martes, noviembre 24, 2009

Gustavo Cerati: la fuerza de la delicadeza


Dicen que con los cincuenta, llega la madurez. Y se dice también que no hacen falta guitarras distorsionadas para hacer rock. Con Fuerza natural (2009), Gustavo Cerati ha confirmado con contundencia ese par de premisas. Luego del masivo éxito que significó Ahí vamos (2006) y la gira de regreso de Soda Stereo, muchos creyeron que Cerati iba a mantenerse en esa línea de rock que lo mantuvo tocando en vivo por casi tres años.

Sin embargo, el que quizá sea el rockstar más importante de Latinoamérica decidió presentar su nueva propuesta musical tomando el camino más impredecible -y probablemente más complicado-: el de la sutileza.

La canción que le da título a su más reciente producción es una especie de overtura que muestra el perfil del resto de la obra: arpegios sutiles, frases estilizadas, voces de apoyo tímidas, poesía explícita y riffs distorsionados administrados con sabiduría. La claridad sonora que Cerati ha decidido desarrollar en este disco permite mostrar con nitidez el mensaje que está tratando de expresar.

Cuando uno escucha canciones como Fuerza natural, Magia, Tracción a sangre, Cáctus y Sal, uno puede intuir con validez el énfasis que Cerati le ha concedido al detalle en su producción más reciente. En esta cruzada, Gustavo ha contado con el extraordinario apoyo de Héctor Castillo, quien ahora funge como productor e ingeniero de la placa. (Si quieren comprobar a qué suena la dupla Cerati-Castillo escuchen el exquisito tema Cáctus -en mi opinión el mejor logrado de todo el disco.)

No obstante, el lado más comercial -sin que esto implique que sea negativo- se evidencia en Déjà vu, Amor sin rodeos, Desastre y Rapto. Fuerza natural derrocha la seguridad que sólo puede proporcionar la experiencia.

Cuando uno escucha este trabajo, uno siente una confianza y una madurez en la voz de Cerati que no pareces encontrar en otra voz del rock en español de la actualidad.

Fuerza natural es una de esas obras de arte que sólo son posibles gracias al talento de un artista como Gustavo Cerati.

Y a sus cincuenta años.

Este es el video de Cáctus

3 comentarios:

Michelle Durán dijo...

lamento no compartir contigo el idilio que posees con la canciones del susodicho, sin embargo, debo decir que CACTUS me en-can-ta. ¡ Besos !

La Perfecta dijo...

Queridísimo Vic:

Cerati es Dios... y Lennon y Casciari

Todos son Dios porque son las tres divinas personas. Acabo de tener una epifanía!!

btw, te extrañaba en español

besos varios*

Anónimo dijo...

Hola!

Nunca fui fanàtica de Sosa stereo, pero tapoco me disgustaba. y este video, Super!!

TQM

Yo.