La vida en un poema escrito en una servilleta. La vida en un Fa sostenido. La vida en una canción reproducida por un iPod. La vida en una nota.

Life on a love poem written on a napkin. Life on a F-sharp. Life on a tune played by an iPod. Life on a note.

jueves, enero 27, 2011

Beach House: melancholy, and its charm


One cannot ever underestimate the power of simplicity -especially in music. Writing a simple tune can be as hard as writing a complex one. I've always admired bands that are able to convey profound feelings with a simple song, bands like Beach House. This promising chamber-indie-pop act writes beautiful, touching melodies. On their latest record, Teen dream (2010), Victoria Legrand's endearing deep voice works as a powerful medium to depict frustration, sadness and even resignation in a delicate yet insightful way. Beach House has crafted an irresistible and dream-like environment with their music. When you listen to these songs it is almost impossible not to close your eyes and immerse into inner regions of your self. This music is not plain therapeutic, it also manages to relief all of your not-so-great feelings.

This is a live performance of Walk in the park

sábado, enero 22, 2011

The Black Keys: the attribute of coolness


Rock is definitely a music that owes much of its appeal to attitude. Rock does not just consist of looking or sounding cool; this music is about being cool. Take a look at the greatest rock icons of all time and you'll surely find attitude as a common trait. That being said, The Black Keys is one of the coolest groups nowadays. Their vintage-back-to-basics-old-school-whatever-you-call-it kind of blues has gained them praise all over the world. It's not hard to see why: listen to their latest effort, Brothers (2010), for example, and you'll have a great taste of what this couple of musicians is capable of doing. Brothers is an impressive collection of simple, catchy and, above all, well-crafted tunes. This music is cool, so just go and listen to it.

This is the video for Tighten up

martes, enero 18, 2011

Cuentas pendientes


Una cuenta pendiente es algo que no se ha hecho todavía; una cuenta pendiente es algo que se quiere hacer.

Viajar a un país extravagante en Europa, comprarse una pieza de ropa costosa o incluso lanzarse en paracaídas son todas acciones que pudieran entrar en la categoría de "cuentas pendientes". Sin embargo, el término en cuestión no sólo se limita a bienes materiales exóticos o a experiencias extraordinarias, sino que también puede consistir de un encuentro. De un encuentro con una persona.

Tomarse un café con alguien, cenar, besar, e incluso pasar una noche con esa persona son el tipo de cosas que entran en ese tipo de cuentas pendientes. Estas no derivan únicamente de una fantasía o anhelo, sino que más bien resultan de la combinación de ese deseo de compartir con esa persona y de la alta probabilidad de efectivamente hacerlo. En fin, no se trata de algo platónico: se trata de algo potencial.

El carácter de "pendiente" permite ciertas excusas. Es posible que ese encuentro no se haya dado por culpa de uno mismo, pero también la culpa puede recaer en la otra persona. En otros casos también se suele culpar a esa conveniente abstracción de las "circunstancias": eso que no puede controlar ninguna de las personas involucradas.

Las cuentas pendientes con otras personas es un tema delicado. Algo que se quiere hacer pero que no se puede hacer todavía (y que quizá a lo mejor nunca se pueda hacer) arrastra consigo más de una preocupación. A fin de cuentas uno es el que las puede alimentar, pero también uno puede incluso cancelarlas antes de tiempo: así como se las puede cultivar con deseo, también se les puede aniquilar por la falta de él.

Asimismo, hay algunas cuentas pendientes que son temporales: podrán haber sido pendientes hace un par de años, pero ahora no. También se da el caso de que precisamente se hicieron pendientes porque no se cancelaron cuando en efecto se pudo. Luego, cuando casualmente no pueden hacerse, es cuando más ganas hay de hacerlas. (Allí es cuando entra en juego ese carácter intrínseco a la condición humana de querer tener lo que no se puede.)


¿Qué se hace entonces con las cuentas pendientes? ¿Se mantienen vivas? ¿Se cancelan? Si se cultivan por mucho tiempo se corre el riesgo entonces de que la ilusión caiga en la inaccesible categoría de la fantasía, pero si se engavetan también puede que se enfríen y mueran lentamente, cancelándose antes de tiempo.

¿Qué se hace entonces con las cuentas pendientes? ¿Se dejan a un lado? ¿Nos hacemos los locos? O por el contrario: ¿nos preparamos bien para estar listos cuando se de la oportunidad de hacerlas?


¿Que sé hace entonces?

¿Qué se hace entonces con las cuentas pendientes?

lunes, enero 10, 2011

Lo mejor del 2010


El 2010 fue sinónimo de excelente música. Este año se editó tanto material digno de escuchar que prácticamente tuve que organizarme para tratar de chequearlo todo. La tarea fue imposible, obviamente: hubo discos alabados por la crítica que no pude escuchar y, por otro lado, hubo otros que sí escuché pero que ciertamente decepcionaron.

El indie rock fue una de las músicas que más ocupó espacio en los discos acá recomendados. Luego de haber gozado un 2009 lleno de conquistas, el género siguió su exitosa ruta trazada hace algunos años. En Enero, Contra de Vampire Weekend consiguió el primer lugar de la cartelera Billboard y Odd blood, del trío de Brooklyn Yeasayer, fue efusivamente alabado por los críticos. La atención durante la segunda mitad del año prácticamente estuvo enfocada en la edición del altamente anticipado The Suburbs, tercera producción de la banda emblemática del indie Arcade Fire.

El álbum alcanzó el primer lugar de Billboard, derribando nada más y nada menos que al artista más exitoso de la década en términos de ventas: Eminem. El triunfo, materializado en un histórico concierto en el Madison Square Garden, fue ampliamente celebrado en blogs y websites de la escena indie y se convirtió inmediatamente en el máximo estandarte del género del 2010.

Phoenix, The National y Spoon fueron otros de los grupos más destacados del año. Aunque la agrupación francesa editó su exitoso Wolfgang Amadeus Phoenix en 2009, este año obtuvieron un premio Grammy: máximo galardón de la música mundial. The National y Spoon editaron también dos de las mejores producciones del año: High violet y Transference, respectivamente.

Aunque el indie rock siguió gozando de un gran momento en el 2010, los géneros en mi opinión más interesantes fueron el hip-hop y el R&B. El primer disco de B.o.B., The adventures of Bobby Ray, fue uno de los más atractivos y aplaudidos del año. Este rapero nacido en Atlanta encarna una nueva corriente de artistas de hip-hop: no usa samples, él mismo compone sus temas, es multi-instrumentalista y canta muy bien.

Septiembre vería el gran regreso de Eminem. Recovery fue uno de los álbumes más vendidos de este año a pesar de haber recibido críticas mixtas. El talento del rapero nacido en Detroit ofreció muestras de genialidad en algunos temas de un disco que fue particularmente atípico. En él, Eminem escribe letras reflexivas, introspectivas y hasta duramente auto-críticas: algo ciertamente extraño en un género tan egocéntrico como el rap.

Kanye West produjo el mejor disco de su carrera: My dark twisted beautiful fantasy. El álbum, precedido por una gran publicidad debida en parte a los incidentes de los que Kanye formó parte, satisfizo las enormes expectativas que él mismo se encargaría de crear. My dark twisted beautiful fantasy funge como digno representante de la grandeza que muchos músicos buscaron alcanzar este año con sus producciones musicales.

El primer disco como solista de Big Boi (segunda mitad del dúo Outkast), Sir Lucious left foot the son of Chico Dusty, fue otro de los discos hip-hop más celebrados por la fanaticada del hip-hop. El álbum, engavetado por su disquera por casi tres años, finalmente vio la luz pública y sorprendió a la crítica, que lo consideró como uno de los mejores discos de hip-hop del 2010. Los beats y las líricas fueron especialmente creativas, logrando conformar una colección de temas irresistiblemente bailables.

Otro indiscutible protagonista de la escena hip-hop de este año fue The Roots. No sólo editaron How I got over, uno de los mejores discos de su carrera, sino que también grabaron Wake up: un exquisito disco de versiones teniendo a John Legend como vocalista invitado. Teflon Don de Rick Ross y Revolutions per minute del dúo Reflection Eternal también merecen menciones especiales dentro del mejor hip-hop editado este año.

Muchos coinciden en afirmar que, en lo que a R&B se refiere, 2010 fue el año de Janelle Monae, quien editó su genial y ambiciosa ópera prima, The Archandroid. Monae ha sido aplaudida por luminarias del R&B como Prince y Erykah Badu, quien también editó un discazo este año. Tanto Janelle Monae como B.o.B. se perfilan desde ya como unas de las más fuertes promesas de la música negra de la actualidad.

The lady killer, tercera producción en la carrera solista del cantante Cee Lo Green, fue otro gran disco de R&B editado este año. En él, Green canta temas pegajosos y exquisitamente arreglados haciendo gala de su particular y excelente voz.

La música hecha en Caracas, Venezuela, también tuvo un gran año. A comienzos de 2010 se editaría un hito definitivo en la historia del rock caraqueño: Nuestra, ópera prima de La vida boheme. Esta grabación sencillamente es un manifiesto genialmente confeccionado por una juventud rebelada en contra de la actual situación sociopolítica de su país. Este álbum no sólo es políticamente incorrecto, sino que es también políticamente necesario. El otro álbum destacado del año en la música caraqueña fue definitivamente el Colores de ideas #7 del extraordinario dúo Masseratti2lts. Geniales y admirablemente perseverantes, los hermanos Gómez editaron en 2010, en mi opinión, el mejor disco de su carrera.

El 2010 no sólo fue un año de buena música, sino que fue un buen año para la música. La industria, aún apaleada por la crisis de las descargas ilegales en Internet, muestra saludables síntomas de recuperación gracias precisamente a él. Aunque las ventas de CD's siguen disminuyendo, la gente cada vez más está comprando más música por Internet. Asimismo, el video musical resucitó oficialmente este año gracias a la ayuda de YouTube, quien ahora transmite conciertos en vivo de altísima calidad, hecho que confirma que el entusiasmo por los shows en vivo sigue activo.

Todo esto demuestra que tanto la industria como el público se están adaptando cada vez más a las realidades de estos tiempos. En numerosas encuestas hechas en Norteamérica y Europa para analizar el comportamiento del consumidor, los resultados muestran que durante el último par de años la música es uno de los placeres en los que la gente gasta más dinero. Y si se sigue editando buena música como la de este año, no tengo ninguna duda de que esa tendencia seguirá creciendo.

Esta es la lista de mis discos favoritos del 2010:

1. Odd blood - Yeasayer
2. The Archandroid - Janelle Monae
3. The lady killer - Cee Lo Green
4. My dark twisted beautiful fantasy - Kanye West
5. Sea of cowards - Dead Weather
6. Nuestra - La vida Boheme
7. Plastic beach - Gorillaz
8. The suburbs - Arcade Fire
9. Contra - Vampire Weekend
10. Colores de ideas #7 - Masseratti2lts
11. How I got over - The Roots
12. There is love in you - Four Tet
13. High violet - The National
14. The final frontier - Iron Maiden
15. A thousand suns - Linkin Park
16. Transference - Spoon
17. New Amerykah Part Two (Return Of The Ankh) - Erykah Badu
18. Infinite arms - Band of Horses
19. Wake up - John Legend & The Roots
20. The age of adz - Sufjan Stevens
21. Sir Lucious Left Foot The Son Of Chico Dusty - Big Boi
22. Ya-ka-may - Galactic
23. The adventures of Bobby Ray - B.o.B.
24. Returnal - Oneohtrix Point Never
25. Blackmagic - José James
26. Record collection - Mark Ronson & The Business Intl.
27. Have one on me - Joanna Newsom
28. Small craft on a milk sea - Brian Eno
29. July flames - Laura Veirs
30. Does it look like I'm here - Emeralds