jueves, julio 04, 2013

Conan O'Brien y Jack White hablan sobre creatividad




Conan O’Brien es una de las grandes luminarias de la televisión norteamericana. Su destacada participación en el horario late-night, donde ha hecho gala de un humor brillante y mordaz, lo ha consagrado como uno de los comediante más importantes de las últimas dos décadas.

Jack White es una de las personalidades musicales más interesantes de la actualidad. Luego de darse a conocer en el extraordinario dúo de blues minimalista The White Stripes, este fantástico músico ha formado parte de otros reconocidos grupos como The Raconteurs y Dead Weather, ha producido para otros prestigiosos artistas y ha iniciado una prometedora carrera como solista. En cada una de sus facetas el éxito es omnipresente.

White y O’Brien son artistas profundamente interesados en el tema de la creatividad. A lo largo de las numerosas entrevistas que ha hecho en sus programas de televisión, el comediante suele indagar en el proceso creativo de algunos de los artistas con los que conversa. El músico también ha manifestado su fascinación por el proceso creativo en numerosas entrevistas y, más destacadamente, en un par de excelentes documentales: It might get loud y Under great White northern lights.

Serious Jibber-Jabber es una serie de entrevistas que modera Conan O’Brien. En ellas, Conan cuenta con la libertad de conversar con personalidades muy interesantes sobre temas que no necesariamente puede abarcar, y mucho menos con tanta holgura de tiempo, en su programa habitual.

En uno de los episodios de esta serie, Conan entrevistó a Jack White, a quien considera un amigo cercano. Esta conversación es una de las más fascinantes sobre creatividad que he podido ver en el último par de años, debido a las valiosas revelaciones que ambos artistas compartieron y a las agudas reflexiones sobre el acto de crear que desarrollaron. A continuación analizaré los puntos más destacados que este par de genios creativos abarcaron en ese maravilloso diálogo.

Al comienzo de la entrevista, White confesó su fascinación por la simpleza. Cuando era joven trabajó en un negocio de tapicería y describió cómo el mínimo de grapas que sostenían ciertas telas marcarían para siempre su futura vocación musical: “Eso ha afectado todo lo que hago, lo veo como una manera de limitarme para crear más cosas. Mi cerebro está obligado a crear con las herramientas que tengo. No me interesa tener todo a disposición. Escribo canciones cuando hay un trabajo por hacer. Por ejemplo, si llamo a un grupo de músicos para que grabemos el día siguiente, entonces el día anterior estoy obligado a componer canciones porque no tengo alternativa.”

Jack White también confesó detestar el confort, simplemente porque cree que ninguna obra de arte puede venir de ese lugar. “Depende de mí exigirme y ser duro conmigo mismo para que nada sea fácil para mí. Me gusta pensar que siempre hay mucho trabajo por hacer porque quiero crear algo todos los días; cuando me levanto todos los días, eso es lo que quiero hacer”.

La enorme responsabilidad que tienen los artistas también fue analizada por Jack White: “Si te consideras un artista, tú tienes que trabajar tres veces más fuerte que cualquiera que tenga un trabajo normal. Al ser un artista tú tienes que crear algo de la nada, algo que no existía antes, y esa es una gran responsabilidad, es la responsabilidad que viene con la inmensa libertad de ser artista”.

En ese sentido, Conan señaló la importancia del trabajo duro: “A mí me gusta trabajar mucho porque creo y confío en el trabajo. El talento es importante, pero el verdadero catalizador, el ingrediente mágico que lo hace todo posible es trabajar duro”. Jack White apoya ese criterio e incluso lo refuerza al declarar que sus ídolos trabajaron todo el tiempo: “¿Quién quiere saber que las grandes obras de arte fueron hechas tomando el camino fácil? Nuestros ídolos fueron personas que insistieron e insistieron e insistieron… Incluso si no tienes ningún talento pero insistes y trabajas constantemente en ello, algo tiene que pasar, algo va a hacer click.”

Larry Bird, Johnny Carson y Steve Martin fueron algunos de las destacadas personalidades que tanto Conan como Jack White mencionaron a lo largo de su conversación. Para Conan, lo que todos ellos comparten es la preparación: “Cuando alguien se me acerca a pedirme algún consejo, yo les digo que tienen que trabajar duro y que tienen que prepararse todo el tiempo”.

Conan estaba interesado en conocer cómo procesaba Jack White la recepción a su obra. En este respecto el músico respondió: “Cuando algo bueno te pasa intentas disfrutarlo, pero si lo disfrutas demasiado entonces caes en la trampa de ser muy egocéntrico. Hay una ventana muy estrecha en la que tienes que vivir cuando creas algo, y es muy difícil poder hacer un balance entre lo que funcionó y lo que no. Lo único que puedes hacer es buscar la forma en la que todo eso, tanto lo bueno como lo malo, te empuje hacia delante”.

Uno de los puntos más importantes que se discutieron a lo largo del diálogo fue el de cómo algunas emociones negativas podían actuar como motores para la creatividad. Conan confesó que la ira es lo que más lo motiva: “Si yo estuviese completamente satisfecho, no creo que podría hacer nada. La ira y la frustración son componentes necesarios para mí. Tiene que haber algo que te remueva por dentro, es parte del proceso creativo”.

Jack White añadió: “Si eliminaras todas esas emociones, si no dejaras que existieran, entonces creo que no tendrías esa actitud de hacer cosas. A veces pienso que la sociedad se equivoca al pensar que todas esas cosas que pertenecen al plano violento de las emociones son completamente negativas y deberían evitarse a todo costo. Y yo no creo que eso sea verdad en lo absoluto, es decir, todas esas emociones han sido relevantes para géneros como el blues, el rock ‘n roll y el punk. Si se hubiesen ignorado todas esas emociones y no se hubiesen pensado y expresado, no creo que se hubieran explorado todas esas ideas”.

Ya he visto varias veces esta entrevista y no sólo porque soy un gran admirador de estos dos artistas y me apasiona conocer sobre sus procesos creativos, sino también porque me parece muy aleccionadora en términos de  cómo pensar al acto creativo, asumirlo como un oficio que demanda un trabajo duro y persistente y finalmente ganar conciencia de la gran responsabilidad de practicar ese fascinante talento de crear.

No hay comentarios.: