sábado, diciembre 28, 2013

2013: El año del marketing musical



Más que de excelentes discos, 2013 fue un año de acontecimientos musicales. La industria de la música ha tenido que implementar ambiciosas y sofisticadas estrategias para hacerle frente al avasallante efecto de la piratería sobre la venta de discos. Es por ello que en este año los lanzamientos de algunos discos fueron más notables incluso que los propios discos. 

A principios de año nos enteramos de que David Bowie editaría un nuevo disco, luego de varios años en los que muchos pensamos que el mítico artista británico ya había sucumbido a las mieles del retiro. Justin Timberlake también anunció de manera súbita su tan esperado tercer disco, uno que con el pasar de los meses también formaría parte de un ambicioso disco doble. 

El nuevo disco de Jay Z fue editado a través de una alianza con la empresa Samsung que incorporó el uso de una aplicación. El portal de dicha compañía colapsó y las comprometedoras condiciones que imponía para la adquisición del disco también dieron mucho de qué hablar –y no en una manera positiva.

Daft Punk también hizo uso de una elaborada estrategia de marketing para su última producción que incluyó la grabación de videos a manera de trailers y un despliegue de vallas en varias autopistas importantes de los Estados Unidos, en un alarde de promoción a la vieja escuela.

Lady Gaga también promocionó el lanzamiento de su nuevo disco con el armado de tiendas pop-up, en las que arte y mercancía se juntaban en una suerte de discurso que pretendía vender su placa ARTPOP. Más recientemente, el nuevo disco de Beyoncé fue lanzado a través del portal de iTunes sin ningún tipo de promoción. La movida fue ampliamente comentada en las redes sociales, y las ventas lo convirtieron en el disco más exitoso de fin de año. 

En mi opinión, 2013 sonó a hip-hop y a música electrónica. El hip-hop supo ofrecernos un material demandante y sofisticado, teniendo a las últimas placas de Kanye West y Drake como sus grandes banderas. Raperos emergentes como J Cole, Wale, Big Sean, Chance The Rapper, Earl Sweatshirt, Mac Miller y A$AP Ferg también dieron mucho de qué hablar con sus nuevas producciones. 

En el caso de la música electrónica, la vanguardia y la experimentación se hicieron sentir en álbumes como Virgins de Tim Hecker, Shaking the habitual de The Knife, R Plus Seven de Oneohtrix Point Never, Excavation de The Haxan Cloak, Exai de Autreche y Psychic de Darkside. Cada una de estas interesantes propuestas hicieron que, en este año, la música hecha por máquinas deslumbrara mis oídos.  

En pocas palabras: el 2013 nos regaló música muy buena. Tanto, que al menos en el caso de este cronista, me tomará algo del 2014 terminar de escuchar todo lo que este año me brindó. 

En esta lista les enumero mis disco favoritos de este año:

1. Yeezus – Kanye West
2. The gifted - Wale
3. Nothing was the same – Drake
4. Modern vampires of the city – Vampire Weekend
5. Where does this door go - Mayer Hawthorne
6. Virgins – Tim Hecker
7. Once I was an eagle - Laura Marling
8. The next day – David Bowie
9. Immunity – Jon Hopkins
10. Heartthrob – Tegan and Sara
11. Jamie Lidell – Jamie Lidell
12. My name is my name – Pusha-T
13. Love in the future – John Legend
14. Nightmare ending – Eluvium
15. Shaking the habitual – The Knife
16. Leandro Fresco – Leandro Fresco
17. No beginning no end – José James
18. Hesitation marks – Nine Inch Nails
19. R plus seven – Oneohtrix Point Never
20. …Like clockwork – Queens of the Stone Age
21. Presente – Bajofondo
22. Trap Lord – A$AP Ferg
23. Without a net – Wayne Shorter
24. Run the Jewels – Run the Jewels
25. Overgrown – James Blake
26. Lullabies and nightmares – Justin Walter
27. Push the sky away – Nick Cave and The Bad Seeds
28. A love surreal – Bilal
29. Exai – Autechre
30. Solo Piano II – Chilly Gonzalez
31. Pain is beauty – Chelsea Wolfe
32. Psychic – Darkside
33. Excavation – The Haxan Cloak
34. Lanterns – Son Lux
35. II - Moderat

viernes, noviembre 29, 2013

Drake: a tale of endearing vulnerability


Drake’s artistic growth throughout his last two albums has been nothing but impressive. He’s just fearless when it comes to displaying his emotions on top of well-crafted beats and irresistible hooks. It doesn’t even matter if you love him or hate him –his music will surely make an impact on you. Nothing was the same (2013) is an outstanding piece of music. It is more ambitious than its predecessor and much more cohesive. The songs are very well crafted and the marriage between Drake’s verses and 40’s atmospheric and delicately produced tracks has never sounded better. Nothing was the same could be fairly described as a landmark within Drake’s young career. This is definitely one of the best albums I have listened to this year. Hip-hop has rarely been associated with emotions, but Drake has managed to achieve just that –a heartfelt musical manifesto of vulnerability.  

This is the video for Started from the bottom

miércoles, noviembre 27, 2013

Fukuro Noodle Bar: una experiencia de sabores, detalles y atención



Gracias a Vicky -una amiga que estuvo obsesionada por unas cuantas semanas por comer buen Ramen en Buenos Aires- anoche fui a comer en Fukuro Noodle Bar (Costa Rica 5514). Desde que entré al lugar supe que estaba por disfrutar de una experiencia gastronómica excepcional.

Lo primero que nos llamó la atención fue que, como lo indica su nombre, en Fukuro no hay mesas, sino que los comensales deben sentarse en taburetes que está dispuestos en un bar en forma de L. La tenue iluminación revela una atmósfera intimista que incluye, entre otras cosas, cierta iconografía inspirada en el street art y la obra de Takashi Murakami.

De entrada pedimos unos Dumplings #PiggyStyle (cocidos al vapor, rellenos de cerdo, akusay, ajo y jengibre). Los dumplings vinieron servidos en un fino envase circular: el primer indicio de que la presentación de los platos tenga quizá tanta importancia como los platos mismos. En este sentido, la estética del lugar es elocuente de una refinada atención al detalle.

Para beber, pedimos unas pintas de Broeders Artesanal Golden, una elección que resultó apropiada para los platos que pronto degustaríamos, dado el cuerpo de la cerveza y la frescura que provee como compensación a los platos calientes que ordenamos luego.

Como plato fuerte pedimos unos Ramen Noodles #KeepItRealRamen de cerdo, (servidos en un broth a base de cerdo, hongos shitake, brotes de soja, cebollas de verdeo, huevos poché y semillas de sésamo tostadas). La porción fue generosa y la mezcla de sabores ciertamente deliciosa. Las hebras de cerdo en particular le otorgaron un gusto fuerte que contrastaba con el sabor un tanto más ligero de los noodles y el rico caldo. (El bocado del huevo poché bien pudiera considerarse como lo estelar de este plato.)

De postre pedimos una Cookies & Milk (galletas de copos de cereal, chispas de chocolate y malvaviscos, acompañadas de vaso de leche “saborizada”). Vale destacar, una vez más, la presentación de este postre: las galletas vinieron servidas dentro de una bonita lata con la figura de un panda. A sugerencia de Matías, el amable mesero que nos atendió, mojamos las galletas en la leche. El resultado: un contraste de sabores y texturas que cerró con broche de oro una cena cargada de sabor y sofisticación.

La atención de Fukuro, a cargo de Matías, también nos pareció extraordinaria. Nos explicó con detalles las preguntas que le hicimos y también nos describió el exhaustivo proceso de estudio que llevó a cabo, en ciudades como Nueva York y Washington, para poder brindarles lo mejor de la comida japonesa al exigente público de Palermo Hollywood.

Al final salimos del lugar complacidos por la comida, la atención y la vista que disfrutamos en nuestra velada. Fukuro Noodle Bar es una esmerada iniciativa que resalta por su oferta y calidad en una escena gastronómica de por sí competitiva y que quizá se decante demasiado hacia gustos más tradicionales.

Si quieren disfrutar de una experiencia que no sólo complazca sus ansias gastronómicas sino que también termine por acariciarles sus otros sentidos, acá en La vida es una nota les recomendamos fuertemente la extraordinaria propuesta de Fukuro Noodle Bar.

jueves, octubre 17, 2013

Big Sean: the beginning of confidence


Hip-hop is enjoying an authentic renaissance thanks to the outstanding work of its up-and-coming artists. Big Sean definitely belongs to that fresh generation of musicians. His latest release, Hall of fame (2013), has consolidated him as one of the most impressive new voices of the genre. His songs feature a pop sensibility that gives the album an arresting appeal. His catchy, rhythmic -and heavily Kanye-influenced- verses play a complementary role to the minimalistic and stripped down beats (many of them produced by the legendary No ID). Big Sean must keep working on finding his true voice, but he is already showing a good amount of confidence. Hall of fame doesn’t quite reach a level of greatness, but it is certainly a testament of growth. The path Big Sean has already embarked on will surely lead him to better music.

This is the video for Fire

martes, octubre 15, 2013

Jay Z ya no puede hacer buena música


Jay Z es, para muchos, el mejor rapero de la historia. Ese juicio, como todos, es subjetivo y mucho más que discutible. El único hecho que quizá no admita dudas es que Jay Z es uno de los artista de hip-hop más exitosos de todos los tiempos: cada uno de sus discos ha ocupado el primer puesto de ventas en los Estados Unidos, logro que no ha sido alcanzado por ningún otro representante del género. Los números que resumen su carrera también son impresionantes: ha vendido más de 50 millones de copias y ganado un total de 17 premios Grammy.

Sus discos The reasonable doubt, The blueprint y The black album pertenecen a la lista de mis discos favoritos de hip-hop. En otras palabras, yo admiro mucho a Jay Z y no cuestiono su legado como de una de las personalidades más influyentes en la música negra de los últimos veinte años.

Lo que aspiro con este post es argumentar por qué Jay Z es incapaz de editar material que esté a la altura de la propuesta que lo propulsó como uno de los grandes.

Esta reflexión surgió luego de escuchar varias veces su último disco: Magna Carta Holy Grail (2013), un álbum que en mi opinión es inconsistente, y por ende, decepcionante. Creo que lo que más me frustra no sólo es la evidente disminución del talento narrativo de Jay Z en sus líricas, sino que la producción incluyó otras luminarias del hip-hop que admiro profundamente: Timbaland, Swizz Beats, The-Dream, Pharrell y Beyoncé.

Considerando que su penúltimo disco como solista, The blueprint 3, resultó ser también bastante irregular (tanto para mí como para muchos críticos y seguidores) no puedo evitar por preguntarme: ¿qué le pasó a Jay Z? ¿qué le pasó al que muchos consideran como el más grande del hip-hop?

Mi tesis es que Magna Carta Holy Grail no es un gran disco simplemente porque Jay Z ya no puede hacer buena música, algo que quizá sea consecuencia de su propia prominencia y sus enormes ambiciones. Hace tiempo que Shawn Carter dejó de ser exclusivamente un rapero para embarcarse en otras motivaciones fundamentalmente centradas en el negocio: es presidente de su propia disquera, maneja una colección de ropa, un conglomerado mediático y recientemente también incursionó en el negocio de la representación de atletas.

Y digo todo esto consciente de que ha sido de ofrecer excelente material en años recientes: The black album (2001), American gangster (2007) y su disco en conjunto con Kanye West: Watch the throne (2011). Sin embargo, creo que estas placas respondieron a circunstancias bien particulares. En el caso del primer álbum, esta producción iba a ser supuestamente su despedida del hip-hop, así que es muy probable que Jay Z haya decidido invertir un gran esfuerzo por intentar que su último material fuera de gran calidad. En el caso del soundtrack para la película del mismo nombre, Jay Z también se encontraba en una situación particular: la elaboración de un álbum inspirado en una película. En el caso de su trabajo con Kanye, la colaboración que se establece entre ellos es evidentemente fructífera. (La participación de Jay Z en el tema Monster del Dark twisted fantasy de Kanye es notable.)

Jay Z pareciera estarse aproximando a otra etapa en su carrera, una decididamente más enfocada en el ramo empresarial. Es posible que por eso mismo haya sido tan criticado por la iniciativa que llevó adelante con Samsung para vender su último disco a través de una aplicación en esos teléfonos. Mi opinión respecto a este tema es que la industria musical debe encontrar una manera de seguir siendo rentable haciéndole frente a la piratería. En ese sentido, aplaudo que personalidades influyentes como Jay Z decidan arriesgarse a probar nuevas movidas, incluso cuando al final no resulten tan exitosas.

El olfato de Jay Z para firmar nuevos talentos se mantiene impecable. En el segundo semestre del año, las producciones editadas por los artistas que ha firmado su disquera, como J Cole, Wale y Kanye, han estado alternándose el primer lugar de las carteleras.

Pero su carrera como músico, basado en sus más recientes entregas deja mucho que desear. Y esto es frustrante para personas como yo que esperan, quizá ingenuamente, que siga a la altura de lo que ha sabido ofrecernos en el pasado.

Me temo que tanto su propio status de leyenda como de ambicioso empresario es lo que lo ha llevado a una lamentable coyuntura personal: ésa donde es prácticamente imposible poder seguir haciendo buena música.

miércoles, octubre 09, 2013

John Legend: the sound of a steady growth


John Legend has been able to build a remarkable career in R&B throughout the last decade. In my opinion, none of his albums has been weak. John Legend is quite a solid artist in that regard. After recording a critically acclaimed album alongside The Roots, John Legend has come back to his roots as a solo artist. The result, entitled Love in the future (2013), is an impressive collection of songs arranged in a vast and attractive sound palette that embarks heart-wrenching ballads, reflective tunes and rhythmically oriented tracks. Not only does Legend’s talent as a songwriter continues to feel strong, but also does his singing chops. John Legend has been growing musically with a robust pace of consistency. Love in the future proves, once again, that we can surely expect much more great music from this black music prodigy.

This is the video for All of me


lunes, octubre 07, 2013

Manías (IV)


A Tomás le gusta ver sus películas favoritas muchas veces -sobre todo si son de comedia. Él cree que las películas no tienen una edad estática, sino que crecen con el tiempo, junto a él. A veces pasa que a Tomás ya no le gusta una película que amaba cuando tenía quince años, pero también le ocurre que descubre nuevos gustos cinematográficos. Ya se aburrió de las películas de Jim Carrey, por ejemplo, pero hace un par de meses le encontró el gusto a las películas de Wes Anderson.

Marietta sueña con que la entrevisten en Inside the Actor’s Studio. Es actriz y está convencida de que tarde o temprano ganará el Oscar. Y que luego James Lipton la entrevistará. Por eso ya tiene preparadas sus respuestas del cuestionario de Bernard Pivot. Lo memoriza, lo corrige, lo desecha y se lo vuelve a aprender. La única respuesta que nunca cambia es la última, esa que se refiere al momento de llegar a “las puertas doradas del cielo”: prefiere improvisarla cuando finalmente Lipton se la pregunte.

A Ignacio le gusta discutir sobre política. Lee el periódico todos los días y ve el noticiero por las noches. Sin embargo, cuando habla de política con alguien, ha descubierto que se emociona demasiado y se torna un tanto vehemente. Una vez hasta se fue a los puños con alguien que se opuso a lo que él pensaba. Desde entonces, cuando discute con otra persona, él decide averiguar cuál es su posición, luego decide pertenecer a ese bando, pero al extremo. Y entonces se da cuenta que al hacerlo, termina oponiéndose a esa misma ideología. Allí se da cuenta de que los extremos se parecen mucho, que todo es un absurdo, y que no vale la pena ponerse a pelear por ello.

Marta a veces se pelea con sus compositores favoritos. Ya no escucha más a Wagner y se empalagó de Tchaikovsky. Pero también logra reconciliarse con algunos de ellos. Le acaba de pasar con Mahler, por ejemplo. Pasó casi diez años sin escucharlo hasta que una vez, tomando su usual tasa de té con su amiga Olga, la obra del austríaco la sorprendió hasta las lágrimas. Era Das lied vor den erde, una pieza que antes había odiado. Cuando le pasa esto, Marta no puede evitar sentirse desconcertada por este tipo de reacciones, aunque también le maravilla ese fascinante efecto que ejerce la música sobre ella.

Manuel se escribe con su hermana, que vive en otro país, todos los días por email o WhatsApp. Hablan en spanglish y se escriben bromas estúpidas que sólo las hace reír a ellos. Sin embargo, Manuel cree que si escribiera una obra de teatro o un acto de stand-up con todo lo que se dicen, entonces terminaría siendo algo bien gracioso. Una vez abrió un documento en Word y empezó a escribir algo que terminó siendo efectivamente muy cómico. Pero entonces se dio cuenta de que al escribirlo iba a dejar de ser algo de ella y su hermana, así que cerró Word y mandó el borrador a la papelera de reciclaje.

Leonardo siempre fantasea con volver a verse con Susana, una argentina que conoció en Punta Cana en su viaje de graduación de bachillerato. Se enamoraron, mantuvieron una relación de distancia por un tiempo, e incluso se llegaron a encontrar una vez en Chile, pero luego se distanciaron. Sin embargo, Leonardo cree que lo que tuvieron fue especial y que siempre podrá renacer. Cada cierto tiempo chatea con ella en Facebook y le hace saber que todavía está enamorado de ella. Ella, por su lado, sigue con su vida y tiene una relación con un catalán. Pero a Leonardo no le importa, incluso cuando él también tiene su propia novia. Él está convencido de que pueden volver a amarse. De hecho ya compró un pasaje de avión a Buenos Aires para el 27 de mayo del año próximo. La fecha la vio en un sueño donde se reencontraba con su porteña. Por eso todas las mañanas practica una especie de guión que tiene preparado con todas las cosas que quiere decirle. Aunque sabe que lo más seguro es que lo olvide todo apenas la vea.

Fabio pasa todo el día conectado en Twitter. Es un fanático de los deportes y está al tanto de las noticias de lo que pasa en ese campo. Hasta se ha hecho amigo de otros tuiteros deportivos. Los ha agregado incluso en Facebook y hasta hablan por ahí. Sobre todo con algunas chicas. Hay una en especial que le llama la atención. Se llama Karina, es de México y es ferviente hincha de los Pumas. A Fabio le encanta leer los tweets que ella escribe llena de pasión por su equipo. Cada vez que lee una noticia que cree que le pueda interesar, la tuitea y la copia a ella. Pero ella nunca le contesta. Por eso nunca se ha atrevido a pedirle la solicitud de amigos por Facebook. Él no entiende por qué ella es incapaz de contestarle algún tweet, y mucho menos empezar a seguirlo por Twitter. Pero él nunca pierde sus esperanzas y la sigue copiando en algunos tweets. Hasta se aprendió la formación de los Pumas de memoria, por si acaso.

Fernando cree que dormir es morirse un poco. Por eso duerme estrictamente lo necesario. En estos días leyó que el tiempo ideal de sueño eran 6 horas y 15 minutos. Así que programó su despertador para que su tiempo de sueño sea exactamente eso. No importa si es sábado, domingo o día feriado, Fernando no duerme más. Está convencido de que así vivirá más. Pero los demás no lo entienden: su mamá lo regaña, sus hermanos le dicen que es un maniático y su novia le dice que salga del cuarto una vez que se levante, para no interrumpirle el sueño a ella. Entonces Fernando sale del cuarto y prende la televisión, incluso cuando no hay nada interesante para ver. Nadie se ha levantado a esa hora. No hay vida afuera. Pero eso no importa, porque para Fernando, levantarse o seguir durmiendo es cuestión de vida o muerte.

A Romina le gusta dominar en la cama. Le gusta humillar y golpear fuertemente a su novio. Le gusta decir y hacer obscenidades. A Romina le gusta ver películas porno y anotar lo que ve en una libreta. Luego incluye algunas de esas cosas en una lista de tareas pendientes que guarda en su cartera. Y luego obliga a su novio a hacerlas. A Romina le gusta ir a sex shop, estudiar con detalle los artículos que allí se venden y comprarlos. Romina visita con regularidad foros de sexo y comparte sus experiencias bajo el seudónimo de La_Veneca_Calentona. A Romina le gusta masturbarse en baños fuera de su casa: en restaurantes, en casas de amigos, en centros comerciales, incluso en su propia oficina. A Romina le gusta ser en la cama todo eso que nadie, en su vida pública, imagina que puede llegar a ser.

jueves, septiembre 05, 2013

Mayer Hawthorne: a modern sound that keeps its charming essence

 
Mayer Hawthorne is an accomplished singer/songwriter that first gained notoriety thanks to his irresistible music –a peculiar form of old-school soul and R&B. His first two albums offered delightful songs in which he played upbeat tunes as well as heart wrenching ballads. For his latest effort, Where does this door go (2013), Hawthorne has decided to update his sound giving it a more modern approach to its arrangements. The result is a highly impressive collection of songs that even when they may have a new costume, they still retain the warmth and sweetness of Hawthorne’s previous material. This is the most charming record I have listened to this year, but I’m afraid this is exactly what happens every time Mayer Hawthorne puts out an album. Give yourself a treat and listen to this music –it could be a soundtrack to your smiles.

This is the video for Her favorite song

miércoles, septiembre 04, 2013

David Bowie: maestro de intriga



Pocos artistas del pop han tenido tanta conciencia del poder de la imagen como David Bowie.

Nacido en Brixton, Inglaterra, David Jones siempre quiso ser artista. Lo que resulta más admirable de su historia es que quien luego hiciera llamarse David Bowie no era un chico excepcionalmente talentoso. Al contrario, al reconocer esta condición, su verdadera hazaña está representada en el trabajo duro que invirtió en convertirse en artista. Desde muy joven, Jones hizo gala de una férrea ética de trabajo.

Esta intencionalidad de transformarse en lo que quería convertirse supone una planificación consciente. Y esta faceta no sólo es exclusivo de su música, sino también de su imagen. Lo que quizá haga a Bowie uno de los artistas más importantes de los últimos tiempos fue su inquieta curiosidad, que logró materializarse en constantes cambios a lo largo de su carrera. Su música mutó muchas veces, pero también la manera en cómo la presentó.

Con tan sólo ver una determinada fotografía de Bowie puede intuirse en qué período se encontraba: cantautor bohemio (Space oddity, The man who sold the world, Hunky dory), el personaje de kabuki a lo ciencia ficción de Ziggy Stardust (The rise and fall of Ziggy Stardust, Aladdin sane, Diamond dogs, Pin ups), el clásico ejemplar de la era de Weimar de The Thin White Duke (Station to station), adulto rockero (Tin Machine), yuppie (Let´s dance, Tonight), gótico (Earthling, 1. Outside) y elegante cincuentón (Reality, Heathen).

La edición del The next day (2013), el primero disco que edita en diez años, es digno de tomarse como caso de estudio por cualquier escuela de marketing. Bowie, una de las personalidades más mediáticas de la música de repente optó por encarnar un bajo perfil durante la última década. Su anterior entrega, Reality, fue editada junto a una gira que se interrumpió y que luego se canceló debido a un ataque cardíaco que amenazó seriamente su vida.

Desde entonces, así como Bowie decidió hacer un voto de silencio, los rumores gozaron de una importante vitalidad. En reiteradas ocasiones se llegó a decir que la salud de Bowie estaba tan deteriorada que llegó a estar al borde de la muerte. Aunque dicho rumor no resulta para nada descabellado, considerando que Bowie sufrió de una fuerte adicción a la cocaína a lo largo de la década de los 70, varios allegados a él, entre ellos Tony Visconti (productor de muchos de sus álbumes más consagrados), aseguraban que estaba bien de salud.

El cine y la televisión se convirtieron en una especie de refugio mediático, y la única plataforma pública, para el enigmático artista. Participó en los films Basquiat (donde interpretó a Andy Warhol), The prestige y Zoolander. En la televisión tuvo participaciones muy destacadas, como la hilarante actuación que ofreció en el show Extras, de Ricky Gervais, y su inesperada inclusión en la tira animada Bob Esponja.

Los únicos indicios de alguna información de Bowie estaban representados por imágenes tomadas por paparazzi que mostraban a Bowie paseando con su hijo o caminando con su esposa, la supermodelo y empresaria Iman por SoHo, el barrio neoyorquino donde actualmente viven. En fin, Bowie aparentemente vivía una vida familiar, tranquila. Su esposa llegó a decir que el actual interés creativo de Bowie era la pintura, oficio que nunca llegó a abandonar.

Para ser justos Bowie nunca anunció su retiro, más bien fue una decisión que se infirió. Aquí es cuando empieza a surgir cierta intriga, centrada alrededor de una interrogante que angustiaba a sus seguidores y fanáticos de la música en general: ¿acaso Bowie no escribirá más música nueva?

Esta intriga ostenta, desde mi opinión, muchas fortalezas: primero te mantiene interesado por cualquier información, veraz o no, de la persona que permanece en silencio. Más en tiempos como estos en los que gracias a cuentas de Twitter, actualizaciones en Facebook o recurrentes bombardeos de promoción, la información sobre los quehaceres de cualquier artista llegan a saturar el interés que se pueda tener sobre él.

Bowie, siempre el innovador, se mantuvo en el otro extremo: el del más denso misterio.

De repente, en los primeros días de febrero del presente año, Bowie anuncia el lanzamiento de un disco inédito junto a la publicación de un video del primer single: Where are we now? El anunció sorprendió y emocionó a millones de personas que nunca perdieron la esperanza, a lo largo de una década, de escuchar música nueva de su ídolo. Mientras más se sabía del álbum, más eran las interrogantes que surgían: ¿cómo hizo Bowie para mantener en total secreto un disco que tomó dos años en hacerse?

Acá otra muestra de la maestría de la intriga de Bowie: hasta el momento no ha expresado ni una palabra sobre su nuevo trabajo. Luego de solicitarle a sus colaboradores silencio absoluto sobre las sesiones de grabación, le dio luz verde a ellos mismos para que compartieran la información con los medios. Inmediatamente salieron publicadas numerosas entrevistas con el productor Tony Visconti y algunos de los músicos que tocaron en las sesiones de grabación. Los datos son reveladores, pero nutren aún más el misterio. Sus testimonios son interesantes, pero incompletos. Ellos sólo estuvieron presentes en dos semanas de grabación. Del resto no sabemos, y quién sabe si alguna vez lo haremos.

A todo esto se añade la exposición en Inglaterra de una selección de más de 75 mil accesorios de la carrera de Bowie: vestuarios, zapatos, fotos, videos, instrumentos, etc. La exposición se inauguró el 23 de marzo y fue anunciada hace apenas seis meses antes del evento. ¿Fue todo esto parte de una estrategia orquestada detalladamente por Bowie? ¿Casualidad o causalidad?

De nuevo, la intriga es infinita y funciona perfectamente como una fuente de curiosidad que pareciera nunca saciarse. Con todo esto, Bowie ha demostrado que aún sin editar un disco nuevo nunca perdió relevancia ni notoriedad. Allí reside la maestría de su manejo de la intriga, en la formación de preguntas, inquietudes y misterios.

Mientras tanto, la intriga nos mantiene expectantes. Si a las estrellas las rodea cierto aura, el de Bowie es uno de encantador e irresistible misterio.

sábado, agosto 31, 2013

Vampire Weekend: when seriousness gets charming

 
Vampire Weekend is one of the most remarkable acts within the indie scene. Their sound includes African rhythms, frantic guitar riffs and original vocal harmonies. The music they make holds an irresistible playful spirit. On their most recent album, Modern vampires of the city (2013), the tone is decidedly more serious, reflective and even a little bit darker. The sound palette they handle on this amazing collection of songs is even wider, which imbues an impressive richness to their already inventive catalog. The piano also plays a pivotal role in this production –it adds joy, introspection and a small portion of melancholy. Modern vampires of the city is an alluring record because of its warmth, creativity and thoughtfulness. Vampire Weekend’s growth is definitely noteworthy and delightful –it’s just like being witness to genius.

This is the video for Diane young

viernes, agosto 30, 2013

Una mesa más, dos solitarios menos (VII)



El Abasto, uno de los shopping más conocidos de Buenos Aires, tiene una muy buena feria de comida. Lo que pasa es que como está ubicado en una zona muy congestionada de la ciudad, en días de semana la feria se llena. Por lo tanto, casi siempre hay que compartir mesas. Allí conocí a Susana, una venezolana jovial, elocuente, apasionada; de esas personas que habla con emoción y terminan sus oraciones con una sonrisa. A Susana, un tweet le cambió la vida. Si quieren saber cómo, los invito a que lean el recuento de nuestro bonito diálogo.


Susana (S): Hola, ¿me puedo sentar acá?

Victor (V): Claro.

S: Gracias.

V: No te preocupes.

S: ¿Venezolano?

V: Sí.

S: ¡Qué casualidad! ¡Yo también! ¿De qué parte?

V: De Caracas, ¿y tú?

S: ¡De Caracas también! ¿Y vives acá?

V: Sí, hace una semana cumplí un año.

S: Ah, pero si te viniste recién.

V: Sí, ¿y tú? ¿También vives acá?

S: Sí, pero ya llevo siete años.

V: Ah bueno, son unos años ya…

S: Sí, ¿y qué tal?, ¿te gusta acá?

V: Sí vale, la ciudad me gusta mucho y la gente también. Han sido muy panas
conmigo.

S: ¡Qué bueno! ¿Y qué haces?

V: Estudio en la UBA, ¿y tú?

S: Trabajo, bueno, soy enóloga, ¿sabes?

V: Claro, es una profesión súper interesante.

S: Sí, la verdad que lo es. Y bueno nada, ahorita acabo de mudarme a Buenos Aires. Antes viví unos años en Mendoza, que fue donde estudié y trabajé un tiempo.

V: ¿Y por qué te viniste a Buenos Aires?

S: Por mi novio, que vive acá.

V: Ok.

S: Aunque bueno, en verdad fue porque también me ofrecieron trabajo acá. La verdad es que no me gusta mucho Buenos Aires, creo que porque me acostumbré a la vida más tranquila que se vive en el interior. Es decir, si no hubiera trabajo y no hubiera novio, creo que no me hubiese venido a vivir acá, jajaja.

V: Entiendo.

S: La verdad todo fue súper loco. Yo estaba de lo más tranquila en Mendoza: trabajaba, ganaba bien y la verdad es que estaba re cómoda, pero no sé, también me sentía muy sola. Y entonces bueno, lo que pasó fue que vengo yo una noche que estaba todo intensa, y pongo en Twitter una frase así súper dramática de la soledad y qué sé yo, y viene Rodrigo, que es un chamo que también es venezolano y vive acá en Buenos Aires y que conozco porque estudiamos juntos en bachillerato, y viene y me dice que me venga a Buenos Aires, que él me hace compañía, ¿qué tal? ¡Súper lanzado el chamo! Y yo me río y le digo que sí, que pronto venía a Buenos Aires para asesorar a un restaurante. Entonces como que empezamos a hablar todos los días por WhatsApp… y yo como que sí me empecé a dar cuenta que como que nos escribíamos mucho, ¿no? pero bueno, total que vengo a Buenos Aires y salgo con él y la pasamos buenísimo. Salimos a comer, y luego a bailar, y caminamos por la ciudad, y viste que fue una de esas noches en las que todo sale bien ¿sabes?

V: Sí.

S: Bueno, avísame también si te aburro porque creo que estoy hablando demasiado.

V: No vale, para nada. Está muy bueno el cuento.

S: Ok, entonces resulta que yo me regreso para Mendoza y a todas estas no había pasado nada, así de novios, nada de eso, pero regresé cambiada. ¿Sabes cuando te emocionas cuando alguien te escribe? Bueno, yo me emocionaba cada vez que Rodrigo me escribía y dije nada, ¡ay Susana, a ti como te está gustando Rodrigo! Y resulta que como seguía trabajando con este restaurant acá en Capital tenía que seguir viniendo para acá y claro que nos seguimos viendo, y bueno nada, ¡nos pusimos de novios! Así que dejé todo en Mendoza y me vine a vivir con él, ¿qué tal?

V: Increíble. O sea que si tú no hubieses tuiteado ese día…

S: ¡Sí! ¡Jajaja, qué loco! Ahora que lo cuento, chamo, ¡suena más loco de lo que pensé! ¿Tú que crees?

V: ¿Ah?

S: ¿Que qué piensas? ¿No es como muy loco todo?

V: Sí, pero es un cuento buenísimo. Además, las mejores cosas de la vida se dan así ¿no crees? Digo, el amor y esas cosas… O sea, no hay que buscarle mucha explicación… ¿Estás feliz?

S: ¡Claro! ¡Estoy insoportable! ¿Si no ves que hasta te conté todo esto a ti? Tenía tiempo sin sentirme así.

V: Ya fue, está bien. No te preocupes si fue muy loco todo, disfrútalo y ya.

S: ¿Verdad? Sí, vale. ¡Yo no me enrollo más! Jajaja, bueno, me tengo que ir a trabajar. ¡Se me pasó volando el tiempo! ¡Gracias por escuchar!

V: No vale, tranquila. También fue muy fino hablar contigo.

S: ¿Seguro? ¡Mira que yo hablo mucho! ¡Y lo peor es que no supe nada de ti porque ni te dejé hablar! Jajaja

V: No te preocupes. Que estés bien.

S: ¡Igualmente! 
 

miércoles, agosto 28, 2013

Wale: hungry for success

 
Wale had been considered for a long time as one of the most underrated rappers. His talent just didn’t seem to flourish on his first two albums, but now it has all changed with The gifted (2013), his most recent effort. This record finally comes out as a fair testament to what hip-hop fans have been expecting from this emerging hip-hop artist. This is a superb album: it has great beats, great guests and, above all, great lyrics. The gifted definitely stands out, without a doubt, as the best album Wale has put out. This is music that sounds as the register of great ambitions meeting hard work. The tracks are very well crafted and the overall structure of the album is certainly impressive. This is the album that finally propels Wale as one of the most remarkable rappers in the game. The gifted is definitely one of the best hip-hop albums I have listened to this year.

This is the video for LoveHate thing

martes, agosto 27, 2013

Basta de nostalgias

 
Escuchar música es el placer más grande de mi vida; es la actividad que me ha dado más felicidad desde que tengo uso de razón. Este mismo blog sirve como prueba de que también disfruto mucho compartir con los demás esa música que tanto me gusta. Escuchar música es, por lo tanto, algo que me tomo muy en serio.

La mayoría de lo que va del 2013 se me ha ido en escuchar clásicos: discos que han que han transcendido su momento para instalarse en el imaginario auditivo de millones de personas.

Sin embargo, en estos días me di cuenta de que en los últimos tres meses he estado escuchando exclusivamente discos nuevos, producciones que se han editado este mismo año: The gifted (Wale), No beginning no end (José James), The next day (David Bowie), Yeezus (Kanye West), Jamie Lidell (Jamie Lidell), Modern vampires of the city (Vampire Weekend).

Más allá de que sean muy buenos discos, creo que los he estado escuchando tanto porque me he permitido tener paciencia con ellos. En tiempos tan agitados como los que vivimos, en los que tanta música se está haciendo y donde tanta música está disponible, es difícil respirar profundo y sentarse con calma para escuchar con atención cualquier disco.

Debo reconocer que, quizá por haber estado escuchando tantos clásicos desde principios de año, estaba siendo demasiado snob con los discos que se estaban editando recientemente. Si no me gustaban a la tercera escucha, los descartaba. Pero eso estaba mal. Y estaba mal simplemente porque no le estaba dedicando el tiempo necesario a esa nueva música para asimilar lo que estaba percibiendo.

Hay muchos discos que he podido disfrutar prácticamente desde la primera escucha, pero definitivamente la mayoría de ellos no he podido entenderlos, creo que ni siquiera me han gustado la primera vez que los escuché (The rise and fall of Ziggy Stardust, David Bowie; Sign o the times, Prince; Sgt. Peppers and the Lonely Hearts Club Band, The Beatles).

Y acá es donde creo que sale a relucir el elemento clave en determinar si un disco que nos gusta termina siendo un clásico o no: el tiempo. Y no me refiero solamente a las veces que escuchemos cierto disco, sino también me refiero a los años en que seguimos escuchando ese disco incluso después de que nos haya gustado. (Sí, hay discos que me han gustado pero que sólo escucho en las fechas cercanas a su edición.)

Por eso es que creo que la nostalgia, desde el punto de vista estético, está subestimada. Sentimos nostalgia hacia esas grandes de obras de arte y sentimos cierto desprecio y esnobismo hacia el arte que se está haciendo en estos tiempos, simplemente porque hemos tenido mucho tiempo para apreciar las primeras y demasiado poco para poder valorar las últimas.

Mis películas favoritas de Woody Allen son las que hizo a finales de los 70. Mis discos favoritos de David Bowie son los que hizo a finales de los 70. Mis discos favoritos de Prince son los que hizo a principios de los 80. Ahora bien, ¿no será más bien que me gustan tanto esas producciones simplemente porque he tenido más tiempo de escucharlas (o de verlas)?

En uno de sus míticos programas de televisión, el legendario director y compositor Leonard Bernstein, en un intento por invitar a los televidentes a que le dieran una oportunidad a la tan ridiculizada y vilipendiada música clásica escrita en el siglo XX, les hizo un llamado a que se apropiaran de ella, simplemente porque esa música era la música de su tiempo.

La nostalgia tiene cierto encanto, es verdad, pero a ratos puede terminar siendo contraproducente a la hora de apreciar y valorar el arte que se está haciendo en nuestro tiempo. En la actualidad se está haciendo muy buena música, muy buen cine y muy buen arte.

Ya basta de estar diciendo de que todo lo que se hizo antes fue mejor, de que los artistas de ahora no deberían llamarse artistas, de que la era dorada siempre será la que pasó y que siempre será mejor que la actual.

Démosle una oportunidad al arte que se está haciendo en la actualidad y tomémonos la libertad de apropiarnos de él como lo dijo Bernstein: este es el arte de nuestro tiempo, este es nuestro arte.

miércoles, julio 31, 2013

create every day: mi nuevo e-book sobre creatividad



A lo largo de los últimos cuatro años he estado completamente fascinado por el tema de la creatividad. Constantemente leo artículos y libros sobre creatividad y biografías de destacados artistas; y también veo videos de entrevistas con personas creativas, charlas impartidas por reconocidos artistas y documentales sobre arte.

La mayoría de esa información ha sido muy útil para mi proceso creativo. Luego de compilar ese material, procesarlo y aplicarlo, he decidido compartir una serie de reflexiones y consejos en un e-book titulado create every day.

Para mí la creatividad, más que cierta habilidad, es un estilo de vida. Es decir, crear debería ser una actividad diaria. Por ello el título hace referencia al hecho de que si realmente queremos ofrecer arte extraordinario, debemos dedicarle cada día a nuestro oficio.

create every day es un libro para personas creativas como tú, que aman crear y que se toman en serio su vocación creativa. 

Este e-book es gratis, así que cuenta con la libertad de compartirlo con otras personas creativas que puedan estar interesadas en leerlo.

Espero de corazón que este libro te inspire a crear y puedas ofrecerle al mundo una obra de arte única y valiosa.

Para descargar create every day, haz click acá

------

Throughout the last four years, I have been very interested in creativity. I am constantly reading articles and books on the subject and biographies of remarkable artists; and I am always watching interviews with creative people, lectures given by artists and documentaries on art.

Most of that information has been very helpful for my creative process. After gathering that material, processing it and applying it, I have come up with a series of guidelines that I want to share with you in an e-book called create every day.

In my opinion, creativity is so much more than just a particular ability –it’s a way of life. Hence, creating should be a daily activity. That’s why the title of this e-book refers to the fact that if we really want to deliver great art, we should dedicate each day to our craft.

create every day is a book for creative people like you: people who love to create and take their craft seriously.

And this e-book is free, so feel free to share it with other creative people who might be interested in reading it.


I really hope this e-book inspires you to make great art.


To download create every day, click here