jueves, abril 24, 2008

Profundo


Inspirado en Profundo de Gerry Weil


Hace tiempo que había decidido zambullirme. No era cuestión de respirar profundo ni de exprimir a mis pulmones tristes. Mucho tiempo atrás anhelaba estar nadando con tu permiso. Pero como siempre hay un pero… Este es el pero de ahora. Sólo estoy nadando. Todo como por encimita. ¿Por qué no me dejas ir más allá? ¿Qué te frena ahora? ¿Acaso tengo que esperar más? Si ahora es el momento perfecto. Yo sé que esas vainas de la perfección no existen. Pero resulta que ahorita como que sí. Como que se me hace perfecta la cosa. Tan sólo lo imagino y ya desciendo. Quiero demostrarle al mundo que ir hacia abajo no siempre es malo. Al contrario, digamos que allí yace mi paraíso expectante. Desciendo y no me preocupo ya por la respiración. Eso de la vida quedó allá arriba, allá donde ya no alcanzo a ver. Me ha vencido el azul cuando se ha vuelto negro. Ya ni sé dónde estoy, pero me gusta. Me gusta descubrir esa parte que nadie más, ni siquiera tú, conoces de ti misma. Recuerda que uno nació para ser descubierto. Y yo estoy haciendo lo propio contigo. Ya el agua se ha hecho mi aire. Ni siquiera sé si vivo todavía. Pero no me importa. El agua está dentro de mí como deseaba. Y justamente ese “no me importa” no aspira más sinceridad que la que ya tiene. Porque uno no se entrega. Uno entrega lo demás. Hasta quedarse solo, que es como uno viene y como uno se va. Así como estoy ahora. Sólo para ti. Hasta el agua ya corre por mis venas. Hasta ahí has llegado. Lástima que esto sea sólo una ilusión. Una puta ilusión que me ha dejado la boca sedienta. Sedienta de ti. Sedienta de agua de mar.

4 comentarios:

Ani Sosa dijo...

Mijoooooooo! pero ¡qué intenso! jajajajaja, para que no digas que no leo tu blog. Está bueno éste, todavía lo tengo que leer 3 veces más para digerirlo, pero está muy bueno....

un besito!
anita*

Isa dijo...

me encanta de este post el que sea tan evidente que lo que describes no se pueda entender bien si esta escrito de la forma clara y corriente, y se necesite toda esa cuerda de metaforas para hacerse comprender a la perfeccion. Porque de nuevo, creo que mas de uno ha estado nadando en una corriente como la tuya -o la de tu chica, de quien quieras que sea- Me gusta mucho, aunqueee si me dejas decirtelo, es la primera vez q leo algo cliche en tu blog ("me gusta descubrir esa parte de ti que ni tu conoces")...pero bueno, para algo existen esas lineas, en realidad

muy bonito! creo q me voy a buscar el original a ver...

victor_marin dijo...

Anita: gracias por tus palabras; y sí, tienes razón, estaba todo intenso cuando lo escribí jeje

isa: gracias por comentarme siempre. Y tranquila que las críticas son siempre bienvenidas. Estás en todo tu derecho de hacerme saber si algo de lo que leíste no te gustó mucho. Este escrito está inspirado en una canción, no en un texto. Puedes escucharla en "Símbolos", un excelente disco de Pablo Gil. O, si quieres, te la puedo pasar por MSN: vitico2083@hotmail.com. un abrazo

Naky Soto dijo...

Poesía amigo mío, pura poesía.
Y me reflejo, me proyecto, como dicen los psicólogos. A mí el mar me nutre y me hace feliz, me cambia el ánimo y pone de buen humor y hasta el pelo me brilla más ;)

Poesía Víctor, bellísima, amén del cierre.