La vida en un poema escrito en una servilleta. La vida en un Fa sostenido. La vida en una canción reproducida por un iPod. La vida en una nota.

Life on a love poem written on a napkin. Life on a F-sharp. Life on a tune played by an iPod. Life on a note.

martes, marzo 30, 2010

Una celebración de amor


A mi jermia

Mi hermana, una de las personas que más amo en esta vida, se casa. Muchas cosas pasaron por mi cabeza (y por mi corazón) al enterarme de la noticia, pero dentro de ese montón de sentimientos, uno logró destacarse por encima del resto.

Me sentí feliz por ella.

Y me sentí feliz de la misma manera en la que me he sentido cuando uno de mis amigos me ha contado que ha decidido casarse con la persona que más quiere.

El matrimonio es un tema cuyas connotaciones negativas parecieran resonar más que las positivas. Sin embargo, voy a tomarme la libertad de escribir algo que aplaude las cosas buenas que ciertamente ofrece.

Y lo voy a hacer desde la subjetividad que represento respecto a este tema.

Quien escribe esto, ni está ni ha estado casado. Soy un tipo solitario que tiene una experiencia casi nula en cuanto a relaciones de pareja. Soy un tipo que además vive con la ingenuidad de los románticos. Como verán, quizá estoy poco calificado para escribir sobre el tema, pero eso tampoco quiere decir que no pueda hacerlo. (Quién sabe, a lo mejor hasta puedo terminar brindando un particular punto de vista desde la subjetiva posición del espectador.)

Me gustaría invitar entonces a quienes se han casado, a quienes piensan hacerlo pronto, y también a quienes no están de acuerdo con el matrimonio (y por ende nunca piensan casarse), a leer esta nota que decide enfocarse sobre esa faceta positiva -y poco publicitada- del matrimonio.

Aclaro: yo también tengo mis diferencias con el tema, así que tampoco pretendo dedicarle una oda cursi al casamiento.

Lo primero que les voy a pedir, a efectos de proponer un contexto apropiado para esta lectura, es que apartemos a un lado ciertas concepciones negativas que existen sobre el matrimonio.

Que si es una obligación que impone la sociedad o la iglesia. Que si "para toda la vida" es una frase muy larga, irreal, imposible. Que si la fidelidad no existe. Que si el sexo se hace menos frecuente con el paso del tiempo en las parejas casadas. Que si el matrimonio no es más que un contrato. Que si no hace falta casarse para tener una exitosa vida en pareja. Etcétera.

Los invito a que veamos por un momento, o por el tiempo que pueda tomar leer este escrito, al matrimonio como una celebración. Como una celebración de amor.

Lo segundo que me gustaría pedir a quien lee esto va a depender del "estado civil" que actualmente ostenta.

Si estás casado, haz un ejercicio de memoria y reflexiona sobre esas cosas buenas que tiene el matrimonio.

Si tienes pareja pero que no te has casado todavía, trata de visualizar cómo sería vivir esas cosas con esa persona con la que estás involucrado(a) sentimentalmente.

Si no tienes pareja, imagina cómo sería vivir esas cosas con esa persona que te gusta o de la que estás enamorado(a).

Y si estás en contra del matrimonio, haz un ejercicio de tolerancia por unos minutos, y trata de comprender a las personas que sí se han casado o las que sí están de acuerdo con lo que el matrimonio propone.


¿No les parece curioso que dos personas que nacieron en momentos y lugares distintos decidan unir sus vidas y forjar un destino en común?


¿No les parece maravilloso que alguien los esté esperando en casa al final de un día difícil?

¿No les parece un privilegio tener a alguien con quien conversar antes de acostarse?

¿No les parece fantástico compartir las noches con alguien en ese sitio donde también soñamos?

¿No les parece un privilegio contar con una persona que cuide de ti cuando estás enfermo?

¿No les parece grandioso tener a la persona que más quieres a tu lado, apoyándote emocional y hasta financieramente en tu proyecto de vida?

¿No les parece extraordinario haber decidido compartir con esa persona tus inseguridades y tus debilidades, pero también tus triunfos y tus logros?

¿No les parece fascinante haber decidido ofrecerle nuestra desnudez física y sicológica a esa persona?

¿No les parece que es del carajo compartir un hogar y una vida con la persona que más amas?

¿No les parece que el amor es la herramienta más poderosa para renunciar definitivamente a la soledad?

viernes, marzo 26, 2010

Vampire Weekend: re-Contra happy music


to Mahelin

Contra
(2010) was one of the most anticipated records when 2009 was coming to an end. If you were wondering why so much expectation then you must remember the huge success Vampire Weekend's opera prima meant. Lots of things can explain their success. You could say they knew how to propose a "new sound", merging the american essence of indie with a good amount of Western African music influence. You could also say they sounded like no other group. But I have my own theory: they make happy tunes. And when you listen to Contra, even though it sounds a little bit different from its predecessor, you are going to get the same result: you are going to smile, you are going to dance. You're going to feel good. Ezra Koening's childish voice and ingenious guitar licks, Rostam Batmanglij's ability to make sound his keyboard like a toy, and Christopher Tomson's ferocious drums beats are all ingredients for a solid and coherent record, in spite of the mixture of rhythms and intricate lyrics. When you listen to Contra, you are not going to feel happy. You are going to be happy.


This is the video for Cousins


jueves, marzo 25, 2010

Con lo que me quedo


Me quedo con el aroma del café que me tomé cuando te conocí, y con el eco de tu risa cuando veíamos películas de Woody Allen.

Me quedo con las horas que pasamos frente a ese atardecer anaranjado, y con las canciones que nos pasamos por Internet.

Me quedo con esa película que me prestaste (y que no me gustó), y con esa carta que una vez pensé mandarte pero que nunca envié.

Me quedo con la triste progresión de F#m-C#m-Bm que toco en mi guitarra en las tardes aburridas de los domingos, y con los corchos de las dos botellas de vino que nos tomamos hasta que saliera el sol.

Me quedo con tu recuerdo en Polaroid y tu francés mal pronunciado.

Me quedo con tu odio a Nueva York, y con la revista Vogue que dejaste en el puesto de atrás de mi carro.


Me quedo con lo que (me) dejaste.


Con lo único que pude tener de ti.

Con lo único que no me podrás quitar.

viernes, marzo 19, 2010

RJD2: clarifying the riddle of instrumental hip-hop


Instrumental hip-hop has been both misunderstood and underappreciated. Some think of it as either electronic music or "hip-hop background music". Nonetheless, it's great music. Dj Shadow may be the most famous artist within this genre. Endtroducing (1996), his most successful album, has been considered by many as an essential recording of the last decade. When RJD2 edited his opera prima The dead ringer (2002), a lot of critics hailed it as "the sequel to Dj Shadow's Endtroducing". RJD2 then seemed to take instrumental hip-hop where Dj Shadow dropped it. However, RJD2 had never been considered a mainstream artist until a track of his was played as the opening sequence for the successful TV show Mad Men. That's why The Colossus (2010) couldn't have been released more conveniently. His last record brings the old RJD2 along with a more modern sound, crafted with the help of superb collaborations from Kenna and Aaron Livingston, among others. Hopefully this album will give the proper respect instrumental hip-hop deserves. At least, RJD2 has made a quite remarkable album to do so.

Listen to Games you can win featuring Kenna

jueves, marzo 18, 2010

Maybe I would have been something you'd be good at...

martes, marzo 16, 2010

La inspiración sí existe, pero hay que cultivarla


Long showers might be bad for the environment,

but they are great for creativity


IMOGEN HEAP


El verbo "crear" implica "hacer algo nuevo". Y para crear, es necesario talento, preparación y mucho trabajo. Sin embargo, de acuerdo a teóricos de los creatividad, para que algún elemento creado sea considerado como "creativo", no sólo basta con que sea innovador, ya que hace falta la aprobación por parte del medio que rodea al creador. En teoría, esa creación debería causar un impacto significativo en el medio a través del aporte que éste pueda brindarle. 



Mucho se ha escrito sobre las estrategias que las personas creativas emplean para crear. En esas teorías, se ha discutido con regularidad sobre la existencia o no de la inspiración. Algunas personas consideran que tienen que estar inspiradas para crear. Otras, donde quizá se encuentre la mayoría de las personas que dedican su vida profesionalmente a carreras creativas, parten del principio de que la inspiración no existe y, en el caso de que existiera, su llegada sería bienvenida con el debido trabajo a partir de lo que ella pueda ofrecer. Esto era a lo que Picasso se refería cuando decía "si la inspiración viene, que me agarre trabajando." 



Mihaly Csikszentmihalyi es un sicólogo húngaro que ha dedicado toda su carrera al estudio de personas creativas. Él sostiene que el proceso creativo consta de cinco partes: preparación, incubación, revelación, evaluación y elaboración.




La preparación corresponde al proceso de formación que todo artista debe emprender a través del estudio de su arte. La incubación es donde el artista cultiva ideas para que luego merodeen por debajo de los niveles de la conciencia. La revelación es cuando esas ideas suben hacia los niveles de conciencia y toman forma. La evaluación consiste en analizar si en efecto esas ideas valen la pena ser desarrolladas. Y finalmente la elaboración consiste en transformar esas ideas en realidad. 



De acuerdo a Csikszentmihalyi, la "inspiración" vendría a ser la transición entre la segunda y tercera etapa del proceso creativo -la incubación y la revelación. "El material que se ha incubado en el inconciente se desplaza por encima de los niveles de la conciencia, revelándose entonces para el provecho del artista." A partir de esta teoría, podría inferirse que, para que la inspiración aparezca, primero debe existir una cantidad considerable de intencionalidad por parte del creador. 




Csikszentmihalyi establece que para que la inspiración aparezca, primero es necesario estar completamente inmerso en ese campo en donde uno quiere que la inspiración salga a relucir. A esto se refiere cuando define el proceso de incubación. Por lo tanto, este paso representa un esfuerzo conciente. 



Cuando uno concientemente decide ocupar todas sus energías en un objetivo específico, investigando e invirtiendo tiempo sobre él, uno está llenando al cerebro de cierto contenido sobre ese tema. (Es a esto a lo que me refiero cuando incluyo la palabra "cultivo" en el título de este post.) Es imperativo entonces estar pensando en eso todo el día -todos los días. Sólo de esta forma le haremos saber a nuestra mente qué es lo que realmente nos apasiona y hacia dónde queremos que ella invierta toda su atención. Ésta es la semilla que estamos plantando "debajo de los niveles de la conciencia". 




Una vez sembrada, debemos ocuparnos de ella. ¿Y cómo se logra esto? Con trabajo. Ése es el nutriente que se le debe proporcionar a la semilla para que la inspiración crezca, saque finalmente su cabeza de la tierra del inconciente y aflore en el plano de la realidad. Woody Allen argumenta que uno es el que tiene que caminar hacia la inspiración, en vez de que ella llegue a uno. En esa decisión de ir hacia ella, ya estamos de alguna manera prescindiendo de ella, y quizá es cuando decide aparecer -cuando no se sienta tan necesaria.




Ahora bien, una vez que esa semilla esté plantada, debemos estar preparados para cuando la inspiración llegue. Es aquí cuando muchos artistas caen presas de la desesperación o no están lo suficientemente dispuestos para escuchar su llamado. La inspiración en este sentido suele ser bien caprichosa, pues suele llegar cuando menos se le espera. Por eso que hay estar alerta para cuando aparezca. Ese salto, esa conversión del inconciente al conciente, suele llegar en momentos cuando usualmente la mente está despreocupada. A muchos les llega cuando están tomándose una ducha, cuando están cocinando, haciendo una cola en el banco, o tomando una siesta.




Jerry Seinfeld siempre tiene un cuaderno y un bolígrafo sobre su mesita de noche para esas ideas que le vienen en la madrugada. Slash tiene una guitarra en cada cuarto de su casa, inclusive en el baño, preparada para cuando le llegue una melodía. Tim Burton suele guardar en el bolsillo de su chaqueta una libreta y un lápiz, pues sabe que la inspiración puede llegarle incluso cuando espera reunirse con alguno de sus productores. Stephen King suele tener una libreta en la guantera de su carro. Célebres compositores confiesan tener a la mano un grabador de periodista para grabar las melodías que le vienen de repente. 

Así que más vale tener algo a la mano para registrar lo que el inconciente, disfrazado de "inspiración", nos pueda revelar.

No obstante, también hay que estar concientes de que a lo mejor la inspiración nunca llega. ¿Cuántas veces no hemos leído libros o escuchado discos de nuestros artistas favoritos que parecieran que no tuvieran vida? Eso le pasa hasta al más grande de los artistas. Van Gogh, Picasso y Pollock pintaron cuadros mediocres. Las primeras sinfonías de Mozart, Beethoven y Tchaikovsky son regulares. Hasta artistas de la talla de Shakespeare, The Beatles y Stevie Wonder han hecho obras lamentables. 




Con todo lo frustrante que esto pueda llegar a ser, no podemos dejar que esto nos afecte. Al contrario, eso sólo significa que más duro tendremos que trabajar y que con ese esfuerzo estaremos demostrando el verdadero amor que le tenemos a lo que más nos gusta hacer. Como dice la escritora Elizabeth Gilbert: "en vez de sentirnos mal, deberíamos sentirnos bien con nosotros mismos porque hemos hecho nuestra parte." Esos intentos fallidos bien pudieran ser escalones para esa cima a la que pronto y seguramente llegaremos con nuestras obras.



Tenemos que despojar a la inspiración de esa carga de misterio y de incertidumbre que tanto se le ha querido adjudicar. Y eso se hace con trabajo. 



La inspiración sí existe. Uno tendría que ser muy prepotente y orgulloso para negar su existencia. Pero hay que cultivarla, y eso es una decisión -una acción conciente que decidimos llevar a cabo. 




Sigamos trabajando duro como si no existiera, pero no dejemos de estar preparados para recibir la bendición de su presencia.

viernes, marzo 12, 2010

Ayudemos a PANA!

Alejandro Fernandez es uno de mis grandes panas por acá por Nueva York. (Por casualidades de la vida resulta que también es primo de mi adorada Nina Rancel.) Él toca en una banda que se llama PANA! y que ha quedado seleccionada como semi-finalista para un concurso auspiciado por Jacks Daniel's. La banda ganadora será la telonera en un concierto de Julieta Venegas.

Para ayudar a PANA!, lo único que tienes que hacer es visitar esta
página, le das click a la sección que se llama BANDAS SEMIFINALISTAS y luego le das click a PANA!


¡Votemos y ayudemos a Alejo!

viernes, marzo 05, 2010

Charlotte Gainsbourg: singing to the fear of being alive


Charlotte Gainsbourg doesn't seem to sing, she rather whispers melodies. And this doesn't necessarily means a bad thing. Not at all. Her particular way of singing add some sort of cozy intimacy to the message she aspires to express on IRM (2009) -her sophomore record. After having an accident while water-skiing, she had to take several MRI tests to find out she had had a brain hemorrhage that almost got her killed. To get rid of that fear of discovering herself so close to death, she poured all those feelings out by making music. That was her first goal. Writing songs with Beck was the second one. He produced and wrote most of the material. His touch is so explicit that many have even dared to consider this record as a sequel of his Modern Guilt (2008). However, after listening to IRM, you couldn't be able to think of it as a Beck's record sang by an artsy female singer. Gainsbourg's stamp can be heard on every single melody she sings on this record. I'd rather to see IRM as a pleasant collaboration between two artists who happen to be at their peak of their careers.

This is the video for Heaven can wait

martes, marzo 02, 2010

¿Qué es una cita?


En inglés, el verbo "to date" significa algo más que simplemente salir con una persona. Es como si se conjugara "tener una cita" con alguien.

En español no existe un verbo tan específico. Cuando uno invita a salir a una chama, las múltiples posibilidades que pueden darse en ese encuentro quizá se resumen en sólo dos: o la salida no es más que una salida, o la salida puede ser algo más que una salida.


Como podrán darse cuenta, la utilización del verbo "salir" implica una considerable carga de duda.


Sin embargo, cabría preguntarse cuándo una simple salida se convierte en una cita. Porque en resumidas cuentas, ¿qué es una cita?


No creo que sea tan sencillo contestar esa pregunta. Si no me creen, piénsenlo por un momento...


¿Ya?


¿Pueden responderla con facilidad? O por el contrario les cuesta resolver esa incógnita -como yo en este momento.


Muchos ven a las citas como una oportunidad para conocerse, o como una herramienta para evaluar la existencia o no de eso que llaman "química" con esa otra persona. La base de las citas se sostiene entonces sobre hipótesis -escenarios que eventualmente pudieran conducir al amor.


Pero volvamos a la interrogante que nos ha traído hasta acá: ¿qué es una cita? ¿Qué es lo que aplica para que algo sea una cita? ¿Salir a cenar? ¿Ir al cine? ¿Tomarse un café?


Ustedes se preguntarán por qué tanta preguntadera. Sólo piensen por un momento: ¿cuántas veces no nos hemos ilusionado pensando que tenemos una cita con alguien cuando en verdad esa persona no lo piensa como tal? ¿O cuántas veces nos han invitado a salir y para nosotros no es más que una simple salida?


¿No será que muchas veces lo que importa es lo que internamente siente cada una de las personas involucradas respecto a ese encuentro?

Al final yo creo que, para que algo sea considerado una cita, primero debería haber el acuerdo entre esas personas que deciden salir.


Aquí en Estados Unidos, hay una frase que sintetiza ese aspecto y decreta lo que ambos han acordado en hacer: "so, we're on a date" (entonces, tenemos una cita.) Acá suele llamársele a las cosas por su nombre.

En Venezuela, que yo sepa, no resulta tan común invitar a una chama a "tener una cita". Mi objetivo con tratar de definir todo esto es que creo que a veces esa aclaratoria pudiera ayudar a evitar futuras confusiones.

No sé. La verdad, no sé. Si les soy sincero, no creo que esté menos confundido que cuando comencé a escribir esta entrada...


¿No será que a lo mejor estoy intentando racionalizar algo que escapa de todo pensamiento analítico como el amor?


¿No será que es mejor no saber nada?

¿No será que es mejor dejar de estar poniéndole nombres a las cosas?

¿No será que es mejor dejar que esos verdaderos sentimientos que tenemos por dentro se descubran a lo largo de esa velada que compartiremos con esa otra persona?


¿No será que intentando aclarar el misterio inherente a todas las cosas del amor le estamos quitando algo de su magia?