La vida en un poema escrito en una servilleta. La vida en un Fa sostenido. La vida en una canción reproducida por un iPod. La vida en una nota.

Life on a love poem written on a napkin. Life on a F-sharp. Life on a tune played by an iPod. Life on a note.

sábado, diciembre 26, 2009

Lo mejor del 2009


Este año que está por finalizar nos brindó excelente música.

La Vida es Una Nota resume estos últimos doce meses, musicalmente hablando…

En estos días, un profesor en el Instituto nos preguntó si nos sentíamos optimistas respecto a la música en estos tiempos. El sentía que ya no se hacía música como antes. Según él, en la década de los 70, la música se hacía con mucha más pureza, sin tantas intenciones comerciales y sin buscar tanto reconocimiento como el que buscan ciertos músicos en la actualidad. Y aunque compartía su preocupación hasta cierto punto, de todas formas levanté mi mano para decirle que yo sí me sentía muy optimista con la música que se estaba haciendo en este momento, sencillamente porque se estaba haciendo muy buena música.

Ahora bien, eso no significa que esté ignorando los grandes y fuertes retos que la música ha tenido que afrontar durante los últimos años, no sólo en lo que a piratería se refiere, sino también a la débil capacidad de respuesta que ha tenido la industria para afrontar esa grave crisis. Sin embargo, también me considero optimista en ese sentido.

La gente ha estado comprando mucho más por Internet, simplemente porque cada vez es más fácil hacerlo de esa forma. Para la segunda mitad de 2010, se espera que las ventas por Internet superen a las ventas físicas. Esto evidencia que la audiencia cada vez más se está adaptando a las nuevas exigencias del mercado, y que la gente seguirá estado dispuesta a darle el justo valor que tiene una producción discográfica.

Otro punto que merece ser destacado es la aprobación de la Ley Hadopi por parte del Congreso de Francia, que sienta las bases para la protección de material original en la Internet. Esta ley constituye un importante precedente en el desarrollo de un marco legal que proteja las obras de los artistas cuando se difundan por la Web. Y aunque no ha estado exenta de cierta polémica, el Reino Unido ha presentado una propuesta muy parecida que espera tenerse aprobada para la segunda mitad del año que viene.

Ahora bien, retomando el tema de la buena música que se hizo este año, siento que el género que más se destacó fue sin duda alguna el indie rock. Esta música, en mi opinión, fue la que presentó las propuestas más innovadoras, creativas y geniales.

Tenía tiempo sin escuchar un trabajo tan elaborado y bien logrado como el Bitte Orca de Dirty Projectors. Los arreglos y las texturas vocales que ofrecieron David Longstreth y compañía han hecho que estemos muy pendientes de lo que esta banda de Brooklyn pueda ofrecernos en un futuro. De igual manera, la calidad de trabajos como It’s frigthening de White Rabbits, Veckatimest de Grizzly Bear, The first days of spring de Noah and the Whale y Actor de St. Vincent hicieron del 2009 uno de los mejores años del rock independiente.

El hip-hop fue otro de los géneros que valió la pena estudiar en estos últimos doce meses. Durante la segunda mitad del 2009 hubo mucha expectativa por el nuevo trabajo de Jay-Z. Meses antes de su edición, ya se hablaba de la calidad de los invitados y productores que formarían parte de esta placa, así que se esperaba con mucha antelación el nuevo trabajo del que para muchos es el mejor rapero de la historia.

Sin embargo, The Blueprint 3 dejó mucho que desear, a pesar de que llegó al número uno en ventas y de que Jay-Z logro convertirse en el único artista hip-hop que ha logrado colocar cada uno de sus discos en el tope de las listas. Comercialmente hablando, The Blueprint 3 fue muy eficiente. Dos sencillos muy bien producidos con atractivos invitados (Kanye West & Rihanna en Run this town, Alicia Keys en Empire state of mind) y con coros pegajosos lograron su cometido de vender, y mucho. Pero musicalmente hablando, decepcionó bastante. Este comentario fue unánime en la audiencia y la crítica del hip-hop y, aunque Jay-Z logró vender mucho con este disco, también ha perdido mucho respeto por parte de la gente que más lo admiraba.

Uno de los artistas que sí logró recuperar el respeto que alguna vez ostentó en la década de los 90, fue Mos Def. The Ecstatic, su más reciente producción, fue un exitoso regreso a los escenarios. Otra producción que merece ser destacada fue Attention Deficit, la opera prima del rapero Wale. Este disco ha contado con el apoyo del público y de la crítica, prácticamente desde el mismo día en que se editó.

El rock venezolano también vivió un excelente momento este año. Cunaguaro Soul, una de las bandas revelaciones del rock caraqueño de los últimos tiempos, editó su primer disco, sugiriendo con solidez lo que pronto nos pueden ofrecer. El trío pop rock Telegrama también grabó un discazo y la cantautora Nana Cadavieco editó un disco que celebra su talento artístico apoyado en una banda y un productor de lujo.

Este año que pronto nos deja nos ofreció excelente música. No nos queda otra cosa sino escuchar lo que nos dejó este 2009. Abajo se postea lo que se ha convertido en una agradable costumbre durante estos tres años en La Vida es una Nota: la lista de lo que, en mi opinión, fueron los mejores discos de este año.

1) Dark night of the soul - Sparklehorse & Danger Mouse
2) Bitte orca - Dirty Projectors
3) Rules - Whitest Boy Alive
4) 21st Century Breakdown - Green Day
5) El norte - Rafael Gómez
6) The Ecstatic - Mos Def
7) The first days of spring - Noah and the Whale
8) Ébano y marfil - Betsayda Machado y César Orozco
9) It's frightening - White Rabbits
10) Fuerza natural - Gustavo Cerati
11) Man on the moon - Kid Cudi
12) Un día en el mundo - Vetusta Morla
13) Turn me loose - Ledisi
14) Phrazes for the young - Julian Casablancas
15) A strange arrangement - Mayer Hawthorne
16) Wolfgang Amadeus Phoenix - Phoenix
17) Country Club - Telegrama
18) Veckatimest - Grizzly Bear
19) Cunaguaro Soul - Cunaguaro Soul
20) Horehound - Dead Weather
21) Exposé - Nana Cadavieco
22) Declaration of independence - Kings of Convenience
23) Troubadour - K'Naan
24) Crack the skye - Mastodon
25) Attention Deficit - Wale

jueves, diciembre 17, 2009

veeteefunk - ¡épale! EP


Yo soy veeteefunk cuando escucho música, cuando escribo sobre música, y cuando hago música.

Este es mi primer EP.

Se llama ¡épale! y contiene dos tracks que hice con un tecladito en mi computadora.


Esta es mi manera de decirle ¡épale! al mundo con mi música.


Si quieres escucharlo, puedes descargarlo
aquí.

Nota:
Ruyman Gilbert hizo el arte del EP.

miércoles, diciembre 09, 2009

Kings of Convenience: those feelings you don't share


When you manage to create an entire sentimental atmosphere playing songs with nothing but two voices, two acoustic guitars and the ocasional company of another instrument, you have an enormous musical talent. Erik Boe and Erlend Oye, in my opinion, are two of the most talented singer/songwriters nowadays. Earlier this year, they released another remarkable record with their other band, Whitest Boy Alive. And they have yet released another great album called Declaration of Independence under their side project Kings of Convenience. Kindhearted lyrics, sweet vocal harmonies and delightful guitar arrangements makes each song become into an engaging tale. It took me just one listen to Declaration of Independence to realize I was about to enjoy a masterpiece. And after listening to it for a while, I can now assure you I wasn't mistaken. The greatest thing about these songs is that, even though they sound melancholic and nostalgic, you don't get to feel down or sad after you listen to them. They rather seem to encourage you to keep on dreaming on that long-awaited company. In the meantime, this album, as its name implies, was meant to listen to on your own.

This is the video for Boat behind

viernes, diciembre 04, 2009

pinta 09: Latinoamérica se exhibe en Nueva York


Puede que el blanco sea el menos egoísta de todos los colores. No tiene la prepotencia del negro, ni el radicalismo del rojo y mucho menos el exhibicionismo del amarillo. El blanco no tiene ambición de protagonismo. Por el contrario, es el color que permite, con su presencia, que sean otros los que destaquen. Desde el 19 hasta el 22 de Noviembre, el blanco dejó mostrar, con toda su generosidad, la rica paleta cromática del arte Latinoamericano en el Metropolitan Pavillion de la Ciudad de Nueva York -sede de pinta 09: The Modern & Contemporary Latin American Art Fair.

Luego de empujar las doradas y pesadas puertas del Pavillion, me dirigí a la recepción para comprar mi entrada. Una muchacha esbelta, cabello negro y piel blanca, cuyos enigmáticos ojos verdes se refugiaban tras unos gruesos lentes de pasta, me vendió el ticket hablándome en un inglés mal pronunciado. Opté por hablarle en español, al percatarme de eso, y ella hizo lo propio. Supongo que era mexicana -a juzgar por el sonido de su acento.

Esta escena, la de dos latinos que empiezan a hablar en inglés pero que luego hablan en español al reconocerse hispanos, pasa mucho en Nueva York. En esta feria también me pasó más de una ocasión, con la excepción de que en ese momento la conversación fue sobre arte. Además de admirar el trabajo de los artistas de mi tierra, conversar con ellos y con diversos galeristas fue lo que más disfruté de todo el evento. O mejor dicho, lo que más disfruté fue escucharlos hablar de arte.

Mi primer encuentro lo sostuve con Ignacio Liprandi, dueño de una galería que lleva su nombre en la ciudad de Buenos Aires. Su puesto exhibía las fascinantes obras en blanco y negro de Pablo Accinelli y Tomás Espina -cuyos cuadros, según me contó, están inspirados en "La Cabeza de Rugendas" del célebre escritor argentino César Aira.

La otra galería argentina que visité fue Consorcio de Arte (Buenos Aires), donde se mostraba la simple pero llamativa propuesta de Genoveva Fernández, quien admite que su principal intención "es una provocación esencialmente visual". Su trabajo se basa en "la línea, el punto y apenas dos valores: blanco y negro, y parte del dibujo que invade de manera obsesiva el plano para mutar en pintura sobre tela".



Luego me pasé por la
Ginocchio Galería (Ciudad de México), donde tuve la oportunidad de ver los hermosos cuadros de Claudio Gallina y Hugo Lugo, (primera y segunda imagen bajo este párrafo, respectivamente) inspirados en la que quizá sea la mejor etapa de la vida del ser humano: la infancia.





Un barco lleno de decenas de Mickey & Minnie Mouse vestidos de sacerdotes fue una de las cosas más curiosas y polémicas que pude ver en la feria. Esta pieza pertenecía a Nelson Leirner, artista representado por la galería Bolsa de Arte (Porto Alegre). Otra de las galerías brasileras presentes en pinta 09 fue la Dan Galeria (Sao Paulo), que exhibía las ambiciosas obras futuristas del escultor Ascanio MMM.



De igual manera, tuve el gran placer de conocer y conversar con el artista colombiano Joel Grossman, representado por la Christopher Paschall Galería S. XXI (Bogotá). Sus obras son "re-interpretaciones", a tamaño real, de grandes obras del arte universal impresas digitalmente sobre cajas de vinilo. Esta técnica se denomina "Pintura digital sobre acrílico". Grossman me confesó que su mayor ambición es "tener a todos esos cuadros juntos, uno al lado del otro" para que cuenten lo que él ha titulado como la "Breve Historia del Arte".

Santiago de Chile también estuvo representado por la galerías Aninat Isabel, que presentó interesantes esculturas realizadas por Pedro Tyler (mostrada bajo este párrafo), y por Die Ecke Arte Contemporáneo, que enseñó el trabajo de Felipe Mujica -en el que se podía leer la siguiente frase: "Everything that begins as comedy inevitably ends as mystery" (Genial, ¿no?)



De la representación de España, el arte que más llamó mi atención fue el de las fotografías de Nicola Constantino (mostrada bajo este párrafo), elocuentes de maestría en el dominio de la luz y la sombra, expuestas por Galería Sicart (Barcelona); y la pintura de A. Robirosa, perteneciente a la galería Aina Nowak (Madrid).



El vistoso juego entre pintura y relieve que propuso Priscila de Carvalho fue otra de mis piezas favoritas de pinta 09, mostrada por la galería Praxis International Art (Nueva York).



Observar el arte de mi país fue, definitivamente, otra de las cosas que más me llenaron de felicidad durante mi recorrido por esta inmensa galería latinoamericana que se instaló en Nueva York. Obras de Carlos Cruz-Diez y de Jesús Soto fueron exhibidas por numerosas galerías de varios países. Sin embargo, la mayor muestra la ofreció la Durban Segnini Gallery (Caracas/Miami). Otra de las galerías con base en Miami fue Sammer Gallery LLC que enseñaba interesantes obras de Carmelo Arden Quinn.

El trabajo de Cecilia Paredes, cuya fascinante propuesta consiste en incorporar al cuerpo femenino dentro de pinturas, representado por la galería Diana Loewenstein Fine Art (Miami), fue otro de los elementos más memorables de la feria.



La ciudad de Caracas tuvo también su representación en las galerías Artepuy, que exponía el extraordinario trabajo de los artistas Aureliano Parra, Héctor Ramírez, Cecilia Paredes y Gisela Romero -a quien tuve el inmenso honor de conocer-, y la Galería Faría+Fábregas (Caracas/Nueva York) la cual está enfocada, en palabras de su representante Eugenia Sucre, "en promover el arte conceptual latinoamericano de los 60 y 70", y que exhibía una interesante muestra fotográfica de un festival de performance que tuvo lugar en el Parque de Este de Caracas.

Otra de las conversaciones que más disfruté fue la que sostuve con la museólogo Andreína Fuentes, Directora de Hardcore Contemporary art space (Miami). Me encantó hablar con ella por la convicción de su verbo y por esa seguridad que ostentan las personas exitosas. Ella me explicó una campaña que está fomentando, junto a Bernice Steinbaum, entre las compradores de arte denominada "Latina Women are empowered by their checkbook- They buy Latin American Women Artists", basada en el "sabio instinto que tienen las mujeres latinoamericanas para el negocio y la inversión". La propuesta está dirigida a las mujeres para que, basadas en esa poderosa intuición, se entusiasmen y compren arte hecho por mujeres.

El arte de Claudia Bueno merece un párrafo aparte (o dos). Resulta que uno de los últimos puestos que visité fue el de la galería Carmen Araujo Arte (Caracas), que representa las extraordinarias piezas de esta joven artista venezolana. "You can move the light if you want", me dijo Victoria Urribarri, representante de la galería -con quien después tuve una agradable conversación en caraqueño. Ella me hizo esa sugerencia porque en la obra de Bueno involucra directamente al espectador.



Pequeñas siluetas de personas ("People") o de árboles ("Shadow fields"), encaran a un pequeño bombillo que puedes mover a lo largo de la lámina de metal donde están instaladas estas figuras. De esta manera, uno puede controlar las sombras que generan estas siluetas contra el fondo blanco dispuesto detrás de ellas. El arte de Claudia Bueno fue el que más me impactó de toda la feria. Su genial propuesta que incluye luz y sombras, como resultado de la participación de quien la admira, fue la que más me gustó de pinta 09. (Por eso el párrafo aparte y por eso mi admiración.)



Si bien la reflexión, a través de la identificación con la obra que está en frente de nosotros, está dentro de los principales objetivos del arte, responder a la necesidad estética de embellecer es otra de sus aspiraciones. Y si el arte a veces también funciona como reflejo de las sociedades y sus culturas, entonces pinta 09 cumplió con solidez su misión de hacernos saber -o de recordarnos- la belleza de nuestra tierra.

Cuando salí del Pavillion y encaré la fría brisa del otoño neoyorquino, una sensación de orgullo y de confianza se instaló en mi alma. No sólo porque sentí un enorme placer al admirar las hermosas obras de arte elaboradas por mis compañeros latinoamericanos, sino porque luego de conocerlos y conversar con sus galeristas, también supe que el arte latinoamericano está en buenas manos.