quería saludar a los de Masseratti. Según ella, eran sus “panas del alma”. Habló con un seguridad, lo mareó con una buena labia y su buen par de tetas y logramos entrar al camerino. “¡Armando! ¡Fernando! ¿Cómo están mis morochos?”, les gritó a los hermanos Gómez y los abrazó fuertemente. La verdad es que incluso dudo que los conociera. Sus caras no parecían ser las de alguien que saluda a una “pana del alma”. Sin embargo, hicieron lo que yo mismo hubiese hecho si veo que una tetona viene a abrazarme con mucho cariño: le devolvieron el abrazo. (Ahora que pongo eso, la verdad es que no sé si un abrazo se puede devolver.)

“¿Y dónde va a ser la after-party mis morochos?”, les preguntó ella, más melosa que nunca. Ellos le dijeron que se iban a rumbear a Suka, en el San Ignacio, pero mostrando poco interés de querer verla allá. Imagino que ya estaban empalagados de tanto cariño exagerado. “Bueno, ¡nos vemos allá entonces mis morochos!”, se despidió de ellos, propinándole sendo abrazo a cada uno. Y fuimos.

Cuando llegamos al San Ignacio saludó y se abrazó con cuanto conocido se encontraba. Atravesar esa alfombra roja del esnobismo caraqueño que es el pasillo entre Whisky Bar y Suka nos tomó como una hora. No sólo abrazaba a todo el mundo sino que se ponía hablar con ellos un rato largo. A mí no me paró ni medio. No sólo eso, sino que cuando empezábamos a hablar para conocernos –para eso es que son las citas, ¿no?-, llegaba alguien que la conocía, interrumpiendo nuestro intento de diálogo. Finalmente llegamos a Suka y nos encontramos con los morochos lindos. Como era de esperarse, en lo que vieron que la abrazona volvería a hacerle justicia a su nombre y volvería a abrazarlos, los carajos se hicieron los locos y siguieron bebiendo y hablando con los panas con los que estaban. En lo que vio que ya no había más nadie a quién saludar, o mejor dicho, abrazar, se dignó a hablar conmigo. Me dijo que conocía a Asier y a El Enano de Caramelos de Cianuro, a Arístides de Malanga y a Leo de Fauna.

- Son burda de panas, cada vez que dan un concierto voy y los saludo.
- Y los abrazas, me imagino…
- ¡Pero claro! ¡Son demasiado panas!
- ¿Son tus panas del alma?
- Jaja, no tanto así, ¡sí eres exagerado! -¿y ahora yo soy el exagerado?

En eso se acercó alguien que conocía a la abrazona e interrumpió nuestra conversación, por enésima vez en la noche. Menos mal, lo más seguro era que terminara diciéndole un poco de vainas a la pendeja esa porque ya me tenía arrecho. Llegó más gente a Suka mientras transcurría la noche, lo que significaba que habían más personas a las que la abrazona podía, en efecto, abrazar. Para ese momento ya podía considerarme completamente ignorado por ella. Por suerte, me conseguí a mi primo afuera de Suka.

- ¡Primo! – me saludó con verdadero cariño, no como el de laqueteconté.
- ¿Qué dice el miki?
- Todo fino man, ¿qué estás haciendo? Si quieres te vienes pa’ mi casa, mis viejos se fueron pa’l apartamento de La Guaira, y voy a hacer una curdita. Ya cuadré con un poco ‘e culos que lo que van es pendiente.
- ¡Plomo!

En lo que estaba a punto de partir con mi primo, me encontré con la abrazona. Me preguntó que para dónde iba, que “ahora es que la cosa se estaba poniendo buena”. Le dije que estaba ladillado, que me iba para una reunión en casa de mi primo.

- Ay, ¿y ese es tu primo? ¡Mucho gusto! -y, antes de que pudiera advertirlo, mi primo ya estaba apresado por los brazos y el cariño exagerado de la abrazona.

Lo único de lo que me enorgullezco en esa noche, es que pude despedirme de la abrazona de una manera bastante chocante, al menos para ella.

No dejé que me abrazara.

lunes, junio 09, 2008

¿A qué suena un edificio?


¿Alguna vez se han preguntado cómo “sonaría” un edificio?

David Byrne, reconocido músico norteamericano -líder de la extinta banda The Talking Heads-, se ha encargado de diseñar una respuesta a esa interrogante en forma de una instalación que lleva el nombre de Playing the Building. Para ello, instaló un órgano de iglesia dentro del edificio Battery Maritime Building –antiguo terminal de Ferry, ubicado en el Bajo Manhattan de la Ciudad de Nueva York- y lo conectó a tuberías -de agua y de calefacción-, columnas de concreto, pilares de metal, paredes y ventanas.

La idea se centra en la definición propia del sonido: generar ondas –perturbaciones en el medio- que se propaguen con cierta amplitud, frecuencia y longitud de onda. Hablando en criollo: el órgano emitirá aire hacia los componentes de la estructura del edificio y estas vibraciones son las que terminarán por convertirse en ondas sonoras.

En la actualidad, Byrne bien pudiera considerarse un “artista”, más que un simple músico. Hace un par de años, editó un libro muy interesante llamado
Arboretum, donde, mediante dibujos, diagramas, mapas mentales y escritura automática- se encargó de “racionalizar lo irracional”: tratar de explicar la creatividad a través de aproximaciones científicas. Asimismo ha hecho cortometrajes –musicalizados por él mismo- utilizando imágenes y el programa Powerpoint. Playing the building es otra elocuente muestra de su esfuerzo por usar al arte como canal para la expresión musical.

Debo confesarles que, cuando me enteré de la existencia de esta instalación, me pareció un poco rebuscada, pensé que no tenía mucho sentido. Sin embargo, leyendo algunas entrevistas a Byrne y algunas reseñas de la instalación, hechas por medios neoyorquinos, mandé al carajo mi inicial reticencia. No sólo porque ahora me considero totalmente cautivado por esta peculiar propuesta de arte urbano, sino por las interrogantes que plantea: ¿puede esto considerarse “música”?, ¿quién traza la línea entre “sonido” y “música”? ¿Quién decide a fin de cuentas qué es lo que es “arte” en esta instalación?: ¿el artista?, ¿el espectador? ¿Quién es “el artista” en esta instalación?: ¿el que sienta a tocar el órgano o David Byrne?

A continuación, les posteo un video de la instalación, que estará abierta al público –quien podrá montarse en el órgano, y así “tocar” al edificio- hasta comienzos del mes de agosto del presente año.



viernes, junio 06, 2008

In memoriam: Eugenio Montejo


La noticia me tomó por sorpresa, temprano, a las 7 de la mañana. La voz de Aymara Lorenzo, quien leía el titular de El Nacional, fue la encargada de transmitirme este triste acontecimiento: “Falleció el poeta venezolano Eugenio Montejo”.

Inmediatamente después de escuchar la noticia, recordé con nitidez el día en que tuve la fortuna de conocerlo. Fue en una mesa redonda, coordinada por mi gran maestro de Literatura Arturo Gutiérrez Plaza junto al grupo literario Lugar Común, en la Universidad Simón Bolívar. Allí, me atreví a recitar, frente a él, uno de mis poemas predilectos:


LA POESÍA

La poesía cruza la tierra sola,
apoya su voz en el dolor del mundo
y nada pide
-ni siquiera palabras.

Llega de lejos y sin hora, nunca avisa;
tiene la llave de la puerta.
Al entrar siempre se detiene a mirarnos.
Después abre su mano y nos entrega
una flor o un guijarro, algo secreto,
pero tan intenso que el corazón palpita
demasiado veloz. Y despertamos.



Al terminar de recitarlo, nos dijo:

“Eso es lo que hace la poesía: abrirnos los ojos.
Con ella, despertamos…”

También tuve el gran privilegio de participar en un taller de poesía que dictó en el Corp Group, en la semana de la poesía que en ese año se dedicó a él. Fueron dos mañanas mágicas en las que, con su enorme sabiduría y su inmensa humildad, compartió, con nosotros, su pasión por la poesía. Allí me le acerqué, volví a expresarle la profunda admiración que sentía por su poesía y él me firmó una copia de mi poemario favorito en todo su catálogo: Papiros amorosos (Fundación Bigott, 2003).

Esa misma semana ofreció un recital que quedará por siempre en mi memoria. Eugenio Montejo, rodeado de una tenue luz y en compañía de un arreglo floral y una copa de vino, nos brindó lo mejor de su arte. Al finalizar, la audiencia agradeció, con emocionantes aplausos, las sublimes caricias al alma que fueron para nosotros todos esos versos que declamó esa maravillosa noche.

Él concluyó el recital, diciéndonos:

“Una vez me preguntaron que cuál era, entre todas las palabras del castellano, mi palabra favorita. Mi palabra favorita es la que deseo expresarles a todos ustedes en este momento: ¡Gracias!”

¡Gracias por su poesía Maestro!

martes, junio 03, 2008

Interrogantes dentro de una camionetica


Me monto en una de las camioneticas que salen de Chacaíto para El Cafetal. Son las dos de la tarde. Hace mucho calor. Ya no quedan asientos libres en la camionetica. Ni modo, iré parado. Tengo que llegar rápido a casa. Entro y, como siempre, observo…


¿Por qué nadie responde a mis “buenas tardes”?

¿Por qué hay tanto tráfico en Las Mercedes a las dos y media de la tarde?

¿Por qué el conductor está tan amargado?

¿Por qué la salsa erótica es lo que siempre suena dentro de una camionetica?

¿Cómo puede quedarse dormido ese señor con tanto calor acá dentro?

¿Por qué nadie le cede el puesto a esa señora tan mayor que acaba de montarse?

¿Por qué ese motorizado se cambia de canal tan de repente?

¿Por qué ese Polibaruta no le dice nada a ese motorizado?

¿Por qué estas camioneticas están tan destartaladas?

¿Por qué se empeñan en reparar la calle justo a esta hora?

¿Por qué nadie dice nada?

¿Por qué toda esta resignación?

¿Por qué siento que mi propia ciudad me expulsa?

¿Será que me tengo que ir?


¿O será que me quedo en la próxima parada?