martes, noviembre 10, 2009


Sé que te gusta el olor de los aeropuertos, de las salas de cine de autor y de los lobby de los hoteles.

Sé que sigues usando tus Converse vino tinto, aún cuando sabes que ya es hora de botarlos. Que eres del tipo de personas que le agarra cariño a los objetos.

Sé que dedicas las tardes de los domingos a un proyecto artístico en el que llevas cierto tiempo trabajando. Que te da pena mostrárselo a los demás, aunque por dentro sepas que te está quedando muy bien.

Sé que fumas y que a pesar de que aseguras querer dejarlo, no lo terminas de hacer. Que fumar te hace sentir importante.

Sé que crees bastante en el amor aunque pretendas aparentar lo contrario. Que mueres por volver a enamorarte.

Sé que te gusta tomar vino para desinhibirte. Que lo haces porque te gusta mostrarte tal cual eres. De vez en cuando.

Sé que te gusta el humor negro de los argentinos, el buen gusto de los franceses y la disciplina de los alemanes.

Sé que te gusta escuchar temas de jazz tocados por un clarinete.

Sé que anotas cosas en un diario. Que exageras algunas letras y que escribes en varios idiomas. Que dibujas figuras con marcadores para darle énfasis a algunos sentimientos. Que derrochas signos de exclamación.

Sé que no estás contenta del todo con lo que estás haciendo ahora. Que sabes que tienes que cambiar, pero te da miedo.

Sé que sabes que eres capaz de grandes cosas.

Sé que te gusta ver películas cursis cuando estás sola en tu casa. Que te gusta cantar canciones de los 80 cuando estás sola en tu carro.

Sé que te gustaría vivir unos siete meses en París. Que son siete porque te gusta ese número.

Sé que te gusta la música clásica aunque no la entiendas del todo.

Sé que detrás de tu mal carácter escondes ternura. Que tu sarcasmo es tu escudo para no sentirte vulnerable.


Y sé también que algún día nos conoceremos.


Y que ese día me gustarás.


Y lo demás, ya no lo sé.

Y lo demás, ya no quiero saberlo.

8 comentarios:

luis Alberto dijo...

me dolio mucho esto.....precticamente describiste a mi ex! aunq de verdad pienso q describiste al tipo de mujer q de verdad valen la pena...... demasiado genial esto

Vanesa dijo...

Whoaoo!!! Victor me dejastes sin palabras y mira que yo hablo que jode!!! Bellisimo...te lo dije antes y te lo digo de nuevo me encanta cuando escribes con esa libertad, sin tapujos y al desnudo...me gusta cuando hablas del amor porque sencillamente soy una romantica enpedernidad..me gusta leer a un tipo como tu qyue demuestra sentimientos..que siente y sufre igual que uno...

Miles de besos y suerte en la busqueda!

Michelle Durán dijo...

Me puse roja. Jajaja. No se porqué. Y no quiero saberlo. Lo único que sí se con mucha convicción es que mis Converse no los bota nadie.

Minos dijo...

Lo siento Victor, estoy casado ya.

hahahahhaaha.

Excelente escrito, como la mayoría de lo que publicas, man.

Extranjera dijo...

Lo lei dos veces seguida de lo mucho que me gusto. Sabes yo creo que todas somos esa mujer cuando estamos delante de quien nos ama. O al menos asi queremos sentirnos. Te quiero mi Vic aunq ya no te vea nunk!

Carlos Quevedo dijo...

Esto está demasiado bueno.
Algo muy parecido hice alguna vez. Escribirle a la chica que aún no conocía.

Saludos.

Anónimo dijo...

Me hacía falta leer algo así... me gustó mucho. Has hecho mi día (lo que queda del día).
Muy bien hecho!

Mayela Torres dijo...

Me describiste, la diferencia radica en que mis converse son unos zapatos verdes rotos.