miércoles, diciembre 08, 2010

Alondra de la Parra y la Orquesta Filarmónica de las Américas


Una de las bendiciones más grandes que he tenido la fortuna de experimentar en Nueva York ha sido trabajar con personas ciertamente extraordinarias. Un año antes de venirme, se publicó en el New York Times un perfil de Alondra de la Parra, una talentosa y emprendedora directora mexicana que se dio a la tarea de fundar un ensamble sinfónico, con el objetivo de interpretar obras compuestas por noveles y renombrados compositores latinoamericanos. La lectura de ese artículo no sólo me resultó altamente inspiradora, sino que también hizo que incluyera a Alondra de la Parra en la lista de artistas y gestores culturales que más admiro.

Alondra de la Parra fundó la
Orquesta Filarmónica de las Américas con tanto sólo 23 años de edad, cuando aún realizaba estudios de Piano y Dirección en la Manhattan School of Music. Actualmente, de la Parra es Embajadora Cultural de Turismo de México, es el miembro más joven de la Junta de los Premios Grammy Latino y hasta su elegante manera de vestir en tarima ha sido elogiada por revistas como Jane y Vogue.

En principio, de la Parra creó dicho ensamble para producir un concierto formado exclusivamente de repertorio latinoamericano. Sin embargo, la orquesta ha crecido hasta convertirse en una organización sin fines de lucro que maneja un presupuesto de 1,5 millones de dólares, desarrolla un programa educacional para niños en las escuelas públicas de Nueva York, organiza un concurso de jóvenes compositores, posee un contrato de grabación con Sony Classical y su ensamble, que se ha presentado con éxito en los más prestigiosos recintos de Estados Unidos, está a punto de embarcarse en su tercera gira internacional. Esta cadena de impresionantes logros le han ganado a esta extraordinaria músico mexicana elogios por parte de destacadas personalidades de la música clásica como los directores
Simon Rattle, Kurt Masur y Marin Alsop (la primera mujer en dirigir una orquesta estadounidense), y el prodigio del violín Joshua Bell.

En el instituto donde realicé mis estudios de ingeniería de sonido, tuve la suerte de tener a Flavio Gaete como mi profesor del curso de MIDI. Resulta que él toca la viola para la orquesta que dirige Alondra. Hace algunos meses, Flavio se encargó de la producción de un concierto para niños que esta orquesta haría en el
Museo del Barrio. Él necesitaba ayuda en la edición del algunos videos y en otros detalles de producción. Yo me le puse a la orden y lo asistí en la producción del evento, dándole comienzo de esta manera a una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido la oportunidad de vivir acá en Nueva York.

En Agosto de este año, Alondra de la Parra y la Orquesta Filarmónica de las Américas editaron su primera producción titulada
Mi alma mexicana (2010), un disco doble en el que se registran casi doscientos años de música mexicana. El álbum ha logrado un éxito sin precedentes para un ensamble tan joven como este: alcanzó el primer lugar del cartelera de música clásica de iTunes y ha recibido reseñas muy positivas por parte de la prensa especializada.

Haber trabajado para esta organización fue un verdadero honor y una experiencia que recordaré para siempre con mucho cariño, así que para mí también es todo un orgullo poder presentarles este maravilloso trabajo en La vida es una nota.

Los invito entonces a que vean el siguiente video en el que Alondra explica el concepto de esta extraordinaria producción.

No hay comentarios.: