sábado, diciembre 26, 2009

Lo mejor del 2009


Este año que está por finalizar nos brindó excelente música.

La Vida es Una Nota resume estos últimos doce meses, musicalmente hablando…

En estos días, un profesor en el Instituto nos preguntó si nos sentíamos optimistas respecto a la música en estos tiempos. El sentía que ya no se hacía música como antes. Según él, en la década de los 70, la música se hacía con mucha más pureza, sin tantas intenciones comerciales y sin buscar tanto reconocimiento como el que buscan ciertos músicos en la actualidad. Y aunque compartía su preocupación hasta cierto punto, de todas formas levanté mi mano para decirle que yo sí me sentía muy optimista con la música que se estaba haciendo en este momento, sencillamente porque se estaba haciendo muy buena música.

Ahora bien, eso no significa que esté ignorando los grandes y fuertes retos que la música ha tenido que afrontar durante los últimos años, no sólo en lo que a piratería se refiere, sino también a la débil capacidad de respuesta que ha tenido la industria para afrontar esa grave crisis. Sin embargo, también me considero optimista en ese sentido.

La gente ha estado comprando mucho más por Internet, simplemente porque cada vez es más fácil hacerlo de esa forma. Para la segunda mitad de 2010, se espera que las ventas por Internet superen a las ventas físicas. Esto evidencia que la audiencia cada vez más se está adaptando a las nuevas exigencias del mercado, y que la gente seguirá estado dispuesta a darle el justo valor que tiene una producción discográfica.

Otro punto que merece ser destacado es la aprobación de la Ley Hadopi por parte del Congreso de Francia, que sienta las bases para la protección de material original en la Internet. Esta ley constituye un importante precedente en el desarrollo de un marco legal que proteja las obras de los artistas cuando se difundan por la Web. Y aunque no ha estado exenta de cierta polémica, el Reino Unido ha presentado una propuesta muy parecida que espera tenerse aprobada para la segunda mitad del año que viene.

Ahora bien, retomando el tema de la buena música que se hizo este año, siento que el género que más se destacó fue sin duda alguna el indie rock. Esta música, en mi opinión, fue la que presentó las propuestas más innovadoras, creativas y geniales.

Tenía tiempo sin escuchar un trabajo tan elaborado y bien logrado como el Bitte Orca de Dirty Projectors. Los arreglos y las texturas vocales que ofrecieron David Longstreth y compañía han hecho que estemos muy pendientes de lo que esta banda de Brooklyn pueda ofrecernos en un futuro. De igual manera, la calidad de trabajos como It’s frigthening de White Rabbits, Veckatimest de Grizzly Bear, The first days of spring de Noah and the Whale y Actor de St. Vincent hicieron del 2009 uno de los mejores años del rock independiente.

El hip-hop fue otro de los géneros que valió la pena estudiar en estos últimos doce meses. Durante la segunda mitad del 2009 hubo mucha expectativa por el nuevo trabajo de Jay-Z. Meses antes de su edición, ya se hablaba de la calidad de los invitados y productores que formarían parte de esta placa, así que se esperaba con mucha antelación el nuevo trabajo del que para muchos es el mejor rapero de la historia.

Sin embargo, The Blueprint 3 dejó mucho que desear, a pesar de que llegó al número uno en ventas y de que Jay-Z logro convertirse en el único artista hip-hop que ha logrado colocar cada uno de sus discos en el tope de las listas. Comercialmente hablando, The Blueprint 3 fue muy eficiente. Dos sencillos muy bien producidos con atractivos invitados (Kanye West & Rihanna en Run this town, Alicia Keys en Empire state of mind) y con coros pegajosos lograron su cometido de vender, y mucho. Pero musicalmente hablando, decepcionó bastante. Este comentario fue unánime en la audiencia y la crítica del hip-hop y, aunque Jay-Z logró vender mucho con este disco, también ha perdido mucho respeto por parte de la gente que más lo admiraba.

Uno de los artistas que sí logró recuperar el respeto que alguna vez ostentó en la década de los 90, fue Mos Def. The Ecstatic, su más reciente producción, fue un exitoso regreso a los escenarios. Otra producción que merece ser destacada fue Attention Deficit, la opera prima del rapero Wale. Este disco ha contado con el apoyo del público y de la crítica, prácticamente desde el mismo día en que se editó.

El rock venezolano también vivió un excelente momento este año. Cunaguaro Soul, una de las bandas revelaciones del rock caraqueño de los últimos tiempos, editó su primer disco, sugiriendo con solidez lo que pronto nos pueden ofrecer. El trío pop rock Telegrama también grabó un discazo y la cantautora Nana Cadavieco editó un disco que celebra su talento artístico apoyado en una banda y un productor de lujo.

Este año que pronto nos deja nos ofreció excelente música. No nos queda otra cosa sino escuchar lo que nos dejó este 2009. Abajo se postea lo que se ha convertido en una agradable costumbre durante estos tres años en La Vida es una Nota: la lista de lo que, en mi opinión, fueron los mejores discos de este año.

1) Dark night of the soul - Sparklehorse & Danger Mouse
2) Bitte orca - Dirty Projectors
3) Rules - Whitest Boy Alive
4) 21st Century Breakdown - Green Day
5) El norte - Rafael Gómez
6) The Ecstatic - Mos Def
7) The first days of spring - Noah and the Whale
8) Ébano y marfil - Betsayda Machado y César Orozco
9) It's frightening - White Rabbits
10) Fuerza natural - Gustavo Cerati
11) Man on the moon - Kid Cudi
12) Un día en el mundo - Vetusta Morla
13) Turn me loose - Ledisi
14) Phrazes for the young - Julian Casablancas
15) A strange arrangement - Mayer Hawthorne
16) Wolfgang Amadeus Phoenix - Phoenix
17) Country Club - Telegrama
18) Veckatimest - Grizzly Bear
19) Cunaguaro Soul - Cunaguaro Soul
20) Horehound - Dead Weather
21) Exposé - Nana Cadavieco
22) Declaration of independence - Kings of Convenience
23) Troubadour - K'Naan
24) Crack the skye - Mastodon
25) Attention Deficit - Wale

jueves, diciembre 17, 2009

veeteefunk - ¡épale! EP


Yo soy veeteefunk cuando escucho música, cuando escribo sobre música, y cuando hago música.

Este es mi primer EP.

Se llama ¡épale! y contiene dos tracks que hice con un tecladito en mi computadora.


Esta es mi manera de decirle ¡épale! al mundo con mi música.


Si quieres escucharlo, puedes descargarlo
aquí.

Nota:
Ruyman Gilbert hizo el arte del EP.

miércoles, diciembre 09, 2009

Kings of Convenience: those feelings you don't share


When you manage to create an entire sentimental atmosphere playing songs with nothing but two voices, two acoustic guitars and the ocasional company of another instrument, you have an enormous musical talent. Erik Boe and Erlend Oye, in my opinion, are two of the most talented singer/songwriters nowadays. Earlier this year, they released another remarkable record with their other band, Whitest Boy Alive. And they have yet released another great album called Declaration of Independence under their side project Kings of Convenience. Kindhearted lyrics, sweet vocal harmonies and delightful guitar arrangements makes each song become into an engaging tale. It took me just one listen to Declaration of Independence to realize I was about to enjoy a masterpiece. And after listening to it for a while, I can now assure you I wasn't mistaken. The greatest thing about these songs is that, even though they sound melancholic and nostalgic, you don't get to feel down or sad after you listen to them. They rather seem to encourage you to keep on dreaming on that long-awaited company. In the meantime, this album, as its name implies, was meant to listen to on your own.

This is the video for Boat behind

viernes, diciembre 04, 2009

pinta 09: Latinoamérica se exhibe en Nueva York



--> Puede que el blanco sea el menos egoísta de todos los colores. No tiene la prepotencia del negro, ni el radicalismo del rojo y mucho menos el exhibicionismo del amarillo. El blanco no tiene ambición de protagonismo. Por el contrario, es el color que permite, con su presencia, que sean otros los que destaquen. Desde el 19 hasta el 22 de Noviembre, el blanco dejó mostrar, con toda su generosidad, la rica paleta cromática del arte Latinoamericano en el Metropolitan Pavillion de la Ciudad de Nueva York -sede de pinta 09: The Modern & Contemporary Latin American Art Fair.
Luego de empujar las doradas y pesadas puertas del Pavillion, me dirigí a la recepción para comprar mi entrada. Una muchacha esbelta, cabello negro y piel blanca, cuyos enigmáticos ojos verdes se refugiaban tras unos gruesos lentes de pasta, me vendió el ticket hablándome en un inglés mal pronunciado. Opté por hablarle en español, al percatarme de eso, y ella hizo lo propio. Supongo que era mexicana -a juzgar por el sonido de su acento.

Esta escena, la de dos latinos que empiezan a hablar en inglés pero que luego hablan en español al reconocerse hispanos, pasa mucho en Nueva York. En esta feria también me pasó más de una ocasión, con la excepción de que en ese momento la conversación fue sobre arte. Además de admirar el trabajo de los artistas de mi tierra, conversar con ellos y con diversos galeristas fue lo que más disfruté de todo el evento. O mejor dicho, lo que más disfruté fue escucharlos hablar de arte.

Mi primer encuentro lo sostuve con Ignacio Liprandi, dueño de una galería que lleva su nombre en la ciudad de Buenos Aires. Su puesto exhibía las fascinantes obras en blanco y negro de Pablo Accinelli y Tomás Espina -cuyos cuadros, según me contó, están inspirados en "La Cabeza de Rugendas" del célebre escritor argentino César Aira.

La otra galería argentina que visité fue Consorcio de Arte (Buenos Aires), donde se mostraba la simple pero llamativa propuesta de Genoveva Fernández, quien admite que su principal intención "es una provocación esencialmente visual". Su trabajo se basa en "la línea, el punto y apenas dos valores: blanco y negro, y parte del dibujo que invade de manera obsesiva el plano para mutar en pintura sobre tela".


Luego me pasé por la
Ginocchio Galería (Ciudad de México), donde tuve la oportunidad de ver los hermosos cuadros de Claudio Gallina y Hugo Lugo, (primera y segunda imagen bajo este párrafo, respectivamente) inspirados en la que quizá sea la mejor etapa de la vida del ser humano: la infancia.



Un barco lleno de decenas de Mickey & Minnie Mouse vestidos de sacerdotes fue una de las cosas más curiosas y polémicas que pude ver en la feria. Esta pieza pertenecía a Nelson Leirner, artista representado por la galería Bolsa de Arte (Porto Alegre). Otra de las galerías brasileras presentes en pinta 09 fue la Dan Galeria (Sao Paulo), que exhibía las ambiciosas obras futuristas del escultor Ascanio MMM.


De igual manera, tuve el gran placer de conocer y conversar con el artista colombiano Joel Grossman, representado por la Christopher Paschall Galería S. XXI (Bogotá). Sus obras son "re-interpretaciones", a tamaño real, de grandes obras del arte universal impresas digitalmente sobre cajas de vinilo. Esta técnica se denomina "Pintura digital sobre acrílico". Grossman me confesó que su mayor ambición es "tener a todos esos cuadros juntos, uno al lado del otro" para que cuenten lo que él ha titulado como la "Breve Historia del Arte".

Santiago de Chile también estuvo representado por la galerías Aninat Isabel, que presentó interesantes esculturas realizadas por Pedro Tyler (mostrada bajo este párrafo), y por Die Ecke Arte Contemporáneo, que enseñó el trabajo de Felipe Mujica -en el que se podía leer la siguiente frase: "Everything that begins as comedy inevitably ends as mystery" (Genial, ¿no?)


De la representación de España, el arte que más llamó mi atención fue el de las fotografías de Nicola Constantino (mostrada bajo este párrafo), elocuentes de maestría en el dominio de la luz y la sombra, expuestas por Galería Sicart (Barcelona); y la pintura de A. Robirosa, perteneciente a la galería Aina Nowak (Madrid).


El vistoso juego entre pintura y relieve que propuso Priscila de Carvalho fue otra de mis piezas favoritas de pinta 09, mostrada por la galería Praxis International Art (Nueva York).


Observar el arte de mi país fue, definitivamente, otra de las cosas que más me llenaron de felicidad durante mi recorrido por esta inmensa galería latinoamericana que se instaló en Nueva York. Obras de Carlos Cruz-Diez y de Jesús Soto fueron exhibidas por numerosas galerías de varios países. Sin embargo, la mayor muestra la ofreció la Durban Segnini Gallery (Caracas/Miami). Otra de las galerías con base en Miami fue Sammer Gallery LLC que enseñaba interesantes obras de Carmelo Arden Quinn.

El trabajo de Cecilia Paredes, cuya fascinante propuesta consiste en incorporar al cuerpo femenino dentro de pinturas, representado por la galería Diana Loewenstein Fine Art (Miami), fue otro de los elementos más memorables de la feria.


La ciudad de Caracas tuvo también su representación en las galerías Artepuy, que exponía el extraordinario trabajo de los artistas Aureliano Parra, Héctor Ramírez, Cecilia Paredes y Gisela Romero -a quien tuve el inmenso honor de conocer-, y la Galería Faría+Fábregas (Caracas/Nueva York) la cual está enfocada, en palabras de su representante Eugenia Sucre, "en promover el arte conceptual latinoamericano de los 60 y 70", y que exhibía una interesante muestra fotográfica de un festival de performance que tuvo lugar en el Parque de Este de Caracas.

Otra de las conversaciones que más disfruté fue la que sostuve con la museólogo Andreína Fuentes, Directora de Hardcore Contemporary art space (Miami). Me encantó hablar con ella por la convicción de su verbo y por esa seguridad que ostentan las personas exitosas. Ella me explicó una campaña que está fomentando, junto a Bernice Steinbaum, entre las compradores de arte denominada "Latina Women are empowered by their checkbook- They buy Latin American Women Artists", basada en el "sabio instinto que tienen las mujeres latinoamericanas para el negocio y la inversión". La propuesta está dirigida a las mujeres para que, basadas en esa poderosa intuición, se entusiasmen y compren arte hecho por mujeres.

El arte de Claudia Bueno merece un párrafo aparte (o dos). Resulta que uno de los últimos puestos que visité fue el de la galería Carmen Araujo Arte (Caracas), que representa las extraordinarias piezas de esta joven artista venezolana. "You can move the light if you want", me dijo Victoria Urribarri, representante de la galería -con quien después tuve una agradable conversación en caraqueño. Ella me hizo esa sugerencia porque en la obra de Bueno
-->involucra directamente al espectador.

Pequeñas siluetas de personas ("People") o de árboles ("Shadow fields"), encaran a un pequeño bombillo que puedes mover a lo largo de la lámina de metal donde están instaladas estas figuras. De esta manera, uno puede controlar las sombras que generan estas siluetas contra el fondo blanco dispuesto detrás de ellas. El arte de Claudia Bueno fue el que más me impactó de toda la feria. Su genial propuesta que incluye luz y sombras, como resultado de la participación de quien la admira, fue la que más me gustó de pinta 09. (Por eso el párrafo aparte y por eso mi admiración.)


Si bien la reflexión, a través de la identificación con la obra que está en frente de nosotros, está dentro de los principales objetivos del arte, responder a la necesidad estética de embellecer es otra de sus aspiraciones. Y si el arte a veces también funciona como reflejo de las sociedades y sus culturas, entonces pinta 09 cumplió con solidez su misión de hacernos saber -o de recordarnos- la belleza de nuestra tierra.

Cuando salí del Pavillion y encaré la fría brisa del otoño neoyorquino, una sensación de orgullo y de confianza se instaló en mi alma. No sólo porque sentí un enorme placer al admirar las hermosas obras de arte elaboradas por mis compañeros latinoamericanos, sino porque luego de conocerlos y conversar con sus galeristas, también supe que el arte latinoamericano está en buenas manos.

lunes, noviembre 30, 2009

St. Vincent: when weird gets adorable


There are records that are just hard to listen to. That doesn't mean they're bad, don't get wrong. There's a huge difference between a mediocre album and a challenging one. Actor (2009), St. Vincent's sophomore record, is a perfect example of the latter -which is what I'm trying to describe you in this post. When I first listened to it, I didn't quite get it, as a matter of fact I gave up on listening to it again -I deleted it from my computer indeed. But then I ran into one of her live performances on YouTube and it all made sense, I guess her music got me instead of me getting her music. This record is noisy, confusing, baffling. Long story short: her music is weird. Nonetheless, there's a rare beauty hidden under that weirdness that enchants you. And if you listen without prejudices and lose yourself into her message, you'll be caught up in her strange music. To tell you the truth, at once I thought she was a little bit too weird for my taste. And since the moment I found myself enjoying her freaky music, I couldn't help but to consider myself as a freak as well. I suppose there's nothing wrong with that while you're listening to strange beautiful music like this, right?

This is a live performance of The Party -one of her less 'weird' and most delightful tunes


martes, noviembre 24, 2009

Gustavo Cerati: la fuerza de la delicadeza


Dicen que con los cincuenta, llega la madurez. Y se dice también que no hacen falta guitarras distorsionadas para hacer rock. Con Fuerza natural (2009), Gustavo Cerati ha confirmado con contundencia ese par de premisas. Luego del masivo éxito que significó Ahí vamos (2006) y la gira de regreso de Soda Stereo, muchos creyeron que Cerati iba a mantenerse en esa línea de rock que lo mantuvo tocando en vivo por casi tres años.

Sin embargo, el que quizá sea el rockstar más importante de Latinoamérica decidió presentar su nueva propuesta musical tomando el camino más impredecible -y probablemente más complicado-: el de la sutileza.

La canción que le da título a su más reciente producción es una especie de overtura que muestra el perfil del resto de la obra: arpegios sutiles, frases estilizadas, voces de apoyo tímidas, poesía explícita y riffs distorsionados administrados con sabiduría. La claridad sonora que Cerati ha decidido desarrollar en este disco permite mostrar con nitidez el mensaje que está tratando de expresar.

Cuando uno escucha canciones como Fuerza natural, Magia, Tracción a sangre, Cáctus y Sal, uno puede intuir con validez el énfasis que Cerati le ha concedido al detalle en su producción más reciente. En esta cruzada, Gustavo ha contado con el extraordinario apoyo de Héctor Castillo, quien ahora funge como productor e ingeniero de la placa. (Si quieren comprobar a qué suena la dupla Cerati-Castillo escuchen el exquisito tema Cáctus -en mi opinión el mejor logrado de todo el disco.)

No obstante, el lado más comercial -sin que esto implique que sea negativo- se evidencia en Déjà vu, Amor sin rodeos, Desastre y Rapto. Fuerza natural derrocha la seguridad que sólo puede proporcionar la experiencia.

Cuando uno escucha este trabajo, uno siente una confianza y una madurez en la voz de Cerati que no pareces encontrar en otra voz del rock en español de la actualidad.

Fuerza natural es una de esas obras de arte que sólo son posibles gracias al talento de un artista como Gustavo Cerati.

Y a sus cincuenta años.

Este es el video de Cáctus

miércoles, noviembre 18, 2009

Alex Cuba: the groove of a heart in love


You don’t often find such sweet candor in singers nowadays. Fortunately, that particular kind of alluring honesty is present on every song of Agua del pozo (2009) –Alex Cuba’s sophomore record. His voice acts as the perfect channel for his reflections on love -whether you’re enjoying it or suffering from it.

You can hardly summarize Alex Cuba’s style by naming just one or two genres. If you want to locate his sound, you’d have to search it through the confluence of a wide catalog of styles such as son, latin rock, acoustic funk, acid jazz and even reggae. When you listen to his music, the real payoff is the “in-betweens” within the broad sound collage he creates.

You can hear a sort of Latin minimalism on Amor infinito, the disc-opener and De camino, the track that follows. Simplicity seems to be the zone where Cuba feels most comfortable. He relies on the power of his gentle voice to produce the complexity that each song carries in its core. As a matter of fact, he also brings this less-is-more vibe to the stage, since he performs with a live band of only three musicians.

His voice is versatile and fits appropriately no matter what genre he’s immersed in. That voice commands the center on irresistible Latin grooves like Tu boca lo quita, Agua del Pozo and Penita en la cara, the acoustic funk of Fiesta religión as well as the tropical reggae of Y qué bongo.

Cuba pulls his listeners deeply into the mood he creates with each song, whether it’s the joy of falling in love in De camino, the sorrow of a broken heart in Lamento or the contradiction you often find in loving someone in Sí, pero no.

Harmony is the most appealing attribute of Agua del pozo. Cuba’s voice and acoustic guitar and the congas become the simple-yet-solid elements that merge seamlessly to create music that speaks to your heart and seduces your inner rhythmic soul, no matter what the style. Agua del pozo will make you fall in love while you dance to it.

This is the video for Sí, pero no

jueves, noviembre 12, 2009

Pete Yorn & Scarlett Johansson: music is an intimate dialogue


Pete Yorn suffered from a break-up that didn't let him sleep for an entire week. And when he finally could sleep again, he had a dream. This dream consisted of eight new songs. "The whole record was in my head, fully formed", recalls Yorn. He felt he had to make a record in the style of Serge Gainsbourg and Brigitte Bardot. "I felt it had to be a guy-and-girl conceptual, so I asked myself: who is Brigitte Bardot today? It's Scarlett Johansson". So he called her, and together recorded Break up (2009). To be honest with you, this album has been quite an outstanding surprise for me. I didn't like Scarlett's first musical effort -an album containing songs of Tom Waits. But as soon as I knew that this new record included singer/songwriter Pete Yorn's original material, I knew that I was going to approach a different type of work. Break up, more than a collection of duets, pays tribute to one of the most intrinsic attributes of music: dialogue. When music like this speaks to you and reaches you, you can't do but listen to it carefully and answer to it with your emotions. Break up is one of the most intimate & heartfelt conservations I've listened to this year.

This is a live performance of
I don't know what to do


martes, noviembre 10, 2009


Sé que te gusta el olor de los aeropuertos, de las salas de cine de autor y de los lobby de los hoteles.

Sé que sigues usando tus Converse vino tinto, aún cuando sabes que ya es hora de botarlos. Que eres del tipo de personas que le agarra cariño a los objetos.

Sé que dedicas las tardes de los domingos a un proyecto artístico en el que llevas cierto tiempo trabajando. Que te da pena mostrárselo a los demás, aunque por dentro sepas que te está quedando muy bien.

Sé que fumas y que a pesar de que aseguras querer dejarlo, no lo terminas de hacer. Que fumar te hace sentir importante.

Sé que crees bastante en el amor aunque pretendas aparentar lo contrario. Que mueres por volver a enamorarte.

Sé que te gusta tomar vino para desinhibirte. Que lo haces porque te gusta mostrarte tal cual eres. De vez en cuando.

Sé que te gusta el humor negro de los argentinos, el buen gusto de los franceses y la disciplina de los alemanes.

Sé que te gusta escuchar temas de jazz tocados por un clarinete.

Sé que anotas cosas en un diario. Que exageras algunas letras y que escribes en varios idiomas. Que dibujas figuras con marcadores para darle énfasis a algunos sentimientos. Que derrochas signos de exclamación.

Sé que no estás contenta del todo con lo que estás haciendo ahora. Que sabes que tienes que cambiar, pero te da miedo.

Sé que sabes que eres capaz de grandes cosas.

Sé que te gusta ver películas cursis cuando estás sola en tu casa. Que te gusta cantar canciones de los 80 cuando estás sola en tu carro.

Sé que te gustaría vivir unos siete meses en París. Que son siete porque te gusta ese número.

Sé que te gusta la música clásica aunque no la entiendas del todo.

Sé que detrás de tu mal carácter escondes ternura. Que tu sarcasmo es tu escudo para no sentirte vulnerable.


Y sé también que algún día nos conoceremos.


Y que ese día me gustarás.


Y lo demás, ya no lo sé.

Y lo demás, ya no quiero saberlo.

martes, noviembre 03, 2009

C'est pour ca que j'aime bien le cinema francais

Micmasc à tire-larigot (Jean Pierre Jeunet, 2009)



Rose et noir (Gérard Jugnot, 2009)




Panique au village (Stéphane Aubier/Vincent Palart, 2009)


jueves, octubre 29, 2009

The Phenomenal Hand Clap Band: 8 Dj's turned musicians


When you're handclapping, you're having a good time. Period. So when a band calls itself The Phenomenal Hand Clap Band, then you should have a good idea of what they sound like. The Phenomenal Hand Clap Band is a collective of 8 Brooklyn-based Dj's that got together to make "real" music. They traded their turntables for instruments and recorded The Phenomenal Hand Clap Band -their opera prima. The Phenomenal Hand Clap Band mixes, like in a Dj set, funk, house, hip-hop, rock & electro. But they haven't just written tracks, they even have dared to write actual songs. Just don't take their lyrics too seriously -they don't intend you to do that. Just listen to this music to have fun. They just want you to have fun. And you will if you listen to their music. Just remember to clap.

This is the video for 15 to 20


lunes, octubre 26, 2009

Antes


¿Acaso no es más intenso lo que viene antes,
lo que se imagina,
lo que se presiente,

            el todavía?

¿Todo eso que pasa antes de que pase?

¿Acaso el perfume no huele más rico
cuando estás cerca y no tocas
cuando lo único que puedes hacer

            es esperar y desear?

¿Acaso no es más sabroso
ver quien te espera a lo lejos,
que finalmente abrazarlo?

¿Acaso no se disfruta más la invitación que la fiesta?

¿Acaso no es más importante la pregunta que la respuesta?

¿Acaso no es más sabrosa la duda que la certeza?

¿Acaso no es más intenso
el pensamiento que el siento,
las ganas que el tacto,
el deseo que el acto,

             el quiero que el puedo?

jueves, octubre 22, 2009

Wax Tailor: un cello, une chanteuse et beaucoup de l'old-school


Hip-hop will always find innovative forms of expressions. One could say that it's part of every genre's natural re-invention or what a lot of people like to call music evolution. You can actually listen to a new hip-hop language in the French act Wax Tailor. In its most recent album, In the mood for life (2009), you will find lots of old school samples, organic beats, featured rappers, and a remarkable portion of trip-hop made of a perfect combination of cello, a female voice and a dark and hypnotic mood. This well crafted proposal has included Wax Tailor in that elite of French bands that have been equally embraced with notorious warmth by American and European audiences. In the mood for life represents an authentic highlight of what has happened in hip-hop in 2009.

This is the video for
Say yes


jueves, octubre 15, 2009

Noisettes: when pop gets danceable


"A pop trio leaded by a Amy Winehouse-esque singer". That's how Noisettes have been described by a lot of people in the music business. And they don't seem to have any problems with that, because it sounds just like that indeed. Their music shows authentic fidelity with that description, meaning their music is great. On their latest record, Wild young hearts (2009), they have shifted from the bluesy punk they were diggin in their previous record to an exquisite funky pop. Shoniwa's voice sounds pleasantly appropriate for the whole soul vibe this record delivers. When you listen to Wild young hearts you will dance, you will sing; you will feel that one thing when you listen to good pop music: fun.

This is a live performance of
Never forget you


domingo, octubre 11, 2009

Kid CuDi: the promise of hip-hop relies on a naive rapper


After been praised by hip-hop authorities like Jay-Z, Kanye West & Common, you might think that Kid Cudi would sound like the most predictable and commercial rapper nowadays. But after you listen to Man on the moon: the end of day (2009) you are going to find out you couldn't be more wrong. Kid Cudi has made such an extraordinary record that it has literally been embraced and hailed by everybody in the music industry: from the most conservative music journalists to indie rockers, from pop fans to experimental artists. And I agree with them: this album will blow you away. This is exactly the type of music that I currently enjoy listening to the most: artsy, dreamy, spacey, avant-garde, experimental, trippy, hard to catch -yet hard to forget. This is the type of music your mind won't ever let go away.

This is a live performance of The pursuit of happiness feat. Ratatat


viernes, octubre 09, 2009

Soñando despierto en Williamsburg


Él: Ray Ban Wayfarer, camisa manga larga de cuadros negros y azules, skinny jeans negros ajustados por una correa de remaches plateados, zapatos Vans azul claro. Ella: bandana morada coronando su cabeza, lentes de pasta, camisa negra cubierta por un suéter morado, pantalones negros y zapatos Converse blancos con tiras azules. Caminan agarrados de las manos luego de salir de la estación Bedford Avenue del tren L. Cruzan la calle para entrar a un sitio que vende "la mejor comida árabe de Williamsburg", anuncia un aviso de la revista ZAGAT que está pegado en la puerta del local.

Desde que decidí venirme a Nueva York quise vivir en Williamsburg, el barrio bohemio de Brooklyn que ha atraído a artistas del resto de los Estados Unidos y de todas partes del mundo. Ese mismo encanto ha hecho que el precio de la compra y renta de viviendas sea tan alto, que en ocasiones llega a ser comparable al de ciertas zonas de Manhattan.

Por más que busqué alquilar, a través de craigslist, un cuarto en esa fascinante área que se apoderó de mis sueños, no pude lograrlo por dos razones: primero por el alto costo de los alquileres y segundo porque nunca recibí respuesta de las personas que contacté.

Me enamoré de Williamsburg durante mi viaje a Nueva York en el 2007. En esa ocasión vine solo, así que pude hacer lo que quise en esa semana que terminó siendo definitiva para mi futuro cercano -pues fue cuando conocí al instituto donde ahora estoy estudiando.

Uno de mis rituales -cuando venía de viaje y cuando vivo ahora- es buscar con disciplina de religioso todos los miércoles el ejemplar semanal del Village Voice. En la edición de esa semana salía una pequeña guía de los mejores sitios de Williamsburg: una zona que "comenzaba a ponerse de moda".

Tomé el subway y comencé a recorrer Williamsburg guiándome por lo que publicaba el Voice. Cuando empecé a caminar por la zona sentí por un momento que no estaba en Nueva York, pues era bastante silenciosa, se veían pocos carros por las calles, la gran mayoría de los edificios eran bajos (sólo cuatro pisos) y casi todos sus habitantes eran gente joven. Y artistas.

De inmediato Williamsburg me sedujo con su vibra bohemia, los grandes y extravagantes graffittis, los llamativos flyers pegados en los postes y la gran cantidad de libros usados que se venden en las aceras.

Cuando me vine a vivir, una de las primeras cosas que quería hacer era volver a visitar Williamsburg, pues tenía grandes expectativas de saber cómo se sentiría ese re-encuentro con mi zona favorita de Nueva York.

Resulta que en el verano se realizan unas célebres fiestas denominadas The Jelly Pool Parties. En los últimos dos años este festival ha ganado notoriedad gracias al cartel de artistas que allí se presentan -desde Dirty Projectors, pasando por Girl Talk hasta Grizzly Bear- mientras juegas partidas de Dodgeball y Basketball o te pones a pintar con decenas de Sharpie en una pared llena de siluetas de zapatos Converse.

La gente que asiste a estas fiestas responde al 'fenotipo Williamsburg': jóvenes vestidos con pantalones ajustados, sombreros anacrónicos y lentes de monturas de colores no convencionales. Cuando salí de la estación Bedford Avenue no sabía realmente hacia dónde ir, así que simplemente seguí a las personas que respondían a ese particular dress code y no tuve problema en encontrar al sitio.

Al llegar, tuve que hacer una larga cola de media hora para entrar bajo un sol inclemente, pero luego al estar adentro supe que había valido la pena. La vibra era alucinante, me regalaron Red Bull y un ejemplar de la revista SPIN. Cuando comenzó la presentación de Girl Talk, la gente se volvió literalmente loca. Los que estaban jugando Dodgeball salieron corriendo para estar cerca de la tarima y los que estaban haciendo cualquier otra cosa hicieron lo propio.

Para la segunda fiesta tuve que hacer hora y media de cola para entrar. Era el concierto que conmemoraba la despedida del verano -y del festival. Fue bastante promocionado en prensa, blogs indie y por el poderoso word of mouth. Este concierto fue el que menos disfruté, había mucha gente y el personal de seguridad estaba particularmente tenso ya que muchos de los que no pudieron entrar comenzaron a intentar hacerlo encaramándose sobre las cercas del parque. De todas formas Grizzly Bear ofreció una maravillosa presentación celebrada por un público eufórico que disfrutaba de una de sus mejores bandas locales.

El encanto de Williamsburg reside en su atmósfera, en el color de la ropa de su gente, en el olor de sus cafés vegetarianos y restaurantes de comida italiana, en las texturas de las portadas de los libros que yacen en el suelo. Williamsburg te ofrece esa agradable sensación de esos pueblos tranquilos, seguros, acogedores. La libertad, rebeldía, desenfado, e irreverencia exclusivos de la juventud parecieran tener su embajada en este sitio que ha encontrado vacante en esa zona de mi mente donde se alojan mis sueños.