viernes, octubre 03, 2008

Tu tormenta


Las gotas que caen con una terquedad nerviosa.
El cristal de tu recuerdo que se me empaña.
La humedad del ayer que incomoda.

Este frío y este ruido y este hastío.

Los truenos silenciando mi protesta.


Y yo espero la calma después de tu tormenta.


Los vidrios desfigurados de mi ventana.
Las gotas dan lástima con su orgullo.
El agua también ensucia.

La lluvia termina, pero no así su prepotencia.
Queda el vaho frío sobre el suelo, el viento y el puedo.
Quedan sucios los testigos de esto que llaman el después.



No todo queda en calma después de tu tormenta.

3 comentarios:

Mitchele Vidal dijo...

Wuao!!!!
No sabía que además, se te daba la poesía!!!!

Besos, besos, besos.

Miss Alice dijo...

Que belleza!

El hombre del sombrero gris dijo...

grande veete, grande

aguante!