miércoles, noviembre 15, 2006

Brazilian Girls: fetiche vocal

Uno se puede “quedar pegado” con una banda de diversas maneras. Te puede gustar desde la primera vez que lo escucha o, por el contrario, puede que no te guste al principio y que, luego de un tiempo, lo puedas digerir para finalmente quedarte enganchado. En fin, como dije, hay todo un abanico de posibilidades.

Sin embargo, cuando uno escucha a Brazilian Girls, uno no puede identificar cuándo es que ha quedado completamente cautivado con el sonido de este cuarteto residenciado en Nueva York. El hecho es que uno se rinde ante esta novedosa propuesta liderada por la voz de la italiana Sabina Sciubba. No es que le esté restando méritos a quienes la acompañan – el argentino Didi Gutman (antiguo tecladista de Spinetta) y los estadounidenses Jesse Murphy (bajo) y Aaron Johnston (batería)-, ya que éstos conforman la estructura “creadora” de la banda; lo que pasa es que lo que más resalta –y lo que logra seducirte- es la oscura y seductora voz de esta mujer: todo un instrumento musical exquisito y sexy. Todas esas notas que salen de su boca te cautivan hasta hipnotizarte. No exagero: la voz de Sabina es puro erotismo sonoro.


Aunque creo que ya he logrado una forma bastante convincente de invitarlos a escuchar esta experiencia de electro-jazz, trip-hop, reggae y chill-out; considero que en caso de que acepten esta sugerencia, deben empezar por su primer disco, Brazilian Girls (2005), que se convirtió en su mejor carta de presentación en el mercado y las discotecas de Estados Unidos y Europa.


El inmensamente anticipado segundo disco, Talk to la bomb (2006), no es tan bueno como el primero –incluso hay fuertes críticas que lo condenan-, pero todavía contienen visos de la genialidad que ha caracterizado a esta bandota –Sweatbomb es una belleza, por ejemplo. De igual forma, si escuchan este después del primero, pueden incluso asimilarlo mejor y así no rechazarlo impulsivamente.


Brazilian Girls se ha convertido en este último par de años en una buena noticia para esa entusiasta audiencia –en la que me incluyo- que siempre está abierta ante nuevas propuestas de música electrónica. Numerosas reseñas de sus conciertos han sido publicadas en Internet, elogiando su live act lleno del histrionismo sexy de Sabina Sciubba y la excelente ejecución de sus instrumentistas. Desde este rincón cruzamos los dedos para que pronto podamos disfrutar en vivo de este cuarteto, que promete seguirnos ofreciendo más de su novedoso catálogo musical.

No hay comentarios.: