La vida en un poema escrito en una servilleta. La vida en un Fa sostenido. La vida en una canción reproducida por un iPod. La vida en una nota.

Life on a love poem written on a napkin. Life on a F-sharp. Life on a tune played by an iPod. Life on a note.

jueves, octubre 29, 2009

The Phenomenal Hand Clap Band: 8 Dj's turned musicians


When you're handclapping, you're having a good time. Period. So when a band calls itself The Phenomenal Hand Clap Band, then you should have a good idea of what they sound like. The Phenomenal Hand Clap Band is a collective of 8 Brooklyn-based Dj's that got together to make "real" music. They traded their turntables for instruments and recorded The Phenomenal Hand Clap Band -their opera prima. The Phenomenal Hand Clap Band mixes, like in a Dj set, funk, house, hip-hop, rock & electro. But they haven't just written tracks, they even have dared to write actual songs. Just don't take their lyrics too seriously -they don't intend you to do that. Just listen to this music to have fun. They just want you to have fun. And you will if you listen to their music. Just remember to clap.

This is the video for 15 to 20


lunes, octubre 26, 2009

Antes


¿Acaso no es más intenso lo que viene antes,
lo que se imagina,
lo que se presiente,

            el todavía?

¿Todo eso que pasa antes de que pase?

¿Acaso el perfume no huele más rico
cuando estás cerca y no tocas
cuando lo único que puedes hacer

            es esperar y desear?

¿Acaso no es más sabroso
ver quien te espera a lo lejos,
que finalmente abrazarlo?

¿Acaso no se disfruta más la invitación que la fiesta?

¿Acaso no es más importante la pregunta que la respuesta?

¿Acaso no es más sabrosa la duda que la certeza?

¿Acaso no es más intenso
el pensamiento que el siento,
las ganas que el tacto,
el deseo que el acto,

             el quiero que el puedo?

jueves, octubre 22, 2009

Wax Tailor: un cello, une chanteuse et beaucoup de l'old-school


Hip-hop will always find innovative forms of expressions. One could say that it's part of every genre's natural re-invention or what a lot of people like to call music evolution. You can actually listen to a new hip-hop language in the French act Wax Tailor. In its most recent album, In the mood for life (2009), you will find lots of old school samples, organic beats, featured rappers, and a remarkable portion of trip-hop made of a perfect combination of cello, a female voice and a dark and hypnotic mood. This well crafted proposal has included Wax Tailor in that elite of French bands that have been equally embraced with notorious warmth by American and European audiences. In the mood for life represents an authentic highlight of what has happened in hip-hop in 2009.

This is the video for
Say yes


jueves, octubre 15, 2009

Noisettes: when pop gets danceable


"A pop trio leaded by a Amy Winehouse-esque singer". That's how Noisettes have been described by a lot of people in the music business. And they don't seem to have any problems with that, because it sounds just like that indeed. Their music shows authentic fidelity with that description, meaning their music is great. On their latest record, Wild young hearts (2009), they have shifted from the bluesy punk they were diggin in their previous record to an exquisite funky pop. Shoniwa's voice sounds pleasantly appropriate for the whole soul vibe this record delivers. When you listen to Wild young hearts you will dance, you will sing; you will feel that one thing when you listen to good pop music: fun.

This is a live performance of
Never forget you


martes, octubre 13, 2009

Je voudrais bien être un enfant encore...

Mary & Max



Le petit Nicholas



Where the wild things are

domingo, octubre 11, 2009

Kid CuDi: the promise of hip-hop relies on a naive rapper


After been praised by hip-hop authorities like Jay-Z, Kanye West & Common, you might think that Kid Cudi would sound like the most predictable and commercial rapper nowadays. But after you listen to Man on the moon: the end of day (2009) you are going to find out you couldn't be more wrong. Kid Cudi has made such an extraordinary record that it has literally been embraced and hailed by everybody in the music industry: from the most conservative music journalists to indie rockers, from pop fans to experimental artists. And I agree with them: this album will blow you away. This is exactly the type of music that I currently enjoy listening to the most: artsy, dreamy, spacey, avant-garde, experimental, trippy, hard to catch -yet hard to forget. This is the type of music your mind won't ever let go away.

This is a live performance of The pursuit of happiness feat. Ratatat


viernes, octubre 09, 2009

Soñando despierto en Williamsburg


Él: Ray Ban Wayfarer, camisa manga larga de cuadros negros y azules, skinny jeans negros ajustados por una correa de remaches plateados, zapatos Vans azul claro. Ella: bandana morada coronando su cabeza, lentes de pasta, camisa negra cubierta por un suéter morado, pantalones negros y zapatos Converse blancos con tiras azules. Caminan agarrados de las manos luego de salir de la estación Bedford Avenue del tren L. Cruzan la calle para entrar a un sitio que vende "la mejor comida árabe de Williamsburg", anuncia un aviso de la revista ZAGAT que está pegado en la puerta del local.

Desde que decidí venirme a Nueva York quise vivir en Williamsburg, el barrio bohemio de Brooklyn que ha atraído a artistas del resto de los Estados Unidos y de todas partes del mundo. Ese mismo encanto ha hecho que el precio de la compra y renta de viviendas sea tan alto, que en ocasiones llega a ser comparable al de ciertas zonas de Manhattan.

Por más que busqué alquilar, a través de craigslist, un cuarto en esa fascinante área que se apoderó de mis sueños, no pude lograrlo por dos razones: primero por el alto costo de los alquileres y segundo porque nunca recibí respuesta de las personas que contacté.

Me enamoré de Williamsburg durante mi viaje a Nueva York en el 2007. En esa ocasión vine solo, así que pude hacer lo que quise en esa semana que terminó siendo definitiva para mi futuro cercano -pues fue cuando conocí al instituto donde ahora estoy estudiando.

Uno de mis rituales -cuando venía de viaje y cuando vivo ahora- es buscar con disciplina de religioso todos los miércoles el ejemplar semanal del Village Voice. En la edición de esa semana salía una pequeña guía de los mejores sitios de Williamsburg: una zona que "comenzaba a ponerse de moda".

Tomé el subway y comencé a recorrer Williamsburg guiándome por lo que publicaba el Voice. Cuando empecé a caminar por la zona sentí por un momento que no estaba en Nueva York, pues era bastante silenciosa, se veían pocos carros por las calles, la gran mayoría de los edificios eran bajos (sólo cuatro pisos) y casi todos sus habitantes eran gente joven. Y artistas.

De inmediato Williamsburg me sedujo con su vibra bohemia, los grandes y extravagantes graffittis, los llamativos flyers pegados en los postes y la gran cantidad de libros usados que se venden en las aceras.

Cuando me vine a vivir, una de las primeras cosas que quería hacer era volver a visitar Williamsburg, pues tenía grandes expectativas de saber cómo se sentiría ese re-encuentro con mi zona favorita de Nueva York.

Resulta que en el verano se realizan unas célebres fiestas denominadas The Jelly Pool Parties. En los últimos dos años este festival ha ganado notoriedad gracias al cartel de artistas que allí se presentan -desde Dirty Projectors, pasando por Girl Talk hasta Grizzly Bear- mientras juegas partidas de Dodgeball y Basketball o te pones a pintar con decenas de Sharpie en una pared llena de siluetas de zapatos Converse.

La gente que asiste a estas fiestas responde al 'fenotipo Williamsburg': jóvenes vestidos con pantalones ajustados, sombreros anacrónicos y lentes de monturas de colores no convencionales. Cuando salí de la estación Bedford Avenue no sabía realmente hacia dónde ir, así que simplemente seguí a las personas que respondían a ese particular dress code y no tuve problema en encontrar al sitio.

Al llegar, tuve que hacer una larga cola de media hora para entrar bajo un sol inclemente, pero luego al estar adentro supe que había valido la pena. La vibra era alucinante, me regalaron Red Bull y un ejemplar de la revista SPIN. Cuando comenzó la presentación de Girl Talk, la gente se volvió literalmente loca. Los que estaban jugando Dodgeball salieron corriendo para estar cerca de la tarima y los que estaban haciendo cualquier otra cosa hicieron lo propio.

Para la segunda fiesta tuve que hacer hora y media de cola para entrar. Era el concierto que conmemoraba la despedida del verano -y del festival. Fue bastante promocionado en prensa, blogs indie y por el poderoso word of mouth. Este concierto fue el que menos disfruté, había mucha gente y el personal de seguridad estaba particularmente tenso ya que muchos de los que no pudieron entrar comenzaron a intentar hacerlo encaramándose sobre las cercas del parque. De todas formas Grizzly Bear ofreció una maravillosa presentación celebrada por un público eufórico que disfrutaba de una de sus mejores bandas locales.

El encanto de Williamsburg reside en su atmósfera, en el color de la ropa de su gente, en el olor de sus cafés vegetarianos y restaurantes de comida italiana, en las texturas de las portadas de los libros que yacen en el suelo. Williamsburg te ofrece esa agradable sensación de esos pueblos tranquilos, seguros, acogedores. La libertad, rebeldía, desenfado, e irreverencia exclusivos de la juventud parecieran tener su embajada en este sitio que ha encontrado vacante en esa zona de mi mente donde se alojan mis sueños.

viernes, octubre 02, 2009

The Maccabees: artisans of intense music


Music touches us because it manages to reach our inner emotions. It gets to us because somehow it finds a way through our feelings matching its sounds and lyrics to what we feel inside. And that's when we feel more vulnerable in a strange yet pleasant way, because it's when music makes us feel more human. This is exactly what happens when you listen to the british indie sensation The Maccabees. On Wall of arms (2009) their instruments become the most powerful weapons to deliver their heartfelt message. Through restless guitar riffs, catchy drum breaks, sweet bass lines and an intense voice, The Maccabees have crafted a sound jewel. It is difficult not to get affected by Wall of arms. It is almost impossible not to enjoy embracing our human condition when music like this is played within our emotions.

This is the video for Love you better


jueves, octubre 01, 2009

Paranormal activity: una película que promete asustar a mucha gente gracias a una genial campaña de mercadeo


Esta película se hizo con tan sólo $15,000.

La trama es simple: una pareja comienza a escuchar unos ruidos extraños en su casa en San Diego por las noches. Para tratar de averiguar qué es lo que puede estar pasando, ponen cámaras de visión nocturna en toda la casa para grabar, durante tres semanas, "eso" que pueda estar causando esos sonidos.

Paramount, empresa que se encarga de la distribución de esta película, organiza proyecciones gratuitas de Paranormal Activity en 13 universidades a lo largo de los Estados Unidos. Una vez concluida la proyección, se le pide a quienes acaban de verla que se metan en la página web de la película. Allí se les pregunta si les gustaría verla de nuevo en su sala de cine más cercano.

Más de doscientas mil personas han pedido que se proyecte la película en cines. Gracias a ello, la película se estará pasando en más de 20 ciudades en las que inicialmente no se pensaba proyectar el film.

Paramount asegura que ese número aumentará gracias a algo que en principio no habían incluido en su astuta campaña de mercadeo: colgar el trailer en YouTube para que luego miles de blogs, como éste, puedan promocionar la película y unirse a ese todopoderoso distribuidor de word of mouth que es Internet.

P.D. Si les soy sincero, tenía tiempo que no me asustaba tanto con tan sólo ver el trailer de una película...