La vida en un poema escrito en una servilleta. La vida en un Fa sostenido. La vida en una canción reproducida por un iPod. La vida en una nota.

Life on a love poem written on a napkin. Life on a F-sharp. Life on a tune played by an iPod. Life on a note.

lunes, diciembre 22, 2008

¿A qué sonó el 2008?


Este año que está por concluir nos brindó una oferta musical ciertamente deliciosa. Numerosas producciones musicales de grupos ya consolidados (AC/DC, Metallica, Madonna, Al Green, The Roots, Luis Alberto Spinetta) y de nuevos talentos (Ximena Sariñana, Kenna, José James, Santogold, Joystick, Cabezón Key) inundaron los anaqueles de las tiendas y los discos duro de los computadores de una audiencia cada vez más ávida de nuevas y refrescantes propuestas.

Este año finalmente se editó el anticipado Chinese Democracy de Guns N Roses, luego de 17 años de espera. El resultado: un disco que ha obtenido críticas dicotómicas; mientras unos dicen que el álbum está sobre-producido y que no tiene ni los vestigios de lo que fue esta gran banda a comienzos de los 90, otros aplauden el talento compositivo de Axl Rose. En mi opinión, este disco ostenta excesivos e innecesarios arreglos, tiene apenas un par de buenas canciones y su calidad nunca justificará el largo tiempo que tomó para ser editado. Demasiada fanfarria para tan poca sustancia.

Pero también hubo buenos regresos. Como el de Metallica, quienes, de la mano del extraordinario productor Rick Rubin, editaron Death Magnetic: un disco que captura lo mejor de la Metallica de mediados de los 80 (Ride the lightning (1984), Master of Puppets (1986)) y de la de finales de los 90 (Load (1996) y Reload (1997)). Esta producción logró ser el número uno de ventas y recibió el aplauso unánime de la crítica.

A nivel nacional también hubo muy buenas noticias para la música. A finales del año pasado se editó el que, en mi opinion, ha sido el mejor disco de rock nacional que se ha editado en los últimos cinco años: Lonchera, del cuarteto Joystick comandado por Carlos Eduardo Reyes. Asimismo Viniloversus, sin duda la banda emergente del año, editó su ópera prima El día es hoy: un sorprendente trabajo de hard rock que desde ya hace que tomemos en cuenta a esta banda en los próximos años. Igualmente este año tuve el inmenso privilegio de asistir al que ha sido el mejor espectáculo ofrecido por una banda nacional: el concierto que ofreciera Masseratti 2lts en el Aula Magna para promocionar su más reciente producción titulada Cuentos de ada # 6 (2007). Fue un show de alta factura que nos mostró que el inmenso talento de los hermanos Gómez no se reduce al arte musical, sino que supieron configurar una experiencia audiovisual de alta factura. Fue un concierto inolvidable.

Un párrafo aparte merece Suka: jazz en directo, disco doble que se editara a finales del 2007, un verdadero testimonio sonoro de lo que el cuarteto liderado por Pablo Gil se encarga de hacer las noches de los martes en Suka Bar, en el Centro San Ignacio. El primer disco de esta ambiciosa producción se titula Jazz- Rock Fusion grabado, nada más y nada menos, que junto al célebre guitarrista norteamericano Mike Stern -extraordinario músico que ha tocado junto a Miles Davis y Jaco Pastorious, entre otros. En esta primera parte del disco, el sonido corresponde a un jazz clásico, aderezado por la Telecaster distorsionada de Stern. El segundo disco se llama NuJazz, donde se incorporan el guitarrista Juan Ángel Esquivel –miembro permanente del cuarteto- y Dj Metra, quien despliega su aporte de scratchs y de música electrónica de manera muy sutil y apropiada. Acá el sonido es más funky, con evidentes influencias del acid jazz de Maceo Parker. En resumen, Suka: jazz en directo representa una de las mejores grabaciones en vivo realizadas en nuestro país, resultado de una acertada asociación entre Pablo Gil y Rafael Gómez -dueño de Suka Bar: mi local favorito de Caracas. Por ello, es que he considerado a este disco como lo mejor que se ha editado este año a nivel nacional.

El 2008 también fue un gran año para la música negra. Personalmente considero que, dentro de los géneros del funk, R&B y hip-hop, fue que se editaron los mejores discos de este año. El sorprendente Make sure they see my face, de Kenna, nos demostró que la fusión del funk con el post-punk puede sonar sublime gracias al trabajo de The Neptunes. Lay it down, la más reciente producción de Al Green, nos trajo de vuelta el fantástico sonido que hiciera al Reverendo famoso en la década de los 70, gracias al sorprendente trabajo que hiciera Ahmir “?uestlove” Thompson como productor. Y hablando de ?uestlove, no podemos dejar de mencionar el gran disco que editó con su banda The Roots: Rising down, un disco sombrío inspirado en la violencia que azota a la ciudad de Philladelphia –ciudad natal de la agrupación-, confirmando una vez más por qué está considerada como la mejor banda de hip-hop de todos los tiempos. Aprovechando que estamos en el terreno del hip-hop, es obligatorio mencionar el impresionante trabajo que hizo Q-Tip a finales de este año: The Renaissance, un verdadero renacimiento que, por muchos –donde también me incluyo-, ha sido considerado como el mejor disco de hip-hop del año. También Erykah Badu, luego de ocho años, editó su New Amerykah pt.1, un discazo donde nos ofrece lo mejor de su R&B junto a productores como Madlib y Raphael Saadiq, quien editó The way I see it, homenaje que rindió homenaje al soul de los 50 y que también fue elogiado por la crítica.

A continuación les posteo lo que, en mi opinión, fue lo mejor del 2008:

1. Make sure they see my face - Kenna
2. Jim - Jamie Lidell
3. Lay it down - Al Green
4. The RenaissanceQ-Tip
5. Rising down - The Roots
6. Suka: Jazz en directo - Pablo Gil
7. Lonchera - Joystick
8. The dreamer - José James
9. New Amerykah pt. 1 - Erykah Badu
10. Earfood - The Roy Hargrove Quintet
11. EvolverJohn Legend
12. Un mañana - Luis Alberto Spinetta
13. Teraphonic overdubs - Chris Joss
14. The way I see itRaphael Saadiq
15. RageLettuce
16. Place 54Hocus Pocus
17. Mediocre - Ximena Sariñana
18. El día es hoy - Viniloversus
19. Cabezón Key - Cabezón Key
20. 808’s & HeartbreaksKanye West
21. Consolers of the lonely - The Raconteurs
22. Low in cash rich in loveEric Lindell
23. SantogoldSantogold
24. Dear scienceTV on the radio
25. Remind me in three daysThe Knux
26. Los AngelesFlying Lotus
27. Back to nowLabelle
28. Tales from the beachIncognito
29. The odd coupleGnarls Barkley
30. Pebble to a pearlNikka Costa

La Vida es Una Nota se despide hasta el año que viene. Desde acá les deseo lo mejor, esperando que nos podamos volver a encontrar en este espacio el año que viene.

jueves, diciembre 18, 2008

808’s & Heartbreak: ¿experimento?, ¿fracaso?, ¿obra maestra?


Hay ciertos discos en la trayectoria de un músico que suelen desviarse de la línea que por mucho tiempo se han esforzado por trazar. Estos álbumes muchas veces se editan de manera intencional “externa”–propiciado por las disqueras para no cansar el gusto del público- o “interna” –motivado por el propio artista que en algún momento de su carrera siente que debe experimentar y probar suerte fuera de su “comfort zone”. (Hay músicos que, para ese disco, incluso hacen versiones de otros artistas o reinterpretan sus propios éxitos con nuevos arreglos.)

Cuando uno escucha 808’s & Heartbreak (2008), la más reciente producción de Kanye West, uno pareciera estar escuchando al primer disco experimental dentro del catálogo de West. La única certeza que uno se atreve a afirmar es que este es un disco distinto. Acá Kanye no rapea una sola línea, por el contrario, “canta”. Y le pongo comillas al verbo en cuestión porque, para ello, el Sr. West se ha apoyado en una herramienta, atractiva pero agotadora, denominada “Auto-tune” que, como su palabra lo indica, automáticamente lleva la voz hacia la nota correcta, lo cual resulta muy conveniente para personas que no pueden mantener por mucho tiempo –o con mucha precisión- la nota correcta. O para decirlo en castellano: es perfecto para personas que no saben cantar.

Ahora bien, esto de que un rapero salte el charco para cantar no es nada nuevo. Muchos lo han hecho, con poco éxito. Están las salvadas excepciones de Mos Def, Andre3000 (Outkast), R. Kelly y de extraordinarias cantantes como Lauryn Hill y, más recientemente, Estelle, quienes han podido desarrollar ambas cualidades con sobrado éxito. De manera que Kanye West no está innovando para nada en este aspecto en particular. De hecho, muchos le han criticado –y yo también lo hago- el excesivo uso del Auto-tune, prácticamente una marca personal de un verdadero cantante de R&B que el mismo Kanye ha producido en más de una ocasión: T-Pain.

Sin embargo, el disco no deja de ser bueno. De hecho, es muy bueno. Lo que pasa es que estamos hablando de un personaje que ha sido intencionalmente polémico por un ego que él mismo no ha podido controlar y que hasta le ha traído problemas recientemente –una pelea con un paparazzi a quien le destrozó la cámara en el Aeropuerto de Los Ángeles. De manera que la prensa se ha agarrado de estas inconsistencias para vengarse del Sr. West con duras críticas, alegando que lo que hace no es nada innovador –lo cual contradice esa condición de “artista que hace música que nunca antes has escuchado en tu vida” que él mismo se ha encargado de vender al mundo- y que el Auto-tune se hace ciertamente insoportable cuando lo escuchas por diez canciones seguidas.

Pero no toda la prensa ha atacado este disco. La revista RollingStone le dio 3.5/5 aún habiéndolo llamado un “noble failure”. Blender también lo incluyó entre sus mejores discos del 2008. Lo que nadie de ellos puede negar es el gran talento de Kanye. Personalmente lo respeto mucho más en su faceta de productor que en la de rapero, donde también ha tenido un colosal éxito comercial. Sin embargo, admiro mucho más el sonido que ha logrado con discos emblemáticos de hip-hop como el Be (2005) y el Finding forever (2007) -ambos de Common-, entre muchos más que también ha producido.

Efectivamente 808’s & Heartbreak es el disco que más me ha gustado del catálogo de Kanye West como solista. Quizá es una debilidad que siento por los discos “experimentales”, por llamarlo de alguna forma. Discos como el Electric Circus (2002) de Common, el Speakerboxxx/The love below (2003) de Outkast y el New danger (2004) de Mos Def.

Lo interesante de discos como estos es precisamente evaluar la respuesta de la audiencia. 808’s & Heartbreak llegó al puesto número uno de Billboard, vendiendo incluso más copias que -el anticipado por 17 años- Chinese Democracy de Guns ‘N Roses. Aunque es insensato hacerse esta pregunta no deja de ser interesante: ¿el público aplaudió el experimento o siguió fiel a ese principio del Mercadeo que sugiere que la “marca” –en este caso el nombre “Kanye West”- ya vende por sí sola, o lo que es lo mismo, como lo hace Kanye debe ser bueno y como me ha gustado todo lo que ha hecho entonces debe ser bueno e igual lo compro?

De una u otra forma, este hecho confirma el gran momento artístico que está viviendo Kanye West. En este último trabajo nos ofrece excelentes canciones como Say you will, Bad News y See you in my nightmares. Por lo tanto, los invito a que lo escuchen, porque seguramente lo disfrutarán.

Nosotros los oyentes somos los que al final respondemos la interrogante que titula este post. Dejemos que sean entonces nuestros oídos los que juzguen el trabajo de este interesante y polémico artista.

lunes, diciembre 15, 2008

Las señales


Me suelo guiar por mi intuición. Eso que algunos llaman “sexto sentido”. En fin, soy un practicante de lo subjetivo. Y, por más increíble que parezca, me ha ido bien. Esta religión muy pocas veces me ha dejado mal. Por el contrario, mi fe siempre aumenta.

Cuando conozco a alguien suelo ser certero con la primera impresión que tengo de esa persona. Cuando conozco a una persona que no me cuadra mucho, es muy probable que nunca me caiga bien. Por el contrario, si conozco a alguien bueno, transparente y sincero, es bastante seguro que mantenga esa percepción de esa persona por un buen tiempo. Pero me equivoco también. Lo que pasa es que tan pocas son las veces que eso me ha pasado, que realmente éstas no deben considerarse para la reflexión que ahora comparto con todos ustedes.

Resulta que, hace 3 años, conocí a una chama en un viaje. Una chama con la que tuve algo corto, pero especial. Era belga, pelirroja, tenía ojos verdes, tocaba arpa clásica y hablaba francés. (Lo suficiente como para enamorarme.) Nos conocimos en una de las noches más mágicas que he tenido en mi vida. La conocí en una calle de Zúrich a eso de las diez de la noche. Al día siguiente el tren que me llevaría a Frankfurt saldría a las 7 y media de la mañana. No tenía mucho dinero así que decidí pasar la noche en la calle hasta que abriera la estación de trenes.

Buscando un sitio donde pernoctar, conocí a un par de chamos de Zúrich, un colombiano y la belga. Se llamaba Aurore y estaba en Zúrich porque allí estudiaba música en un conservatorio. Hablamos toda esa noche. El colombiano tocó guitarra; cantó canciones de Juanes, Manu Chao, Bob Marley y Metallica. Uno de los chamos de Zúrich nos contaba lo difícil que era estudiar ingeniería en Europa. Ella me encantó con la dulzura de su voz afrancesada.

Pasamos la noche cantando, fumando y tomando Beck’s. Yo pasé prácticamente toda la noche hablando con ella. Yo le contaba lo peligroso que era Caracas. Ella me contaba lo costoso que era vivir en Zúrich. Yo le hablaba en un pésimo inglés. Ella me hipnotizó con su perfecto francés.

La noche transcurrió muy rápido, como suele comportarse el tiempo cuando la estás pasando muy bien. Ella me guió hasta la estación de trenes y nos despedimos, no sin antes intercambiar MSN’s y teléfonos. Mientras esperaba a que llegara el tren no hacía otra cosa que pensar en ella.

Trenes, encuentro furtivo. Before Sunrise.

Cuando llegué a Venezuela la agregué a mi MSN y la llegué a llamar varias veces desde la cabina de un centro de comunicaciones. Ella me hablaba de los problemas que tenía con su novio. Yo le hablaba de mi deseo de estudiar un postgrado en Europa. Deseo que ella se encargaba de motivar. “Así podría verte de nuevo”, recuerdo que dijo en una de las pocas veces que se atrevió a hablar en español.

La relación MSN-Centro de Comunicaciones iba de lo mejor hasta que nos distanciamos por un par de meses. Yo estaba full con la universidad, ella debía prepararse para una audición importante para entrar a estudiar en un conservatorio en Lucerna. El hecho es que ella no se conectó más por MSN y yo decidí no distraerme más por una ilusión que a ratos se me hacía dolorosa e inalcanzable.

Sin embargo, sucedió algo bastante peculiar una tarde de verano. Veía televisión y, pasando por los canales, vi que en TNT estaban pasando Before Sunrise. Inmediatamente pensé en ella. Luego pasé por film&arts y estaban pasando una entrevista a una de las arpistas de la Filarmónica de Viena. Volví a pensar en ella. Estos recuerdos fueron muy intensos, tanto que tuve que apagar el televisor y buscar el periódico para tratar de distraerme. En lo que abro el suplemento de Turismo de El Universal, me encuentro con una “Ruta para dejarse encantar por Bruselas”.

Bruselas: capital de Bélgica. Tierra natal de Aurore.

Las “coincidencias” se habían transmutado en señales. Sentí que algo me estaba diciendo que era hora de volver a llamarla. Salí de mi casa al Sambil para llamarla desde un centro de comunicaciones.

La primera vez que marqué su teléfono me salió el mensaje de una contestadora hablado en alemán. No era ella. Antes, era su voz la que me decía que dejara un mensaje con un número de teléfono. Temí que hubiese cambiado su celular. La segunda vez que la llamé no me cayó la llamada. A la tercera va la vencida, pensé. Pero me contestó un tipo. Le dije, temeroso de que fuera su novio, que deseaba hablar con Aurore. Esperé que me dijera que me había equivocado y que luego me trancara el teléfono. Pero no. Me pasó a Aurore, quien al escuchar mi voz, pegó un grito de emoción por la sorpresa. “Je pensais à toi! (¡Pensaba en ti!)”, me dijo. Yo no lo podía creer. Hablamos por casi 10 minutos que fueron la gloria total. Me dijo que quería verme, que cuándo iba a visitarla en Lucerna -donde ahora estaba viviendo.

De manera que, en esa ocasión, las señales parecieron hablarme y yo parecía haberlas seguido de manera correcta.

Pero ya tenemos meses que no nos hablamos. Ya no la veo conectada en MSN. La agregué en Facebook, pero no contesta mis mensajes. Y no tengo ganas de llamarla a su celular. No sé si la podré volver a ver. En este momento las posibilidades como que se me hacen bastante remotas. Es por eso que ahora me pregunto –y les pregunto- lo siguiente:

¿Cómo reconocer una señal? ¿Cómo saber que no es algo que nosotros tomamos por conveniencia? ¿No será más bien un reflejo de lo que nosotros queremos ver? ¿De lo que nosotros escogemos como mensaje de un ente superior? ¿Es que acaso existen realmente las señales?

Les contaré más de esta historia si llego a saber otra cosa de ella.

O si es que se reúnen de nuevo bastantes señales increpándome a que la vuelva a llamar…

jueves, diciembre 11, 2008

Q-Tip: el sonido de un renacimiento


A tribe called quest fue una banda de hip-hop extraordinaria: los samplers de sus canciones fueron tomados de temas de jazz y las letras de sus canciones tenían temáticas distintas a la del rap que se hacía a comienzos de los 90. Es por ello que muchos críticos llegaron a tildar a esta banda de vanguardista. De hecho, muchos consideran a este grupo como el gran precursor del neo-soul, género que a mediados de los 90 tuviera gran repercusión comercial de la mano de artistas como Erykah Badu, D’Angelo y Musiq Soulchild. No obstante, A tribe called quest se disuelve en 1998. Q-tip, una de las mitades del dúo, decide emprender una modesta pero sólida carrera como solista. Su intención no era hacer música comercial, sino lo que muchos denominan “hip-hop de culto”, género que incluye a The Roots, Guru Jazzmatazz y a Mos Def, entre otros. Este año Q-tip edita The Renaissance, una placa con un sonido muy cercano al de su primera banda: guitarras con acordes de jazz tocados en ritmo de funk y beats hechos con una MPC –que es la máquina que se muestra en la portada del CD. The Renaissance es un trabajo que ostenta muy buena música –incluye notables colaboraciones de Raphael Saadiq y Norah Jones-; es hip-hop que, a fin de cuentas, sólo ha podido lograr un experimentado artista como Q-tip.

Nota: les posteo el video de Gettin’ up.


miércoles, diciembre 10, 2008

Las estrellas


Parecía que esa noche las estrellas trataban de decirme algo. Era como si, desde arriba y con su lejana luz, estuviesen expresándonos su consentimiento. Lo digo por el brillo mágico que despedían esa noche de abril. Esa noche en la que paseábamos agarrados de la manos y caminando lentamente como para que no se nos escaparan muy rápido las horas. Queríamos vivir al máximo esos momentos que al final terminaron siendo sólo uno. Uno muy bueno, por cierto, pero que pudo ser mejor. La nostalgia, como ahora, suele hacernos jugadas crueles. Porque cuando uno trata de añadirle nitidez a los recuerdos, lamentablemente los resultados suelen ser un tanto devastadores. Como ahora. Este ahora que maldigo. Reconozco que suele ser inútil pensar en cómo hubiesen sido las cosas si uno hubiese actuado de otra manera. Pero si uno resulta haber sido un completo inútil ante esas situaciones pasadas, entonces no creo que sea muy “inteligente” el hecho de no recordarlas, de no admitirlas. No pienso caer en detalles. El registro del presente es implacable: ya no estoy con ella. Por eso es que lo que quiero transmitirles es que, si alguna vez no saben qué hacer cuando tienen al lado a la persona que más quieren, no busquen a Dios ni recuerden el consejo que les haya dado alguien. Sólo hace falta ver hacia arriba y confiar en las estrellas que, seguramente, les estarán enviando un mensaje. Un mensaje que, no es explícito, pero se entiende. Un mensaje que no se debe subestimar, a menos que luego quieras ratificar con tus recuerdos que, inequívocamente, fuiste un perfecto pendejo.